Policía 26 febrero 2019

Llevan semanas sin volar los helicópteros de FURA

El Negociado de la Policía necesita $2.5 millones para la compra de piezas y $1 millón para gastos de reparación

Tras casi tres semanas sin despegar para cumplir misiones, los siete helicópteros de las Fuerzas Unidas de Rápida Acción (FURA) del Negociado de la Policía podrán seguir por un largo tiempo fuera de servicio esperando que se haga realidad una asignación de $2.5 millones para la compra de piezas y de $1 millón para gastos de reparación que servirían para que tres o cuatro de las naves vuelvan a volar.

Según el coronel Reinaldo Bermúdez Ortiz, comisionado auxiliar de la Policía, las piezas fueron encargadas y aunque algunas han sido entregadas, las labores de reparación se harán siguiendo directrices de la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) y del manufacturero, en este caso la empresa Bell.

Bermúdez indicó a EL VOCERO que la teniente coronel Felícita Coreano, directora de FURA, en una comunicación expresó que esperaba que uno de los helicópteros pueda entrar en servicio esta semana.

Coreano designó al sargento Daniel Martínez González como supervisor de las labores. FURA tiene dos mecánicos y cuatro ayudantes.

“Canibalizaron” las naves

La posición de la Policía es que se trata de asuntos de rutina y que los helicópteros habían alcanzado las horas de vuelo que los obligaban a ser sometidos a inspecciones por las muchas misiones que se realizaron tras el paso del huracán María en septiembre de 2017. Sobre este particular el personal difiere. Distintas fuentes de FURA han venido denunciando por más de un año que no había dinero para piezas y que se estaban “canibalizando” las naves, al referirse que de forma ilegal le quitaban piezas a un helicóptero para instalarlas en otro.

Varios de los helicópteros llevan meses fuera de servicio y según personal de FURA las reparaciones de algunos serán extremadamente costosas. Se estima que con el dinero asignado y acelerando hasta donde sea posible los trabajos en las próximas dos semanas, posiblemente otras dos naves entren en servicio.

Un octavo helicóptero Bell 429 adquirido por la pasada administración para ser utilizado como ambulancia aérea, puede volar, pero no tiene los permisos de la FAA.

La queja principal es la falta de una asignación permanente que cubra los gastos recurrentes de las inspecciones y el tener un inventario mínimo de piezas.

Según el escrito de Coreano al coronel Bermúdez, en el caso de las embarcaciones marítimas, 24 de ellas estaban funcionando y cuatro en reparaciones. FURA mantiene un contrato de mantenimiento para las embarcaciones marítimas financiado con fondos federales, pero no tiene contrato de mantenimiento para los helicópteros, los que ya no tienen garantía del fabricante.

FURA fue creado en 1986 como una iniciativa para combatir el tráfico de drogas y operaba bajo La Fortaleza hasta 1993 cuando pasó de lleno a la Policía.

Cuatro de los helicópteros fueron adquiridos durante la administración del gobernador Alejandro García Padilla a la firma Ecolift. Las autoridades federales acusaron a Ernesto di Gregorio, presidente de Ecolift, por supuestas irregularidades en la venta de las naves, caso que está pendiente de juicio.

Durante la presente administración surgió otra controversia por el transporte de civiles en las naves y quejas de pilotos que presuntamente fueron trasladados de FURA al negarse a transportar personas ajenas a la Policía.

Fuente: elvocero.com

Notas Relacionadas

Deja tu comentario