Puerto Rico 20 noviembre 2017

Representantes no han saldado la deuda por gasolina

Sin embargo, los 18 senadores que utilizaron la bomba de combustible del gobierno cumplieron con sus pagos

Los representantes todavía adeudan $7,238 a la Administración de Servicios Generales (ASG) por la gasolina que se despacharon tras el paso del huracán María y por la cual no pagaron ni hicieron largas filas, como el resto de los puertorriqueños.

El administrador de la agencia, Miguel Encarnación, informó a EL VOCERO que los 18 senadores y el superintendente del Capitolio, Wilfredo Ramos, ya pagaron su deuda con la entidad, pero que los representantes solo han abonado parte de lo adeudado. La deuda de los senadores estaba cerca de los $4 mil.

“Según establecido y acordado con los legisladores, han estado pagando el consumo de gasolina que le fue facturado en el momento del despacho. La semana pasada ya todos los senadores habían pagado sus facturas. En el caso de la Cámara, se facturó y ya hemos recobrado $5 mil dólares de un total de $12,238. Recuerde que la cantidad de representantes servidos fue mayor a la de los senadores”, precisó en declaraciones escritas.

En total, fueron 40 los representantes que fueron a las bombas de Servicios Generales luego del huracán para echar gasolina. Originalmente la entidad había dicho que los representantes echaron poco más de $6 mil en gasolina, pero indicó a EL VOCERO que el monto fue de más de $12 mil.

Rosselló no dio el permiso

El uso de estas bombas se dio a conocer tras el paso del huracán cuando el presidente de la Cámara, Carlos “Johnny” Méndez le dijo a la prensa que fue por autorización del gobernador Ricardo Rosselló y por petición del representante Abid Quiñones que se permitió a los legisladores utilizar estas bombas en las cuales no había las largas filas que se hicieron en el resto del país. Dijo entonces que los legisladores no necesariamente pagarían por esta gasolina pues la factura se le pasaría a la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés). Esto, dijo entonces, porque los legisladores usaron la gasolina para responder a la emergencia.

Luego de estas expresiones, el gobernador rechazó haber autorizado el uso de las bombas del gobierno por parte de los legisladores. FEMA también desmintió que pagaría de forma automática por la gasolina, indicando que pagaría por los carros que se usaron para funciones de rescate. Encarnación entonces dijo públicamente que fue él quien autorizó el despacho de gasolina y que los legisladores – y cualquier otra entidad que hubiera sido autorizada a usar esta gasolina – tendría 30 días para pagar por la misma.

Esta gasolina se despachó, según informó Encarnación, entre el 25 de septiembre y el 17 de octubre.

Encarnación no entregó a este rotativo la lista de representantes que faltan por saldar su cuenta con la agencia.

Fuente: elvocero.com

Notas Relacionadas

Deja tu comentario