negocios 17 julio 2020

Sorpresivo el cierre de sectores comerciales

Comerciantes insisten en que se trata de responsabilidad compartida, donde todos tienen que poner de su parte

La nueva orden ejecutiva que impone el cierre de varios sectores económicos hasta el 31 de julio ha tomado por sorpresa a estos comerciantes, quienes —aunque acatarán la directriz y entienden que era necesario tomar decisiones más severas por el alza en los casos de Covid-19— no justifican la inclusión de sus negocios.

Este es el caso de los casinos y los gimnasios, sectores que apenas llevan un mes de reapertura y en la que aseguran han invertido miles de dólares en protocolos y equipo de desinfección.

“La decisión del gobierno nos toma por sorpresa. En el Casino Metro —y en toda la industria de casinos— hemos hecho una inversión significativa de capital para la seguridad y la protección de nuestros clientes y empleados. En Casino Metro realizamos pruebas de Covid-19 a todo nuestro personal y trabajamos un protocolo riguroso, avalado por el Departamento de Salud, Turismo, Comisión de Juegos, Departamento de Desarrollo Económico y Departamento de Estado. Cumpliendo con guías del CDC, OSHA y OMS, entre otros. Entiendo que es bien injusto que se penalice a todo el sector por algunos que no han cumplido con salvaguardar sus centros de trabajo. Ahora nuestros empleados quedarán nuevamente sin sus ingresos”, afirmó Ismael Vega, gerente general de Casino Metro.

Enfatizó que la responsabilidad gubernamental era atajar el incumplimiento antes de que se agravara y no la penalización. “Es frustrante para toda la industria y mi equipo de trabajo, que ha puesto el corazón y la acción en trabajar eficientemente en esta nueva circunstancia para todos”, lamentó Vega.

Con ese planteamiento coincide Lourdes Amorós, vicepresidenta de HCOA Fitness, cadena de gimnasios que invirtió sobre $100,000 en procesos de higiene, incluyendo la máquina Air PHX, una tecnología de grado militar que mata todo tipo de virus y bacterias.

“Entendemos que es una decisión muy desinformada, que no va en armonía con la realidad. Nos incluyeron con las barras y los chinchorros. Si se hubiesen dado a la tarea de visitar nuestros gimnasios, ese cierre no se hubiese hecho realidad. Nuestro tráfico actual es de un 25% comparado con el mismo periodo del año pasado y no hemos experimentado ni un solo caso (de contagio). Al contrario, recibimos la felicitación de representantes de OSHA y otras agencias por nuestros protocolos. Realmente el cierre no se justifica. No entendemos la decisión”, indicó.

Para Mayra Ramírez, directora de mercadeo de Caribbean Cinemas, la determinación es igualmente sorpresiva y lamentable, ya que entiende que desde el primer día cumplieron cabalmente con el uso obligatorio de mascarilla y todos los protocolos requeridos a sus empleados, clientes y suplidores, y no han experimentado un solo caso de contagio.

“Estuvimos operando en solo ocho de un total de 32 cines que tenemos en Puerto Rico. El pasado domingo recibimos una visita no anunciada de personal del Departamento de Salud a uno de nuestros cines, encontraron todo en orden y nos evaluaron satisfactoriamente. El tráfico de clientes se mantuvo entre un 25% y un 50% de la capacidad reducida de las salas, siguiendo estrictamente los seis pies de distancia entre los grupos de butacas y dejando una fila completamente vacía entre cada fila ocupada. Un considerable 40% de los clientes estaba comprando (butaca numerada) y concesión de manera virtual. Eso nos ayudó a minimizar contacto al momento de pagar”, explicó.

“Un nuevo cierre es muy lamentable también para nuestros empleados, que habíamos llamado a trabajar nuevamente. Como industria habíamos logrado algo de estabilidad con contenido estrenado previamente para poder sostener nuestra programación”, señaló Ramírez.

Otro sector que experimentó el cierre y luego reducción de operaciones son las barras y restaurantes, los que ahora a partir de las 7:00 p.m. están incapacitados de vender bebidas alcohólicas. Sobre este particular, Leslie Cofresí, propietario de Bar La Factoría, comprende que el País está pasando por una situación difícil. Sin embargo, entiende que la responsabilidad no puede recaer solo en los comerciantes, los cuales en su mayoría están cumpliendo a cabalidad con los protocolos estipulados.

“Hemos retrocedido a unas fases anteriores y vamos a cumplir, pero no es justo que solo paguemos los comerciantes. Las personas también tienen que poner de su parte, es una responsabilidad de todos”, acotó Cofresí.

Fuente: elvocero.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario