Puerto Rico 28 septiembre 2017

"Fuerza estratégica"

El Departamento de Defensa Civil de Estados Unidos notificó ayer en una comunicación oficial que en Puerto Rico se activó el Título 10 relacionado a las Fuerzas Armadas “para proporcionar comando logístico y control, transporte, distribución de suministros, control de movimiento y capacidades de ingeniería” en los esfuerzos de recuperación del País tras el devastador azote del huracán María.

Se informó, además, que el subdirector general de operaciones para el Comando Norte del Ejército estadounidense, Richard Kim, estaría llegando ayer mismo para establecer un centro de operaciones en la Isla.

La Agencia de Logísticas de Defensa enviará 90 camiones de combustible al País, según el Departamento de Defensa Civil. Asimismo, la Unidad Expedicionaria Marina envió recursos de salud a inspeccionar y evaluar las necesidades de los hospitales. Además, el buque hospital USNS Comfort partirá también hacia Puerto Rico.

Por su parte, el gobernador Ricardo Rosselló dijo que el Army aportará personas con peritaje en transportación, combustible, medicina e ingeniería. “Nos van a ayudar en todas las áreas pertinentes”, señaló sobre lo que calificó como una “fuerza estratégica”.

Recuperar el ritmo normal de producción y diario vivir tras la devastación dejada por María enfrentaba ayer su escollo principal en la distribución del combustible, así como de los suministros enviados en miles de contenedores, que permanecían acumulados en los muelles, aunque ya se empezaban a discutir alternativas en reuniones con el sector privado.

“Todo Puerto Rico fue devastado, así que cualquier capacidad que teníamos para ayudar se ve limitada… Tanto la Policía como los servidores públicos se han visto limitados de que puedan llegar a sus zonas de trabajo, porque han recibido los embates de este desastre. Es lo mismo con los camioneros, con los operadores de gasolineras…”, comentó Rosselló al entregar suministros en el municipio de Salinas.

Estancados los furgones

El gobernador sostuvo que el problema de combustible se trataba de “una limitación de logística, no de suministros”. Mientras, desde su cuenta oficial de Twitter reiteraba: “Hay suministros y continúan llegando. Estamos esperando que los transportistas lleguen para distribuir”.

“Ayer (el martes) me estaba diciendo un naviero que han empezado a llegar furgones, se les llenó ya el lote y van a tener que dejar de recibir porque no está saliendo del muelle porque no hay diésel... No hay diésel disponible tanto para los distribuidores como para los comercios al final del día”, contó el vicepresidente ejecutivo de la Cámara de Mercadeo, Industria y Distribución de Alimentos (MIDA), Manuel Reyes.

Sin embargo, anteayer llegaron barcazas con 14 millones de galones de diésel a Puerto Nuevo y 300 mil galones de ese combustible a la bahía de San Juan.

Reyes participó en una reunión del sector privado, el gobierno local y el federal en la que se acordó abrir un sinnúmero de gasolineras exclusivamente para empleados de los sectores primarios de salud, alimento y seguridad, además de que se seguía insistiendo en la convocatoria a los camiones conocidos como “pitufos”, cuyos choferes supuestamente han estado incomunicados.

“Estamos buscando con la Comisión de Servicio Público hasta debajo de las piedras”, dijo Reyes a EL VOCERO.

Aunque Rosselló aseguró que se ha aumentado en un 25% la cantidad de transportistas a cargo de acarrear el combustible, las filas en las gasolineras eran ayer de hasta siete horas. El secretario del Departamento de Asuntos del Consumidor (DACO), Michael Pierluisi, indicó que hay más de 500 gasolineras abiertas, aunque muchas de estas se quedan rápidamente sin gasolina porque la entrega les dura entre cuatro a cinco horas.

“Se tienen que reportar para nosotros entender con cuánta gente estamos lidiando, cuáles esfuerzos tenemos”, exhortó Rosselló a los camioneros.

Asimismo, dijo que la limitación en flujo aéreo se estaría atendiendo con la apertura de los aeropuertos de Ceiba y Aguadilla por parte de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA).

Crisis en los puertos

El oficial de Asuntos Públicos de la Guardia Costanera, Ricardo Castrodad, explicó, por su parte, que el puerto de Yabucoa -por donde entra el 33% del combustible- continúa cerrado, al igual que los puertos de Ponce y Mayagüez, debido a que “en algunos de ellos hay que hacer trabajos de dragado porque pueden haber obstrucciones en la vía navegable o el calado de las embarcaciones que usualmente transitan por esa vía navegable no es suficiente”.

De lo contrario, “pudieran encallar y pudiese ocurrir algún tipo de emergencia, que entonces sí te cierra el puerto a largo plazo y ocurrir un desastre ambiental”, agregó Castrodad.

Fuente: elvocero.com

Deja tu comentario