Policía 04 enero 2019

En negociaciones con fiscalía federal expolicía

Carlos Cabrera Roche amenazó con cometer masacre en oficinas de Seguro Social en Ponce

Un expolicía acusado por un gran jurado por presuntamente amenazar con cometer una masacre en las oficinas del Seguro Social (SS) en Ponce en represalias por habérsele denegado la pensión por incapacidad, está en negociaciones con la fiscalía federal para llegar a un acuerdo para declararse culpable por este caso.

Así consta en una minuta del caso contra Carlos Oscar Cabrera Roche, en la que la abogada Eleonora Marranzani de la Oficina del Defensor Público federal, indica que la fiscal Vanessa Bonano le hizo una oferta y la defensa hizo una contraoferta.

“La que suscribe informa a la corte que las partes han continuado con las negociaciones de alegación de culpa y el gobierno ha presentado una contraoferta. La que suscribe, se reunirá con el señor Cabrera para discutir la oferta del gobierno”, señala la moción.

Cabrera Roche fue arrestado el 30 de julio del pasado año por agentes del Servicio de Protección Federal del Departamento de Seguridad Nacional (FPS-DHS, por sus siglas en inglés).

Este fue acusado por un gran jurado el 8 de agosto por represalias contra un oficial federal mediante amenaza e interferencia con un oficial federal mediante amenaza.

El acusado de 49 años, se encuentra ingresado en el Centro de Detención Metropolitano de Guaynabo (MDC, por sus siglas en inglés), desde el día de su arresto.

Según una declaración jurada de un agente del DHS, la administración del SS en Ponce, informó que una persona no identificada “Persona 1”, les notificó que durante una evaluación médica el imputado le señaló que iba a matar a los empleados del SS con un arma de fuego y que luego se suicidaría. “Voy a cometer una masacre”, reza el documento legal.

Asimismo, se alega que el imputado dijo que no tenía un arma de fuego pero, que sabía de agosto donde conseguir una, que fue policía y que sabía cuántos oficiales de seguridad trabajaban en el edificio y que su plan era desalojar de la estructura a los visitantes antes de comenzar la masacre, porque estos no tenían culpa.

La “Persona 1”, manifestó a los agentes que en su mente el plan era atacar el SS con dos pistolas y una cadena.

Se indica que el imputado le dijo a la “Persona 1”, que tenía conocimiento de que en la parte posterior del edificio había una puerta con dos guardias de seguridad a quienes planificaba matar a tiros.

“La Persona 1 relató que al momento de hacer sus declaraciones Cabrera Roche parecía coherente y consciente de sus acciones y no se retractó de su plan de ataque”, expresa la declaración jurada.

Asimismo, la “Persona 1” manifestó que el imputado ha hecho declaraciones adicionales indicando su frustración y desacuerdo con el SS.

Una segunda persona fue entrevistada por los agentes del DHS, la cual les dijo que Cabrera Roche le anticipó que iba a matar a los empleados del SS y que luego se mataría.

Los agentes del DHS entrevistaron al imputado. Se alega que este al verlos les dijo que sabía el propósito de su visita. “Vienen por las manifestaciones y declaraciones que hice molesto porque el SS me denegó la pensión por incapacidad”, expresa la declaración jurada.

El imputado manifestó que advino en conocimiento de que le denegaron el SS por incapacidad hace dos semanas tras visitar a su abogado.

Explicó que la causa por la denegación fue porque es muy joven.

Se alega que el imputado narró que salió de la oficina de su abogado y que se dirigió a las del SS. Posteriormente, contactó a su psicólogo y le informó que quería matar a los empleados del SS.

La declaración jurada menciona que Cabrera Roche le describió a los agentes el plan para atacar las oficinas del SS. El mismo consistía en comprar armas de fuego a traficantes con el dinero que iba a obtener al empeñar su vehículo de motor, joyas, por la venta de latas de aluminio y con unos ahorros que tenía.

“Dijo que sabía que era ilegal la conspiración e intento de asesinato, pero que estaba muy molesto con el SS.

Roche le aseguró a los agentes que había desistido de efectuar el ataque por razones familiares.

Señaló que recibió entrenamiento en el Negociado Federal de Investigaciones (FBI), en cuanto a técnicas de negociaciones con rehenes, que sabe como disparar AK-47, AR-15, revólveres .357 y pistolas 9 milímetros.

Fuente: elvocero.com

Notas Relacionadas

Deja tu comentario