Puerto Rico 25 septiembre 2018

Desahogo de Rivera Schatz

Rivera Schatz aludió a la crisis de liderato político en Puerto Rico y en el mundo

“Hay una crisis de liderato y eso entonces pone sobre los hombros de los puertorriqueños y las puertorriqueñas la responsabilidad de participar en los procesos democráticos para elegir hombres y mujeres capaces de gobernar”.

Con estas palabras el presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, inició ayer su turno en la sesión ordinaria, en la que otras voces legislativas aprovecharon para pronunciarse sobre la negativa del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de conceder la estadidad a la Isla.

En su discurso, Rivera Schatz aludió a la crisis de liderato político en Puerto Rico y en el mundo, aunque mencionó casos particulares como las diferencias que mantiene con la secretaria del Departamento de Justicia, Wanda Vázquez, y la pena que le causó ver a la Oficina del Contralor haciendo un llamado a que le hicieran caso a sus informes para evitar actos de corrupción internos.

“En Puerto Rico, personas que típicamente ridiculizan lo que Trump dice, hoy quieren tomar en serio lo que él dijo sobre la alcaldesa de San Juan y entonces matizarlo como que es una oposición a la estadidad, a que Puerto Rico sea admitido como un estado de la unión”, expresó.

“Después de todo, el presidente no decide eso (la estadidad para la Isla). Trump no tiene el poder de decidir eso. Ponerle fin a nuestra situación colonial comienza por nosotros los puertorriqueños con las opciones que son no coloniales, no territoriales y por supuesto permanentes y democráticas”, abundó.

Criticó además al expresidente estadounidense Barack Obama, por su indiferencia ante la condición colonial en que se encuentra la Isla.

“Entre Trump y Barack no hay diferencias en su color de piel porque trataron igual a Puerto Rico. Uno fue indiferente y el otro es arrogante. Así que sea quien sea el presidente de Estados Unidos, que merece el respeto nuestro, no es el que va a decir cuál va a ser nuestro destino. Seremos nosotros los puertorriqueños”, expresó.

Asimismo, Rivera Schatz indicó que para combatir la crisis de liderato es necesario que el gobernador Ricardo Rosselló reclute con urgencia a la persona a cargo de la Oficina del Inspector General de Puerto Rico.

“Escuché hace algún tiempo que había un comité buscando talentos en Estados Unidos para ocupar ese cargo. Hay puertorriqueños y puertorriqueñas que tienen talento de sobra para ocupar ese cargo”, expresó.

Esta medida fue convertida en ley por el Ejecutivo el pasado 3 de enero con la intención, según trascendió en ese entonces, de que este funcionario sea el encargado de auditar el manejo de fondos públicos de las agencias del gobierno y de mantener la confianza de la ciudadanía en las instituciones públicas.

EL VOCERO pidió una reacción ayer a La Fortaleza sobre el estatus de dicho nombramiento, pero no se recibió respuesta al cierre de esta edición.

Expresan su indignación

De otro lado, el senador independiente José Vargas Vidot resaltó en su turno que las expresiones de Trump deben “ponernos a temblar”, al tiempo que se refirió al mandatario estadounidense como “una persona cuya cabeza simplemente sirve para albergar su extraño cabello”.

“Creo que debemos estar muy pendientes porque aunque esto pueda producir risa, la verdad es que la historia ha estado llena de personas que en su locura han destruido momentos importantes de la historia… “, comentó.

En tanto, el senador del Partido Independentista, Juan Dalmau, sostuvo que la reciente actitud del gobierno de Estados Unidos demuestra que sigue la falta de democracia hacia la Isla. “El menosprecio de Estados Unidos no comenzó con Donald Trump, lo que cambió fue la forma”, mencionó.

La sesión concluyó ayer con la aprobación del Proyecto del Senado 1081 que busca enmendar la Ley del Código Anticorrupción para garantizar asistencia legal gratuita a los empleados públicos que denuncien actos de corrupción.

Notas Relacionadas

Deja tu comentario