Puerto Rico 26 marzo 2019

Millonario plan educativo de Corrección

Invierte más de $2 millones en siete salones de computadoras

En los pasados dos meses, el Departamento de Corrección y Rehabilitación ha firmado cinco contratos que implican un desembolso de más de $2 millones con el fin de encaminar proyectos educativos que alcanzarán una parte de la población correccional.

Con estos contratos, la agencia pretende establecer siete salones de computadoras, hacer un “talent show” entre la población correccional, ofrecer 150 talleres a oficiales de custodia, dar educación vocacional a 250 presos y ofrecer 1,600 pruebas para determinar los talentos. Todo esto antes del 30 de junio cuando expiran todos los acuerdos.

Corrección tiene actualmente 9,059 confinados y 3,800 oficiales correccionales, incluyendo sargentos, tenientes y capitanes.

Tres de los contratos fueron firmados con Steven Delgado Hernández a nombre de dos empresas.

Los dos contratos más cuantiosos son para Professional Consulting Psychoeducational Services, LLC., que ya provee servicios de salud mental a la población correccional.

Esta empresa se llevó un contrato por $1 millón para establecer siete laboratorios de computadoras y otro contrato por $450,000 para ofrecer 150 talleres a oficiales correccionales. Ambos contratos fueron firmados en febrero y marzo entre el secretario de Corrección, Erik Rolón, y Delgado Hernández.

El contrato por $1 millón busca crear siete “laboratorios de tecnología”. Para esto, la empresa suplirá, según el acuerdo,16 computadoras, 16 teclados, 17 baterías, un servidor, un “router”, las licencias para usar los programas de computadoras y un programa educativo para que los reos aprendan sobre verbos, lectura, matemática y pintura, entre otros temas. El pago, estipula el contrato, se hará a razón de $274,493 mensuales.

Incluida una segunda fase

Este contrato incluye una segunda parte para la cual no hay fondos asignados ni se especifica cuánto costará. Esta segunda fase debe darse entre este julio y marzo de 2020 y consiste en cursos de albañilería y construcción para reos que extinguirían su sentencia en los próximos dos años.

El segundo contrato con esta empresa es para adiestrar oficiales de custodia para que, según el documento, desarrollen “habilidades de liderazgo efectivas y facilitar la transferencia de conocimiento participativo para viabilizar la transformación de la cultura institucional”.

La empresa cobrará $3,000 por cada uno de los 150 talleres en los que deben participar entre 26 y 30 oficiales de custodia. Cada uno de estos talleres durará seis horas.

El otro contrato con Delgado Hernández es a través de la empresa Learn Aid, LLC. Se trata de un contrato de $448,000 para administrar pruebas vocacionales a 1,600 confinados entre febrero y junio a razón de $280 por prueba.

Con estos exámenes la agencia pretende saber “el perfil de sus talentos y afinidades para identificar una carrera laboral”.

Competencias de talento y psicoballet

Rolón firmó un contrato por $12,000 con la empresa llamada “Por amor al arte” para realizar una competencia de talento entre los confinados. Bajo el nombre de “Yo creo en tu talento”, este certamen se supone que incluya audiciones en cinco cárceles para escoger confinados y confinadas talentosos en canto, actuación, baile y artes plásticas.

De acuerdo con el contrato, se espera que durante este proceso, la empresa implemente “el método psicoterapéutico cubano en el cual se conjunta el ballet como método psicológico”. El psicoballet, dice el contrato, permite establecer una “comunicación indirecta” entre el psicólogo y el participante a través del profesor de ballet. El psicoballet ya se ofrece hace varios años en varias instituciones carcelarias, particularmente de mujeres.

El otro contrato firmado por Rolón a principios de marzo es con la empresa Innovative Strategic Corporation de Samuel Concepción Lebrón. Este contrato por $300,000 es para adiestrar a 250 confinados en la búsqueda de empleo y el desarrollo de estrategias para funcionar en el mundo laboral en áreas como electricidad, plomería, construcción, repostería y sastrería.

Fuente: elvocero.com

Notas Relacionadas

Deja tu comentario