Orlando 20 junio 2022

"Temo por mí, por mi niño y por mi mamá": Zuleika López llamó al 911 días antes de morir a manos de su marido, un hombre origen cubano residente en Orlando

Los videos de las cámaras corporales muestran a Zuleika López pidiéndole a la policía que registren su casa y encuentren una arma que tendría su marido. Carlos Soto, sin camisa y en la puerta, les dice que es mentira. La policía se va y cinco días después, el hombre mata a su esposa, hijo, suegra y luego se quita la vida

La policía reveló los videos de las cámaras corporales de los oficiales que respondieron a la llamada al 911 de Zuleika López, días antes de ser asesinada por su esposo.

La mujer afirma, frente a los oficiales, que tiene temor debido a que su pareja podría tener un arma, con la cual podría hacerle daño a ella y a su familia.

Otra de las evidencias reveladas por las autoridades, son las imágenes del día de la emergencia. Cuando el hijo de Zuleika llama malherido al 911, avisando que el sospechoso les había disparado. Cuando los oficiales llegaron al lugar hallaron a los tres adultos muertos. El adolescente murió en el hospital.

Los hechos ocurrieron cerca de las 7:15 am del martes 14 de junio, en 2333 Coawood Court en Casselberry.

Luego de la llamada del menor herido, las autoridades identificaron el apartamento donde los vecinos escucharon los disparos. Vieron un movimiento en la ventana de la vivienda y posteriormente sonó un disparo cerca de las 7:22 am.

Los uniformados corrieron para ingresar al apartamento 203 con refuerzos y derribaron la puerta a las 7:37 am.

Cuando ingresaron al lugar, localizaron a Carlos Soto muerto en el sofá de la sala y luego hallaron a Zuleika López, su esposa y a Mileida de López, madre de la mujer muertas en una habitación donde estaba Víctor Araujo, hijo de Zuleika, gravemente herido.

Al joven de 15 años lo trasladaron en ambulancia cerca de las 7:50 am y falleció en el hospital.

Embed

Llamadas de emergencia anteriores

El pasado 9 de junio, Zuleika López llamó al 911 diciendo que tenía temor de que su esposo, Carlos Soto tuviera un arma, ya que había escuchado una conversación con el primo de ella, sobre algo relacionado con porte de armas.

La mujer solicitó que le enviaran un oficial para revisar su casa y asegurarse que no hubiese un arma allí. La mujer previamente había tenido peleas con su esposo y tenía miedo que atentara contra la vida de ella, de su hijo y de su madre. López pidió que enviaran a un policía que hablara español, su lenguaje nativo.

"Yo necesito que revisen el apartamento si es necesario", insistió Zuleika a la policía.

A esta llamada de emergencia respondieron primero dos oficiales, uno que hablaba un español regular y otro que no lo hablaba. Los policías pidieron apoyo a otra oficial, que sí sabía español, y a quien Zuleika le reiteró que temía que hubiese un arma en su casa.

Mientras la mujer estaba en el estacionamiento de su condominio con la policía, su esposo Carlos Soto estaba parado sin camiseta en la puerta del edificio, viendo y escuchando a su esposa con los oficiales.

"Yo llamé porque estoy muy asustada e intrigada. Porque yo he tenido muchos problemas con él, es muy celoso", aseguró Zuleika López a una oficial.

Cuando la policía le preguntó a la mujer si su esposo le había pegado o amenazado ese día con el arma, ella respondió que no. Y cuando la oficial le preguntó si Soto le había pegado en el pasado, ella temerosa no quiso responder, aunque luego hizo una señal de que sí.

Screen Shot 2022-06-20 at 11.17.16 AM.png

Los oficiales conversaron con Carlos Soto, quien les preguntó qué era lo que pasaba. Ellos le dijeron que su esposa sospechaba que él tenía un arma. Le preguntaron si tenía una. Soto se alteró un poco y respondió que no tenía un arma.

La policía conversó con Zuleika en español y le preguntó si dormían en el mismo cuarto. Ella respondió que sí, y sugirió, que podía dormir esa noche en otro cuarto separada de él.

"Podemos chequear si quiere. Pero si la tiene (el arma), es mayor de edad. Si tiene su licencia no le vamos a quitar su arma", comentó la oficial a Zuleika.

Además, le dijo que si no quería estar con él por esa razón, ella podía ir a la corte del condado Seminole en Sanford y separarse de Soto.

"Yo me quiero separar de él, divorciarme lo más rápido posible", dijo López a la policía.

Carlos Soto era muy celoso y no quería separarse de Zuleika

La mujer afirmó a la oficial que su esposo era muy celoso y que hacía poco habían tenido una discusión. La mujer le pidió que se separaran, pero él le dijo que no. Que por ser cristianos, católicos, Dios no aceptaba que se separaran.

La policia le enfatizó a Zuleika que no importaba la religión, porque no había justificación para que él atentara contra ella. Zuleika les contó que hacía un año Soto le había pegado.

Al preguntarle a Zuleika si se quería ir de la vivienda, ella respondió que tenía a su hijo y a su mamá en el lugar, y que esta última había llegado hacía poco de visita.

" ¿A dónde voy a salir con mi hijo y con mi madre?", cuestionó Zuleika a la oficial, al imaginar tener que huir de su propia casa.

Zuleika, les dijo a los oficiales, que no sabía si era conveniente pasar esa noche en otro cuarto con su hijo y su madre, y dejar a su esposo en el otro cuarto.

Screen Shot 2022-06-20 at 11.18.00 AM.png

" No sé. Es que no sé", expresó angustiada.

La policía determinó entonces que no había amenazas directas ese día y decidieron irse. Zuleika, por su parte, quedó temerosa porque no sabía qué le esperaba en su casa. Todo esto ocurre, mientras su pareja la miraba fijamente conversar con la oficial.

"Pero, ¿no pueden hacer nada?, ¿no pueden buscar?, ¿cómo podría yo solucionar eso?", pregunta temerosa.

La policía le reitera que no podían entrar a la vivienda y quitarle al hombre un arma en caso de que la tuviera legalmente. Por lo que volvieron a preguntarle si ella tenía miedo de que él fuese a usar el arma contra ella.

"Por supuesto, si es que él la tiene. No sé si él la tiene, o si no la tiene", agregó . "El sufre de ira, de celos y yo no sé qué pueda hacer. Eso nadie me lo garantiza", les suplicó Zuleika.

Cinco días más tarde, el miedo y la angustia de Zuleika se volvieron una realidad, cuando Soto la mató junto a su hijo y madre. Luego él se quitó la vida.

Fuente: univision.com

Deja tu comentario