Puerto Rico24 abril 2019

Reparos de Laboy al nuevo proyecto

Objeta que la prohibición de las terapias de conversión no aplicaría a religiosos, iglesias y a sus cleros

La senadora del Partido Nuevo Progresista (PNP), Zoé Laboy, expresó ayer que le preocupa un artículo del nuevo proyecto de ley que presentó el Ejecutivo para prohibir en la Isla las terapias de conversión que se alega sirven para cambiar la orientación sexual de una persona. La iniciativa fue presentada ayer por el gobernador Ricardo Rosselló, quien retomó la medida luego de que la Cámara derrotó una gestión tripartita con la misma finalidad.

Laboy fue una de las propulsoras del proyecto inicial junto a otros senadores de minoría como Juan Dalmau, Eduardo Bhatia y José Vargas Vidot. La pieza también tenía el apoyo de Rosselló, pero no así de los representantes del Partido Nuevo Progresista (PNP) identificados con los principios religiosos. Ante ese panorama, el primer ejecutivo anunció ayer que insistirá en la medida como una iniciativa de política pública.

El artículo, según Laboy, establece que la prohibición de las terapias de conversión no va a aplicar a religiosos, iglesias y a sus cleros. “Siento que en ese proyecto, aunque es un paso hacia adelante —porque se están prohibiendo las terapias de conversión para que los profesionales de la salud no las puedan dar en Puerto Rico—, hay un artículo en específico que me preocupa mucho y es el artículo 6. Me preocupa porque luego de hacer una evaluación y seguir empapándome en este tema supe que en Estados Unidos hay 16 jurisdicciones que tienen leyes que prohíben las terapias de conversión y ninguna hace una excepción como la que hace el artículo 6 del proyecto que va a presentar La Fortaleza”, dijo la legisladora en entrevista con EL VOCERO.

La senadora comentó que la medida irá directamente a la Cámara de Representantes para discusión y emplazó a la representante penepé María Milagros Charbonier a celebrar vistas públicas.

“Me preocupa porque la realidad de lo que ocurre en la calle y la literatura así lo aprueba, es que los profesionales que aplican y utilizan las terapias de conversión son profesionales de la salud que son a la vez religiosos. Entonces, si voy en ese artículo 6 a decir que les aplica a estos profesionales de la salud, pero si eres religioso esta prohibición no te aplica, pues mi preocupación es que vamos a terminar teniendo jóvenes, niños y niñas sometidos a las terapias de conversión por un profesional de la salud que a su vez es religioso”, abundó Laboy.

No descartó enmendar ese artículo cuando la medida llegue al Senado, aunque primero deberá pasar por el cedazo de la Cámara. No obstante, Laboy insistió en que la propuesta es un paso de avanzada y agradeció a Rosselló por la iniciativa.

El senador del Partido Popular Democrático (PPD), Bhatia —quien fue uno de los autores del proyecto inicial de terapias de conversión—, dijo que no emitirá un juicio hasta tanto no tenga la nueva medida en sus manos. “Me parece que hay que leer el proyecto. Si es una prohibición a las terapias de conversión tiene que ser una prohibición absoluta y en ese sentido sé que el gobernador estaba tratando de buscar algún tipo de negociación con grupos religiosos. Me parece que eso está bien, pero aquí el bienestar del niño es lo más importante”, sostuvo.

Por su parte, el senador del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Dalmau, señaló que “si es el mismo texto te puedo anticipar que estaré a favor del proyecto de las terapias de conversión”.

Irá a vistas públicas

En tanto, Charbonier dijo que la medida no apoya que se torture a los menores, pero sí establece parámetros para evitar que se afecten con las terapias de conversión. “En este caso de la terapia reparativa la medida mantiene la voluntad del paciente y tiene derecho a discutirlo con el doctor”, señaló.

La medida ayer no había llegado a la Cámara de Representantes a pesar de que Rosselló la presentó desde La Fortaleza. Charbonier dijo además que el proyecto de terapias de conversión será llevado a solo un día de vista pública y que también se efectuará una vista ejecutiva para escuchar a los afectados. “Será una vista ejecutiva y confidencial. Si me quieren contar algo que me lo digan en una vista confidencial para yo tener los datos”, sostuvo.

Fuente: elvocero.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Deja tu comentario