Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a americateve. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
27 de octubre de 2022

Demanda federal reclama el voto presidencial de los puertorriqueños

Fue radicada el 16 de octubre por Humberto Cobo Estrella

27 de octubre de 2022 - 07:52

Con el propósito de generar mayor discusión sobre la desigualdad a la que los puertorriqueños son sujetos al no contar con los mismos derechos que el resto de los ciudadanos de los Estados Unidos tienen al amparo de la Carta de Derechos Humanos, una demanda fue radicada en el tribunal federal de San Juan contra el gobierno federal para argumentar que los puertorriqueños deben gozar del derecho al voto presidencial.

A la misma vez, esa acción legal, presentada por el abogado federal Humberto Cobo Estrella, busca empoderar a la figura del comisionado residente con la facultad del voto junto a sus pares en el Cámara de Representantes federal.

Radicada el pasado 16 de octubre, la demanda federal fue presentada por Cobo Estrella como su único demandante y presenta argumentos sobre potenciales violaciones al derecho constitucional de libertad de expresión, derecho al voto federal, derechos iguales bajo la ley, y a las enmiendas 14 y 15 de la constitución federal.

La demanda fue asignada al magistrado federal William Young, aunque Cobo Estrella anticipó a EL VOCERO que en cuestión de semanas presentará una demanda enmendada que amplíe sobre los argumentos e incluya más demandantes, aunque dejó claro que como esta demanda es contra el gobierno federal, no puede presentarse ante el tribunal como una demanda de clase.

En síntesis, la demanda trae la controversia a la atención del tribunal, no como un asunto del estatus político del territorio, sino un asunto fundamental de derechos civiles de los ciudadanos puertorriqueños, enfatizando que no somos propiedad.

La demanda aduce a que el gobierno federal activamente viola la sección 737 de la Ley de Relaciones Federal de Puerto Rico, que viabilizó la creación de la estructura de gobierno del Estado Libre Asociado, y cuyo lenguaje dispone que “los derechos, privilegios, e inmunidades de los ciudadanos de Estados Unidos serán respetados en Puerto Rico en la misma medida que Puerto Rico fuera un Estado de la Unión”.

“Bajo la sección 737, aunque seamos un territorio, los derechos nuestros tienen que ser respetados y el derecho más fundamental de libertad de expresión es el derecho a votar, que cuando no te permiten ejercerlo, pues a mi entender, nos están violando el derecho a la libertad de expresión”, argumentó el licenciado Cobo Estrella.

Por otra parte, la acción legal argumenta que los poderes plenarios del Congreso sobre el territorio de Puerto Rico, al amparo de la cláusula territorial, suponen aplicar únicamente a territorios y propiedad en la Isla y no a ciudadanos, pues no son propiedad. En cuestión de los derechos de los ciudadanos que viven dentro del territorio, la demanda insiste que la Carta de Derechos protege los derechos de los ciudadanos ante las restricciones impuestas por el gobierno federal.

“El Congreso no puede disminuir los derechos garantizados a ciudadanos estadounidenses, ni discriminar a base de factores como lugar de origen o raza, con el pretexto de que tienen el poder de regular ‘propiedad’. Ciudadanos federales de Estados Unidos NO [sic] son propiedad del Congreso. Por tanto, la necesidad de diferenciar el pueblo y su propiedad. Derechos de propiedad no pueden disminuir a los residentes estadounidenses de Puerto Rico hacia una segunda clase”, reza la demanda.

Aunque la denuncia particular consignada por Cobo Estrella en su demanda es que, pese a que fue residente de Estados Unidos y logró votar en las elecciones del 2000, en los pasados comicios federales en 2020 no se le permitió votar al no ser residente estadounidense. Para Cobo Estrella, gran parte de ese marco legal federal que viabiliza discriminar contra los puertorriqueños en las elecciones presidenciales es la noción de que la cláusula territorial permite tratar a ciudadanos puertorriqueños como propiedad.

“Nosotros no somos propiedad. El territorio, por el tratado de París y la cláusula territorial, sí es propiedad del gobierno federal. Pero las personas no somos propiedad, por eso es que existe una Carta de Derecho en el gobierno federal que nos aplica a nosotros como personas”, insistió el abogado.

Una vía más larga para lograr la estadidad

A juicio del secretario general del Partido Nuevo Progresista (PNP), Carmelo Ríos, aunque el propósito de la demanda es loable y adelanta un poco el reclamo de derechos civiles para los puertorriqueños, sentenció que el reclamo está incompleto si obvia el concepto de estadidad como vehículo para lograr la igualdad verdadera.

“Esto va en el camino más largo y enviar un mensaje que nos conformamos con la mitad de los derechos. Por eso lo entiendo, pero dame algo. Los derechos no se negocian, se exigen. Los tienes o no los tienes, no hay términos medios. Y si no los tienes es porque te están discriminando, eres un ciudadano de menor o inferior derecho que otros y eso en la democracia que yo represento no existe”, declaró el secretario general de la Palma.

Por su parte, el profesor en administración pública de la Universidad Interamericana, Kenneth McClintock, coincidió con Ríos en el sentido de que reclamar el derecho al voto presidencial mediante una acción legal ante los tribunales podría convertirse en una distracción para adelantar la causa de la estadidad.

En ese sentido, explicó que para concretarse el voto presidencial por conducto de una demanda, de concederse el reclamo, se requeriría acción congresional para enmendar la constitución federal, mientras que con la estadidad solo se requiere acción del Congreso y la firma del presidente.

“Para tú tener la estadidad, necesitas una mayoría de los votos de los representantes de la Cámara y una mayoría de los votos presentes del Senado y la firma del presidente. Para tú conseguir el voto presidencial, con toda probabilidad el tribunal te va a decir que necesitas seguir el camino del Distrito de Colombia, que fue el de conseguir dos terceras partes en ambas Cámaras para proponer una enmienda a la constitución y lograr que 38 legislaturas estatales lo ratifiquen también”, explicó McClintock, en referencia a la manera en que el distrito de Washington DC logró conseguir el voto presidencial para sus residentes.

FUENTE: elvocero.com

27 de octubre de 2022 - 07:52

Deja tu comentario

¿Querés estar informada/o las 24hs?

Suscribite a nuestro Newsletter