Puerto Rico 15 octubre 2020

Preocupa la desinformación sobre el voto por correo

La mayoría de los electores que solicitó este mecanismo son personas de edad avanzada

¿Tengo que enviar la copia de mi identificación? ¿Cuál de los dos sobres tengo que llenar? ¿Por qué hay un sobre amarillo y uno blanco? Son algunas de las interrogantes que pueden tener las miles de personas de edad avanzada que eligieron el voto adelantado por correo de cara a las elecciones generales.

Esta desinformación es la que precisamente preocupa al director estatal de AARP Puerto Rico, José Acarón, quien desde que comenzó el proceso electoral en la Isla ha estado exigiendo un plan concreto para los electores mayores de 50 años. AARP Puerto Rico es una organización estadounidense sin fines de lucro y no partidista dedicada a asistir a las personas de 50 años o más para que tengan calidad de vida a medida que envejecen.

“Hay unas cositas que no se han hablado mucho y que la gente tiene que saber: ¿cómo va a ser el voto por correo? Deben tener claro con qué va a escribir el voto y que tiene que ser dentro de la cajita, que tiene que incluir la copia de la tarjeta electoral, la licencia o el pasaporte, que hay dos sobres: un sobre amarillo donde va la papeleta y el sobre blanco donde va la fotocopia de la identificación”, expresó Acarón en entrevista con EL VOCERO.

A diferencia de otros años electorales, esta vez se permitirá que las personas mayores de 60 años y otros solicitantes de voto adelantado puedan emitir el sufragio por correo postal, como medida para evitar los contagios con Covid-19. Se estima que 54,000 personas solicitaron el voto adelantado bajo la modalidad de voto por correo.

Ya comenzó el envío de papeletas

A partir de ayer, la Comisión Estatal de Elecciones (CEE) comenzó el envío de papeletas y tendrán hasta el 3 de noviembre para devolver el voto, aunque la recomendación es que se complete lo más pronto posible. Las personas que envíen el voto el 3 de noviembre deberán asegurarse de que el matasellos tenga la fecha para que sea contabilizado.

“No he escuchando que se haya hablando en ningún sitio de por qué existe un sobre blanco y un sobre amarillo”, indicó Acarón, al exponer que hace falta educación para las personas mayores que eligieron esta alternativa. “Si la gente no envía el sobre blanco o pone la identificación en el sobre amarillo pues no hay cómo identificarse y ese voto se recusa y ese voto se va a contar después de las elecciones”, agregó.

La recusación de un voto, según Acarón, podría provocar que los ciudadanos no sepan los resultados de las elecciones el mismo 3 de noviembre. “De esos 54,000 que se fueron por correo, si la mitad no lo hace bien, habrá una cantidad de votos que no se podrán saber el día de las elecciones”, afirmó.

“Si no ponen su voto como debe puede ser recusado y va a ser contado después de las elecciones. Así que podría pasar que en la noche de las elecciones no sepamos quien ganó. No se sabría hasta días después si hay demasiados votos recusados y es una elección cerrada, no hay forma de saber hasta que se cuenten todos esos votos”, abundó.

Dijo que la inmensa mayoría de las personas que solicitó el mecanismo de voto por correo son personas mayores que podrían enfrentar dificultades al momento de emitir el voto por desinformación. “Todo se basa en educación. Si no educamos a la gente de cómo hacerlo vamos a tener más incertidumbre”, sostuvo.

Otro aspecto sobre el que Acarón expresó preocupación, es si la CEE cuenta con los recursos para colectar los más de 100,000 votos a domicilio solicitados.

“Tienen que aparecer los recursos para que no se quede nadie sin votar”, afirmó. La CEE ha informado que efectuará este proceso entre el 24 de octubre y el 2 de noviembre.

Fuente: elvocero.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario