Policía 04 diciembre 2017

Son más los policías ausentes

La Policía tiene poco más de 13,000 agentes, de los cuales un número no informado se encuentra en licencia militar, en vacaciones o recuperándose de accidentes laborales.

Los cuarteles de Loíza, Piñones y Canóvanas amanecieron vacíos ayer, y el sábado un panorama similar fue reportado en otros cuarteles de San Juan y Bayamón, al reportarse este fin de semana un dramático aumento de ausencias en el Negociado de la Policía de Puerto Rico.

Los datos obtenidos por EL VOCERO apuntan a que en los tres turnos del sábado se ausentaron 3,715 agentes y en los primeros dos turnos de ayer faltaron 2,646, estimándose que la cifra de uniformados que se reportaron enfermos subiría a 4,000.

La situación se da en momentos en que la Isla enfrenta un largo proceso de recuperación tras el paso del huracán María, al tiempo que la mayoría de los ciudadanos y comercios carece del servicio básico de energía eléctrica, lo que crea un serio problema de seguridad.

La nueva realidad del País obliga al cierre temprano de los negocios ante la oscuridad en las principales vías y el temor a los criminales. Al salir a las calles, los puertorriqueños se enfrentan, además, con que la mayoría de los semáforos que regulan el tránsito en las intersecciones permanecen inoperantes ante la falta de electricidad.

La Policía tiene poco más de 13,000 agentes, de los cuales un número no informado se encuentra en licencia militar, en vacaciones o recuperándose de accidentes laborales. La estadística no incluye la rama investigativa. Tampoco suma las “ausencias programadas”, cuando los policías que faltan por enfermedad coordinan con sus supervisores que no se reportarán a trabajar.

Durante la semana pasada el ausentismo provocó que en muchas intersecciones en el área metropolitana, incluyendo Bayamón y Carolina, estuvieran huérfanas de agentes para dirigir el tráfico ante la ausencia de semáforos. En ocasiones el servicio de policías dando tráfico es intermitente o termina antes de las horas de mayor tráfico.

En el caso de Carolina, el semáforo de acceso al centro comercial Los Colobos, que el viernes estaba atestado de público, no tenía agentes dando tráfico. Mientras que en Bayamón ocurrió lo mismo en intersecciones claves o se redujo el número de agentes.

Temor a la oscuridad

Ayer, una comerciante de Caimito expresó a este diario sentirse preocupada de que delincuentes entren en su local a la sombra de la noche. Dijo, además, que en varias ocasiones había llamado al cuartel de ese sector sin lograr ser atendida.

De otro lado, una ciudadana envió un correo electrónico ayer a EL VOCERO señalando que el sábado en la noche, en el precinto de Caimito, estaba recuperando un vehículo hurtado y no había grúas disponibles para transportarlo hasta el cuartel. “En la espera, una conductora impacta la patrulla y suman dos vehículos para transportar al cuartel. Se hicieron gestiones con el M-8 (oficial supervisor de turno) y nada. Los agentes esperaron desde las 10:30 p.m. hasta las 6:00 a.m. por la espera de una grúa de Bayamón”, expresó.

Este último caso es uno de muchos que evidencian que el ausentismo también pone en peligro la vida de los uniformados que acuden a trabajar.

La Policía ha dicho, ante la crisis del ausentismo, que hay una baja en la incidencia criminal. Sin embargo, oficiales que siguen trabajando señalan que no hay agentes para tomar las querellas de apropiaciones ilegales y escalamientos, entre otros delitos.

El turno que se extendió desde las 4:00 a.m. hasta las 12:00 del mediodía de ayer reflejó un ausentismo de 1,332 policías, lo cual se considera la cifra más alta desde 16 de noviembre, cuando comenzó el reclamo de los agentes por el pago de las horas extras de labor durante los huracanes Irma y María. Esa cifra supera por 101 los reportados enfermos en ese turno el sábado.

Cuarteles como los del precinto de Monte Hatillo tuvieron un agente laborando en la noche del sábado. Lo mismo pasó en varias unidades de Patrullas de Carreteras. En las divisiones de Drogas de Aguadilla, Utuado y Arecibo faltaron todos los agentes asignados a los turnos de ayer.

Por su parte, el Negociado de la Policía dijo en declaraciones escritas a este diario que el pasado viernes se reunió con los comisionados auxiliares y comandantes de área, quienes recalcaron que están manejando los recursos humanos necesarios para que no se afecte el servicio. Señalaron, además, que la comisionada de la Policía, Michelle Hernández, analiza diariamente los reportes al finalizar y comenzar los turnos y también hace llamadas de seguimiento a los comandantes de área.

“El seguimiento con los comandantes de área no se limita al tema del ausentismo, pero otros temas como las condiciones de los generadores eléctricos son parte del informe diario. También hoy (domingo) estuvo en discusión con el Cuerpo de Ingenieros de los Estados Unidos para darle seguimiento a las inspecciones que generan las declaraciones de trabajo (statements of work) para aprobación de fondos por FEMA para reparaciones temporeras de más de 50 cuarteles que usa la Policía”, lee la comunicación.

Aguardan por orden ejecutiva

La protesta de los policías comenzó con un movimiento cibernético en las redes sociales, donde se pidió a los agentes que se ausentaran como mecanismo de presión.

Diego Figueroa, presidente del Frente Unido de Policías Organizados (FUPO), dijo que estaba en manos del gobernador Ricardo Rosselló evitar que el ausentismo llegue a cifras insospechadas en la Nochebuena y Navidad.

Según el líder del gremio, el secretario del Departamento de Seguridad Pública, Héctor Pesquera, pidió una orden ejecutiva para extender hasta el 30 de junio la fecha para que los agentes puedan disfrutar de la licencia de enfermedad que caduca el 31 de diciembre. Supuestamente ese fue el compromiso de Pesquera durante una reunión con varios gremios policiales.

“Será mucho más marcado (el ausentismo) para las fiestas navideñas. Si el gobernador extiende hasta junio el disfrute de las licencias paralizaría las ausencias en los que han cobrado y los que no han cobrado las horas extraordinarias”, dijo Figueroa.

El líder del FUPO se refirió al pago por las jornadas de 12 horas sin días libres que completaron agentes y oficiales durante la emergencia por los huracanes Irma y María. Expuso, además, que por ley los policías pueden faltar hasta tres días sin ir al médico a buscar un certificado.

Fuente: elvocero.com

Notas Relacionadas

Deja tu comentario