Policía13 septiembre 2019

Desgarrador testimonio sobre asesinato de Arellys Mercado

El novio de la joven relata cada detalle del momento en que fue asesinada en una marina en Fajardo

FAJARDO — En un intenso, desgarrador y escalofriante testimonio, el ingeniero mecánico Joseph Howie García, novio de la joven Arellys Mercado Ríos, asesinada en Villa Marina Boulevard, narró ayer cómo en un instante, por un teléfono celular, le arrebataron la vida a la persona con la que había entablado una relación sentimental en los últimos cuatro meses.

“Me la mataron, me la mataron”, exclamó el joven en la continuación de la vista preliminar contra Jensen Medina Cardona, imputado de asesinar de un disparo en el cuello a Arellys.

En el interrogatorio realizado por el fiscal Eduardo Beale, el testigo narró que hasta antes del asesinato habían tenido un día “perfecto”. Recordó que la noche antes se había quedado con la joven en su casa, pero a la mañana siguiente salieron a eso de las 9:00 a.m. hacia Villa Marina junto a su amigo Luis y la amiga de Arellys, Joan.

5d7b07c02b774.image.jpg

De ahí zarparon hacia el islote Icacos donde se encontraron con amistades que esperaban a Arellys en un catamarán. Luego, se trasladaron a Palomino, porque la joven quería ver el atardecer.

“Yo aprendí a ver los atardeceres por ella”, narró Howie García, quien indicó que tras compartir con otras personas que estaban en sus botes regresaron a Villa Marina.

Según su testimonio, cuando llegan a Fajardo, Arellys fue la primera en bajarse del bote y le indicó que se encontró un teléfono celular en el muelle, así que le pidió que se lo diera y lo puso en el asiento del capitán.

En la Sala 305 de la jueza María T. Rivera Corujo del Tribunal de Fajardo, declaró que mientras hacía unas movidas para el desembarco del bote, escuchó unos pasos y luego a Medina Cardona gritándole a Joan, la amiga de Arellys, pero de una forma altanera. El testigo explicó que Joan le dijo que no sabía nada sobre el teléfono.

5d7b07c3841cd.image.jpg

“Le digo: ‘primo, ¿este es tu teléfono?’. (Estamos en una distancia) mano con mano. Lo estoy mirando hacia los ojos. La cara ahí completa. (No había) nada (entre medio de él y yo). Lo que había era la capota del bote”, narró el testigo.

Dijo que Medina Cardona tenía un pantalón corto, sin camisa y con una cadena “heavy” que le impactó. Acto seguido, el fiscal le preguntó: “¿Y esa persona que usted vio a esa distancia dónde se encuentra hoy?”. “Ahí”, respondió Howie García señalando a Medina Cardona, que estaba en sala.

Interviene una mujer

Una vez le entregó el teléfono al individuo, expresó que se fijó que Medina Cardona estaba acompañado de una mujer que tenía un traje de baño color amarillo. Supuestamente la fémina lo incitó diciéndole que le querían robar el teléfono. “Viste, te lo querían robar, chorros de puercos”, recordó.

A juicio del testigo, eso fue lo que provocó que Medina Cardona se “creciera” y le alzara la voz nuevamente a Joan para decirle que sí tenían el teléfono. Mientras eso ocurría, explicó que Arellys estaba en el área de madera del muelle. “En ese momento yo dije: ‘¿qué pasa aquí? Te acabo de dar el teléfono y sigues con actitudes. Yo me sentí amenazado”.

“Le dije: ‘si ya lo tienes (el teléfono), vienes alterado con las nenas gritándole, te damos el teléfono y vuelves con actitudes. Chico ya, olvídate de eso, ya tienes el teléfono, vete’”, expresó, al destacar que Arellys también le había pedido a Medina Cardona que se fuera del lugar.

