Naciones Unidas 19 enero 2022

Ex presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina a juicio por corrupción

También será juzgada la ex vicepresidenta Roxana Badeltti

El expresidente guatemalteco Otto Pérez Molina (2012-2015) se sentó en el banquillo el lunes, seis años después de su renuncia y arresto luego de su acusación en relación con un caso de corrupción de altas proporciones en el país. Este juicio se lleva a cabo junto a la ex vicepresidenta Roxana Badelty, también acusada en el llamado caso “La línea”. Pérez Molina acudió al Tribunal Mayor Riesgo del Departamento de Justicia para iniciar su juicio con unas treinta personas.

El caso fue ventilado por la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), organismo de Naciones Unidas que ha buscado desmantelar estructuras criminales paralelas en el estado y así fortalecer la lucha contra la corrupción. Pérez Molina dijo en un comunicado a los periodistas que espera demostrar su inocencia en este juicio público y oral, ya que no hay pruebas en su contra.

El exsoldado fue detenido en septiembre de 2015, horas después de su dimisión tras destaparse el caso de "La línea", en el que se le acusaba de enriquecerse a través de una estructura paralela dentro de la agencia de recaudación de impuestos guatemalteca. Pérez Molina, Baldetti y otros ex funcionarios del Partido Nacional presuntamente se beneficiaron de millonarios sobornos por defraudaciones aduaneras creadas por “La línea”, que alcanzaron a ser descubiertas por la CICIG y el Ministerio Público al quedar al descubierto a través de escuchas telefónicas.

El ex presidente y la ex vicepresidenta también fueron acusados en al menos otros tres juicios por cargos de corrupción dentro de sus funciones de estado. Pérez Molina dijo el lunes que la CICIG y la fiscal general de ese entonces, Thelma Aldana, quien se encuentra exiliada en Estados Unidos, lo “demandaron” pero sin pruebas.

En otro sentido, la ex vicepresidenta, quien fue detenida en relación con el caso en agosto de 2015, declaró ante el Juzgado de Mayor Riesgo, que no contaba con un abogado para defenderse de la acusación por “La Línea”, que dio paso a el descubrimiento de otras prácticas corruptas, incluido el caso de “Cooptación del Estado”.

Baldetti también confirmó que tenía síntomas de COVID-19, aunque aclaró que el Instituto Nacional de Ciencias Forenses (INACIF) no le había hecho pruebas antes de comparecer en este juicio. “Si hubiera tenido el virus, hubiera contagiado a todos”, dijo la ex vicepresidenta, quien estaba recluida en un penal de mujeres al norte de la Ciudad de Guatemala.

El caso "Línea" es uno de los mayores escándalos de corrupción de Guatemala y fue expuesto en abril de 2015. Condujo a una lucha sin precedentes contra la corrupción en el país de 2015 a 2019. La investigación se paralizó tras la expulsión de la CICIG en 2019 de Guatemala por decisión del presidente Jimmy Morales (2016-2020).

Fuente: Americateve

Notas Relacionadas

Deja tu comentario