Puerto Rico 01 octubre 2021

¿Por qué el sargazo provocó los apagones? La AEE explica la situación

Aseguran que la falta del equipo para manejar las macroalgas causó apagones

SALINAS - La Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) sabía desde hace más de un año que necesitaba reemplazar un filtro —y arreglar otro— en la Central Aguirre que evitan la entrada de basura y sargazo a la planta, pero no fue hasta hace dos semanas que se aprobó la orden de compra para el equipo.

Como resultado de esa lentitud, el pasado domingo comenzaron a registrarse varios apagones que han dejado a alrededor de 700,000 clientes en la Isla sin servicio o con bajo voltaje, pues el “alto volumen” de sargazo que entró por la Bahía de Jobos era demasiado grande, según el ingeniero Alexis Cruz, jefe de la planta.

“Yo nunca había visto una situación como esta en los 21 años que llevo aquí. Fue un volumen que los equipos de nosotros no lo pudieron manejar”, exclamó Cruz durante un recorrido por el área.

Cruz explicó que en la Bahía Jobos hay una barrera flotante, pero la AEE en realidad no tiene control del material que recoge hasta que llega a los filtros que opera en la orilla. El funcionario especificó que el sargazo se comenzó a acumular a nivel problemático desde el pasado miércoles —o sea, cuatro días antes del primer apagón— y “había cerca de tres pies de material cuando llega y empezó a correr por debajo de la barrera”.

Una vez el material llega a la orilla, se encuentra con unas parrillas y cedazos giratorios que suponen prevenir su entrada a los condensadores de la planta. Sin embargo, del equipo disponible, uno de ellos requiere nuevas piezas y mantenimiento, mientras que otro necesita reemplazo en su totalidad. Cruz indicó que cada filtro cuesta $250,000, el fabricante solo está en Italia y se deben usar piezas originales.

“La orden de compra se aprobó hace dos semanas. Lo que pasa es que este tipo de situación conlleva un trámite, hay que hacer la solicitud presupuestaria”, indicó Cruz, en referencia al trámite que hace la AEE con la Oficina de Gerencia y Presupuesto (OGP) y que empezó el año pasado.

Por su parte, el jefe de Operación de la Central Aguirre, Fernando Zayas, esbozó que la planta utiliza agua de mar para enfriar los condensadores, pero la entrada del sargazo a los propios condensadores provoca un cambio de nivel que resulta en que la planta se apague y deje de generar energía.

“Tira menos agua al condensador y se tiene que hacer una operación de ‘reverse flow’, o sea, invertirlo para limpiarlo. Si se nos va un buche de sargazo, causa un problema de seguridad y la unidad se nos va de servicio como medida de auto protección”, según Zayas.

Cruz añadió que ese cambio de nivel y el cese forzoso de funciones de la planta provocó la rotura en una de las calderas, que también desembocó en más apagones y tardó dos días en ser reparada.

La Central Aguirre es la más importante para la AEE en términos de generación de energía, ya que entre ambas unidades se crean 900 megavatios. Está en operación desde 1972.

Colón: “No más excusas”

Mientras, el nuevo director ejecutivo de la AEE, Josué Colón, aseguró que buscará la manera de que esto no vuelva a ocurrir.

“Lo que haya pasado, ya pasó. Lo que yo me voy a encargar es que no se repita, porque aquí se va a necesitar equipo. Le vamos a meter urgencia, porque ya todo el mundo sabe lo que pasa cuando no hay equipo”, subrayó Colón.

El funcionario reiteró que el mandato del gobernador Pedro Pierluisi es uno de cero excusas y afirmó que la falta de dinero para comprar equipos como estos no sería un problema de ahora en adelante. También descartó que en los próximos días se registren más apagones a causa de este mismo problema.

“Se ha retirado la contaminación que hubo. Por tanto, no esperamos que, pese a la falta de equipo que hay, no podamos mantener la operación bajo un nivel viable”, aseguró a EL VOCERO.

Colón había dirigido la AEE bajo el gobierno de Luis Fortuño. A preguntas de la prensa, afirmó que nunca había visto una situación como esta del sargazo. Sin embargo, para Cruz y para Zayas no es la primera vez que ocurre.

Este último ha visto los efectos adversos de las macroalgas en la Central Aguirre en al menos cuatro ocasiones previas en unos 26 años de trabajo. Por lo general, la “temporada del sargazo” es en diciembre, según los funcionarios.

Notas Relacionadas

Deja tu comentario