“Él dijo: ‘Ustedes no me conocen a mí. Ustedes no me conocen a mí”, expresó el testigo, mientras dramatizaba el momento junto con el fiscal Beale. “A mí no me importa quién tú eres”, aseguró Howie García que le respondió Mercado Ríos.

En ese momento, destacó que se sintió amenazado y asustado por la situación que estaba ocurriendo. “Cuando voy a empezar a caminar para salir del bote escucho un ‘clack clack’. No sé lo que es. No hay explicación. Eso se oye metal con metal. Fue como una herramienta y digo ‘no puede ser’. Cuando levanto la vista, lo que veo es como si fuera un puño”, narró tapándose la cara, dramatizando lo que había observado ese noche.

No lo podía creer

“Ahí se cayó (Arellys). Ella cayó. El cuerpo quedó boca arriba, las manos abiertas, los pies en la madera, la espalda en el cemento y la cara mirando no en dirección al bote, sino a la marina. Me tiré al piso del bote. Yo decía ‘no, no, no, no. No puede ser’. Cuando miro, él todavía estaba ahí, como mirando, parado mirando, con el arma en las manos”, sostuvo.

Mientras, la fémina que andaba supuestamente con Medina Cardona le pedía que se fueran del lugar. “Me quedé paralizado. Veo que le dieron un tiro a Arellys. No tengo nada para defenderme”, narró el testigo, de 31 años, quien en ocasiones agachó su cabeza, se echó a llorar y hasta utilizó una libreta grande para dibujar el área de la Marina.

“Según cayó, así mismo quedó: con los ojos abiertos, los ojos verdes bellos que tenía. Me la mató. Me la mató. Le decía a Luis: ‘mira esto, mira esto, cómo es posible esto, chico’. Ese momento, no se me olvida. Me mataron la nena. Me mataron la nena”, mencionó, mientras los familiares y amigos de Arellys lloraban en sala.

5d7b07c7eba8b.image.jpg

El testigo aseguró que minutos después del asesinato llamó a su madre, a quien solo podía decirle: “chica, por un celular mataron, mataron, la mataron. Fue lo único que me salió”. “(Ella me preguntó), ¿a quién? ¿tu amiga está bien? No, le dieron a ella (respondí). Ella me dice que tranquilo que ella venía para acá ahora”, abundó.

“De ahí en adelante me arrancaron un canto de mi alma. Le pusieron stop a mi vida. Eso no se olvida”, expresó entre lágrimas el testigo, quien terminó su testimonio diciendo que el individuo a quien hizo referencia durante su testimonio es “Jensen Medina Cardona”.

Fuerte contrainterrogatorio

En el contrainterrogatorio realizado por el abogado Jorge Gordon Menéndez, el testigo confirmó que le añadió en tres ocasiones nuevos datos a la declaración jurada que prestó el pasado 21 de agosto ante la fiscal Dianette Aymat, tres días después del asesinato.

El testigo, quien identificó tanto a Arellys, a Joan y a Luis en un vídeo que le mostró la defensa de Medina Cardona, indicó que ha leído la declaración jurada en varias ocasiones y aceptó que en el documento no se menciona las bebidas alcohólicas que sus acompañantes habían ingerido ni la ropa que tenían puesta. También aseguró que en el catamarán en Icacos ninguno tomó bebidas alcohólicas.

5d7b07ca6f2e4.image.jpg

Asimismo, reveló que el día de los hechos no le dijo al Policía que habían bajado un bulto de su embarcación y negó que en el mismo hubiera una pistola. Este no supo contestar si el individuo que se acercó a su bote tenía tatuajes, si tenía barba, la estatura o cuál era su complexión física.

Cabe destacar que este contrainterrogatorio continuará el lunes a las 9:00 a.m. cuando se reanude la vista preliminar.

Posteriormente, el fiscal Yamil Juarbe indicó que “el testigo habla por sí solo. Su testimonio es demoledor”. Sobre la fémina que acompañaba a Jensen, indicó que ya la citaron, pero no contestó si le dieron inmunidad.

Fuente: elvocero.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario