Puerto Rico 03 noviembre 2021

Rectores advierten sobre los impactos de paros y huelgas en recintos de la UPR

Más unidades se unen a la paralización de labores, mientras estudiantes rechazan la imposición de mayores recortes presupuestarios

La agencia acreditadora Middle States Commission on Higher Educationrequirió información a los recintos de la Universidad de Puerto Rico(UPR) sobre cómo garantizarán la continuidad de los servicios académicos, en momentos en que al menos de 10 de los 11 campus han estado en paro o huelga en algún momento de las últimas tres semanas.

Los rectores de Cayey y Río Piedras, Glorivee Rosario Pérez y Luis A. Ferrao Delgado, confirmaron en entrevistas separadas que el lunes recibieron comunicaciones de la agencia acreditadora.

Rosario Pérez precisó que tienen hasta el 15 de noviembre para hacer llegar la información.

Todos los recintos recibimos unas preguntas que tenemos que contestar de la Middle States, cuestionando cómo se da continuidad académica, de los servicios académicos y administrativos. Tenemos que demostrar que hay continuidad”, expresó Rosario Pérez.

La rectora de Cayey recordó que el 98% de sus clases se estaban ofreciendo de forma presencial previo a que los estudiantes decretaran un paro hace dos semanas. Ayer, oficialmente, retomaron las labores académicas y administrativas a distancia, luego que la Junta de Gobierno autorizara el jueves que se autorizara el teletrabajo cuando los rectores lo consideren necesario.

Por su parte, Ferrao Delgado indicó que el 93% de las secciones en Río Piedras se ofrece este semestre a distancia, por lo cual no será un reto demostrar a Middle States que continúan impartiendo cursos.

Hasta el martes, los estudiantes en cuatro recintos habían decretado huelgas indefinidas: Mayagüez, Humacao, Cayey y Bayamón. Recintos como Río Piedras y Aguadilla continuaron esta semana en paro, mientras que Carolina y Arecibo culminaron la semana pasada los paros estudiantiles decretados. Río Piedras tendrá el miércoles asamblea general.

El principal reclamo estudiantil es manifestar su rechazo a la implementación de la recién aprobada Ley 53 que viabiliza el Plan de Ajuste de la Deuda(PDA).

La ley dispone que la UPR recibirá una asignación del gobierno central de $500 millones por cinco años, para así frenar los recortes contenidos en el plan fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal(JSF). Pero aún no se han tomado pasos concretos para enmendar el plan fiscal de la UPR de modo que esto se pueda implementar, argumentó el presidente del Consejo General de Estudiantes (CGE) del recinto de Mayagüez, Orlando Emanuel Ramos Rosado.

“Ha sido una olla de presión que reventó. Aunque ya se aprobó la Ley 53, que era el proyecto 1003, eso no garantiza que le vayan a dar los $500 millones a la UPR. La Junta de Supervisión Fiscal no ha garantizado los $500 millones, el plan fiscal sigue vigente, así que el presupuesto para el próximo año fiscal sería de unos $380 y tantos millones más viene otro aumento más a la matrícula. Ellos (la administración universitaria) fueron a cabildear a favor de los $500 millones, dieron el visto bueno al proyecto y ahora no tienen nada, no tienen nada asegurado”, expresó Ramos Rosado.

Asimismo, varios recintos han exigido las renuncias de sus respectivos rectores. En Río Piedras, los alumnos han solicitado más espacios para poder estudiar dentro de recinto y que se aumente la cantidad de cursos presenciales el próximo semestre, según detalló el Movimiento Estudiantil riopedrense la semana pasada. En Cayey, además impulsan la aprobación del proyecto del Senado 172, que propone una nueva Ley de la UPR.

“Son reclamos que ha hecho el estudiantado de forma democrática, en asamblea general, que es el espacio que dispone la ley”, sostuvo el representante estudiantil de Cayey ante la Junta Universitaria, Christian Roig Laboy.

En el primer día completo de huelga, ayer se llevaban reuniones en la Junta de Seguridad del recinto de Cayey en torno a los espacios que los manifestantes podían ocupar, indicó Rosario Pérez.

Las protestas se llevan a cabo dentro de los portones de recinto, pero los estudiantes no pueden pasar de las casetas de los guardias. Los baños disponibles no están aptos, argumentó Roig Laboy, por lo que solicitan acceso a un área del Centro de Estudiantes conocido como el Salón C.

“Es un edificio donde tenemos oficinas de Asistencia Económica, Servicios Médicos, Consejería... Hay récords de estudiantes. Por supuesto que está todo con seguridad, pero no tenemos control (durante la huelga)”, manifestó la rectora, al lamentar que debido al tranque no se permite acceso al recinto de personal necesario para monitorear la calidad del agua que se obtiene de un pozo, lo que podría provocar incumplimiento del recinto con regulaciones ambientales.

Tanto el representante estudiantil como la rectora Rosario Pérez rechazaron que en el recinto cayeyano hubiese presencia de la Policía. Pero mientras Roig Laboy indicó que los manifestantes estaban en vilo, “preparados para lo que pudiera pasar”, la rectora indicó que ella se deja llevar por la Política de no Confrontación del recinto y una intervención policíaca sería “un último recurso” ante una amenaza de seguridad seria.

En el caso de Río Piedras, un día antes de la asamblea general, el rector Ferrao Delgado manifestó que ya ha atendido los reclamos estudiantiles que él puede atender.

“Las reivindicaciones o reclamos concretos se los estoy reconociendo. Una mayor apertura de las bibliotecas, me mencionaron varias, como la Biblioteca General, la de Derecho y la de Naturales, va a aumentarse el horario hasta la medianoche. Lo otro es mayor número de clases presenciales en el próximo semestre. Se dieron instrucciones, se le pidió a los decanos que más del 51% de las clases sean presenciales y hay facultades que van a llegar al 70%”, indicó.

No obstante, Ferrao Delgado destacó que la administración universitaria no tiene control sobre la legislación que se aprueba o las acciones de la Junta de Supervisión Fiscal.

“Entiendo el reclamo estudiantil, entiendo la molestia de los estudiantes. Entiendo la molestia con los recortes a la UPR y, sobre todo, al recinto de Río Piedras, que han sido injustos y demasiado precipitados. Ese descontento, ese reclamo, vamos a canalizarlo adecuadamente. No creo que sea cerrando el acceso a la universidad la manera correcta”, expuso el rector riopedrense.

Notas Relacionadas

Deja tu comentario