Puerto Rico 28 julio 2021

Manuel Cidre sobre los paros: "En Puerto Rico está imperando la anarquía y la incertidumbre"

El secretario del DDEC, Manuel Cidre, alerta sobre los efectos en la economía de los recientes paros en los muelles

A raíz de los paros decretados recientemente por los camioneros y por los trabajadores de los muelles, el secretario del Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC), Manuel Cidre, sostuvo que el ambiente de negocios se está viendo afectado por la incertidumbre que generan estas acciones.

Puerto Rico produce más medicamentos para Estados Unidos que cualquier otro país y mantiene la mayor densidad por milla cuadrada y per cápita en la concentración de manufactura farmacéutica del mundo. Datos del DDEC apuntan a que esta industria —con ingresos cercanos a los $40,000 millones— lidera la recuperación de la manufactura, que ha alcanzado niveles que no se experimentaban desde 2018.

“Me pregunto qué pensarán en los ‘headquarters’ en Estados Unidos cuando sus plantas en la Isla no pueden cumplir con su manufactura por conflictos laborales, justamente en momentos en que perseguimos atraer este tipo de empresas a la Isla”, cuestionó Cidre, al tiempo en que enfatizó que se debe salvaguardar la seguridad del ciudadano y la economía en medio de las negociaciones.

Competitividad en juego

Analistas consultados por EL VOCERO coinciden con Cidre en que los paros decretados recientemente podrían la competitividad de la Isla

Elizabeth Plaza, presidenta de Strategic Consultants International, firma especializada en consultoría a la industria farmacéutica, aseguró que “la situación va en total contradicción a lo que el gobierno y el sector privado busca”.

“Todos tienen derecho a reclamar y hacerse escuchar, pero eso no puede ser al costo del sector productivo. Poner en jaque las operaciones de la industria privada, que son los que sostienen la mayoría de los empleos en Puerto Rico, es inaceptable. Hay plantas en Puerto Rico que son el único centro de producción de medicamentos que representan mantener vidas y con eso no se puede jugar”, indicó.

Plaza también hizo hincapié en que el pleito que actualmente se mantiene en el muelle puede poner en riesgo las exportaciones. En la Isla se producen 11 de los 20 medicamentos más consumidos a nivel mundial. “No es solo que nuestros suministros están en riesgo, es que también peligra la exportación de lo que aquí se produce. Son productos críticos para la vida humana”, agregó.

Por su parte, Yandia Pérez, vicepresidenta ejecutiva de la Asociación de Industriales de Puerto Rico (AIPR), enfatizó que la situación afecta la estabilidad del sector comercial y genera incertidumbre en el ambiente empresarial, lo que podría disuadir a las compañías de mantener, expandir o atraer manufactura a la Isla.

“Llevamos meses abogando para que Puerto Rico se viera como una opción para atraer la manufactura estadounidense que se llevaba en el extranjero y ayudar a evitar los problemas en el suplido de medicamentos y productos necesarios para atender situaciones de emergencia como la pandemia. Ahora esto nos pone en riesgo que sigan mirando a la Isla como una alternativa para asegurar la cadena de suplido”, añadió Pérez.

Mientras que Jesús Vázquez, presidente del Centro Unido de Detallistas (CUD), recalcó que tanto la manufactura, como los comercios se ven afectados por los trastoques en la cadena de suministros, los altos costos operacionales, la inestabilidad en el servicio eléctrico y la complejidad en los permisos.

“Lo que están buscando es que los comercios locales sigan cerrando sus puertas y que las pocas compañías que quedan en Puerto Rico de la 936 decidan irse. No solamente es necesaria una condición económica, sino también estabilidad. Están imposibilitando sus operaciones”, afirmó.

Fuentes de EL VOCERO informaron que ante el conflicto obrero patronal entre la empresa Luis Ayala Colón —operador del muelle de San Juan— y la International Longshoremen’s Association —unión de trabajadores de los muelles— cerca de 3,000 vagones que debieron ser desembarcados fueron llevados hacia Panamá y República Dominicana.

El barco desde Panamá tardaría 48 horas en regresar y la embarcación desde la República dominicana se tomaría 15 horas en llegar a Puerto Rico. Se aseguró a EL VOCERO que no hay planes de volver a la Isla hasta que se llegue a un acuerdo.

Al cierre de esta edición, las partes en conflicto se encontraban en la mesa de negociación en un intento por llegar a un acuerdo y evitar que el conflicto siga escalando.

Fuente: elvocero.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario