Puerto Rico 04 octubre 2021

Ojo a las estafas en anuncios de alquiler de propiedades en Puerto Rico

El corredor Elí Torres advierte que las víctimas son residentes la isla y también quienes buscan mudarse aquí

¿Una casa de tres cuartos en Rincón que se alquila por $440 al mes, con agua y luz incluidos? ¿Un apartamento de lujo, amueblado y frente a la playa de Isla Verde por $1,200?

Estos son dos ejemplos reales del tipo de anuncios que estafadores publican en páginas web gratuitas para conseguir que los interesados en la propiedad les paguen cuotas de depósitos para separarla y luego desaparecer.

“Lleva años pasando, pero ha aumentado con el tráfico de personas que se están mudando a Puerto Rico. Hay mucha gente desesperada buscando un alquiler”, confirmó a El Nuevo Día el agente de bienes raíces Elí Torres, con práctica en Puerto Rico y Texas.

Torres, quien también es realtor, término con el que se identifican a los agentes que además son miembros de y se rigen por el Código de Ética de la Asociación Nacional de Realtors, explicó que los esquemas suelen comenzar con anuncios en portales de clasificados o Facebook “con rentas ridículas, como a $700 en Dorado del Mar, o $1,000 en Dorado Beach East”.

Los estafadores copian las fotos y hasta las descripciones de otros anuncios legítimos, vigentes o pasados, y usualmente indican que prefieren comunicación por texto o por email. Cuando son contactados, Torres resumió el libreto: “El cuento es ‘estoy de vacaciones, en un seminario, o vivo fuera. Pasa por la casa para que la veas, está en buenas condiciones por dentro y las fotos no engañan. Si ves un letrero de realtor, ignóralo, que ya terminé el contrato con esa gente’”.

Entonces, si la persona se expresa interesada, viene la petición de que se envíe por vía electrónica o giro una suma para “separarla”. Pueden ser $200, $500, pero el realtor advirtió que hay quienes han perdido miles. Una vez se envía el dinero, “cambian el número de teléfono y desaparecen”, indicó.

Este medio encontró múltiples quejas y advertencias en los perfiles de usuarios particulares y páginas comerciales que, a modo de advertencia al público, han compartido capturas de pantalla de cómo operan estos estafadores y cómo algunas personas han caído víctimas.

Por ejemplo, en mayo, el grupo de Facebook Rincón Rentals presentó evidencia de intentos de estafa con casas en Rincón y Añasco, por alguien que usó exactamente el libreto expuesto por Torres.

“Tuve una experiencia similar con una publicación en Facebook sobre una propiedad en Aguadilla... Quería cobrarme $200 para verla por dentro. Tremenda bandera roja. Por suerte me percaté de que era una estafa”, reaccionó en inglés la usuaria Virginia Glover. Pero otra usuaria, también en inglés, reconoció que sí cayó en este esquema de enviar dinero, antes de conseguir un alquiler legítimo en Rincón.

Ante el alza en demanda por casas para comprar, también se han visto casos de anuncios falsos para venta. Debido a las restricciones por pandemia y a las numerosas llamadas que reciben los vendedores para las pocas unidades disponibles, en el pasado año se convirtió en estándar la práctica de pedir una carta de precualificación bancaria para distinguir entre las personas que solo quieren curiosear y aquellas que realmente buscan comprar.

Pues algunas personas con intención criminal han aprovechado este ambiente para también pedir un dinero de buena fe o tarifa por mostrar la propiedad.

En uno de estos casos, en abril el propio Torres publicó una alerta, al ver que una casa en Bayamón, que ya se había vendido, se ofrecía con otra dirección en un clasificado. En los comentarios de esa publicación, la usuaria Leah Guerra relató que estuvo a punto de caer en un fraude similar con una propiedad en Vega Baja, que el estafador le indicó que pasara a ver por fuera porque él estaba en Estados Unidos debido a la muerte de su padre. “Luego la vi listada para la venta por una compañía de bienes raíces”, narró. “Estoy extremadamente desesperada por mudarme (LOL), pero comoquiera uno tiene que ser cuidadoso. ¡Confíen en sus instintos!”, urgió Guerra.

¿A dónde acudir?

La División de Delitos Económicos del Departamento de Justicia (DJ) informó mediante una portavoz que ante ese cuerpo no han llegado casos de este esquema.

Para las personas cuyas propiedades aparecen listadas de forma fraudulenta o quienes detecten un posible anuncio engañoso, el primer paso es reportar el anuncio al portal donde lo vieron publicado.

Y, en caso de haber sido víctima de un esquema como este por internet, el llamado es hacer una querella ante la Policía y compartir la información de querella con la División de Crímenes Cibernéticos del DJ al e-mail uicc@justicia.pr.gov o llamando al (787) 721-2900, extensión 1644.

Notas Relacionadas

Deja tu comentario