Puerto Rico 24 mayo 2018

Freno a los alquileres a corto plazo

La alcaldesa Carmen Yulín Cruz sostuvo que los residentes del Viejo San Juan están preocupados por el desplazamiento

La Legislatura municipal de San Juan iniciará mañana las vistas públicas sobre la ordenanza propuesta por la alcaldesa Carmen Yulín Cruz, para establecer una moratoria de un año a los permisos para nuevos arrendamientos de menos de tres meses en la zona residencial del Viejo San Juan.

Cruz explicó, en entrevista con EL VOCERO, que la moratoria responde a una petición que trajo la comunidad de residentes del casco histórico de la capital, ante el desplazamiento acelerado que se estaba suscitando.

“Si esperamos que el 50% de los apartamentos disponibles estén ya ocupados por Airbnb es más difícil revertir algo que ordenarlo y regularlo. No queremos afectar los que ya están. Los que ya están, siguen funcionando”, comentó la alcaldesa de la capital.

El pedido a la Legislatura municipal es que se pause la proliferación de estos locales, mientras se gana tiempo para diseñar un marco regulatorio que tome en cuenta los intereses de la comunidad.

Se estima que nada más en el casco histórico hay sobre 300 sitios dedicados a este tipo de alquiler que por lo general son de uno o dos días, mientras en toda la capital hay más de mil propiedades.

“Hay muchos desarrolladores, la mayoría de ellos que no son puertorriqueños, comprando edificios en el Viejo San Juan y uniendo esos edificios internamente. El sistema de zonificación comienza a ser retado”, argumentó sobre las estructuras que conservan su fachada de casa, pero en realidad no lo son.

Agregó que otro problema que trae este nuevo modelo de negocios es que, usualmente sube el costo de vida ya que los turistas están dispuestos a pagar más por uno o dos días que alguien que consume allí todos los días, lo que se conoce como desplazamiento o aburguesamiento.

“Ya estamos viendo este tipo de especulación de comprar a precios bajos y retar la zonificación existente. Si no se maneja adecuadamente, puede crear un problema de desplazamiento”, puntualizó Cruz.

El presidente de la Legislatura municipal de San Juan, Marco Rigau, indicó ayer a EL VOCERO que ya hay una gran cantidad de deponentes inscritos para comunicar su postura en cuanto al Proyecto de Ordenanza número 13 del año fiscal 2018, como parte de las vistas públicas que se celebrarán mañana y el sábado.

“Cuál va a ser el resultado de este proyecto, no lo puedo decir. No tenemos una posición tomada a priori. Vamos a escuchar a la gente”, contestó Rigau.

La lista de deponentes provista por la oficina de la Legislatura municipal incluye al momento 19 personas y corporaciones, incluyendo a la Compañía de Turismo de Puerto Rico, así como a propietarios, residentes y el hotel El Convento. Se indicó, no obstante, que el número sigue aumentando debido a que las personas siguen llamando para turnos.

Aunque la Legislatura municipal comparte el interés de preservar el carácter comunitario del Viejo San Juan, Rigau comentó que no hay una sola fórmula para ello. Descartó opinar sobre la moratoria, sino que se limitó a decir que celebrará las vistas “con la mente abierta”. “Antes de tomar una decisión, vamos a escuchar al ejecutivo municipal, los dueños de Airbnb, los residentes, los comerciantes, los Bed and Breakfast”, comentó.

La Compañía de Turismo había hecho un acuerdo con la plataforma de arrendamiento digital para cobrar el impuesto por ocupación de habitación, tal como lo hace con los hoteles.

Rigau comentó, sin embargo, que a diferencia de los demás negocios, estos no pagan patente y por tanto no contribuyen dinero para los servicios de la limpieza y seguridad de San Juan.

Habla una residente

La periodista jubilada y residente del casco histórico, Laura Candelas, comentó que les preocupa la sustitución de la población. “Aquí vivía gente: familias completas, matrimonios jóvenes, estudiantes y ahora, de momento, lo que vemos son turistas. Cada día vive menos gente, entonces se destruye la comunidad”, reaccionó la también miembro de la Asociación de Vecinos.

La corredora de bienes raíces y residente, Margarita Gandía, argumentó en un canal de televisión que solo quedaban muy pocas residencias para alquiler a un precio razonable.

Algunas de las limitaciones estudiadas en otros países incluyen: restringir a un solo sitio de alquiler por dueño, alquilar por un máximo de tiempo o limitar esta actividad a las áreas comerciales y cercanas a las plazas públicas, en lugar de ocupar las calles residenciales.

EL VOCERO supo por fuentes que son alrededor de seis desarrolladores los que han adquirido la mayoría de estos edificios en el casco histórico.

Notas Relacionadas

Deja tu comentario