Puerto Rico 19 marzo 2021

Residentes del Viejo San Juan exigen atención a los problemas que aquejan su comunidad

Urgen al municipio a tomar acción para controlar el comportamiento de turistas y visitantes que incumplen con las medidas para evitar contagios del COVID-19

Sobre 130 residentes delViejo San Juan llegaron ayer, jueves, hasta la Plaza de la Barandilla para expresar su malestar con las diversas situaciones con turistas y visitantes que han ocurrido en la Ciudad Amurallada y que se han agravado en las últimas semanas con el incremento de viajeros que incumplen con las medidas impuestas para evitar los contagios por elCOVID-19.

“En estos últimos años nos hemos sentido como una sociedad en peligro de extinción. Por tal razón, estamos aquí para luchar porque nuestro pedacito de paraíso se proteja y se cuide con respeto y dignidad”, sostuvo el portavoz de la Asociación de Vecinos del Viejo San Juan (AVISAJ), Eddie Ramírez.

Entre las quejas que vociferaron los asistentes, destacaron el uso de las “scooters” en las aceras, la ausencia de mascarillas en los rostros de las personas, especialmente los turistas, y el ruido en las calles, incluyendo el llamado “voceteo” de los autos que pasan con la música a todo volumen. Incluso, mencionaron que urge el acceso a más baños públicos para evitar que las personas orinen en la calle, como han observado.

Durante la reunión, convocada por AVISAJ, afirmaron que, en muchas ocasiones, la policía “no les decía nada” a los turistas o si intervenían, estos continuaban incumpliendo cuando los agentes se retiraban del lugar.

El grupo convocó a los residentes con el propósito de que redacten sus denuncias en cartas que le serán entregadas al alcalde de San Juan, Miguel Romero, en una reunión pautada para el 16 de abril, concedida apenas la semana pasada a AVISAJ, a pesar de que la solicitaron desde principios de año.

Por otro lado, en entrevista con este medio, Ramírez resaltó que hay un descontrol en cuanto al uso de alojamientos a corto plazo o Airbnbs entre los visitantes, a los que parece no importarles que en el Viejo San Juan vive gente.

“Hace poco en la calle Cruz destrozaron una unidad completamente, se gritan, se pelean... No hay un respeto de ese visitante hacia los vecinos. Si te estás hospedando en un alojamiento a corto plazo en una zona residencial, tienes que respetar la comunidad, tienes que ser un viajero responsable que respete ese entorno”, dijo.

Sobre los alquileres a corto plazo, Ramírez señaló que exigirán que se retomen los esfuerzos de regulación, sobre todo para evitar que conviertan edificios completos en “hoteles clandestinos”.

Cybelle Cartagena, quien lleva sobre 30 años viviendo en la Ciudad Amurallada, sugirió el uso de letreros que alerten a los visitantes de que se encuentran en una zona residencial. “Muchas veces pido a las personas que por favor bajen la voz que aquí vive gente y mucha gente, turistas, me dicen ‘ay, perdona no sabía. Mucha gente se cree que como hay barra, restaurantes y no saben que vive gente”, sostuvo.

Opinó que, en cuanto a la situación del ruido, la policía no va a hacer nada, pero que los letreros pueden ayudar a concienciar a las personas.

A la reunión asistieron los legisladores municipales por el Movimiento Victoria Ciudadana, Mary y Michael Taulé. Ambos se comprometieron con llevar los reclamos de los residentes del Viejo San Juan ante la legislatura municipal y el alcalde.

De hecho, Taulé sostuvo que en la legislatura ya se aprobó la evaluación de los códigos de orden público.

“Ya hay unos proyectos de administraciones pasadas que se quedaron en nada y nosotros podemos recuperar. Aclaramos que estamos en minoría, pero al igual que ustedes, nuestra voz en ese espacio vale y no tenemos que esperar al 16 de abril para reunirnos con el alcalde y tomar acción respecto a lo que a ustedes les impacta”, expresó por su parte, Mari Rohena Cruz.

De cara a la reunión con el alcalde, AVISAJ invitó a los residentes del Viejo San Juan para una demostración en la Plaza de Armas, el 16 de abril a las 11:00 a.m.

Para el estadounidense Barry Farnham, quien se identifica como sanjuanero y defensor de la comunidad del Viejo San Juan tras 16 años en la isla, la comunidad debe unirse ese día para reclamar acción por parte del gobierno.

“Sería fantástico si todos acudimos y nos negáramos a irnos hasta que el alcalde y otros funcionarios nos aseguren que van a hacer algo más allá de buscar la reelección en cuatro años... Nuestra cultura se ha perdido, nuestros espíritus han decaído y no podemos permitir esto. Alguien debe dejarles saber que votamos por las personas para que nos cuiden. Esta es nuestra casa, la amamos, no nos vamos a ir y no la entregaremos a los turistas, no seremos como Venecia”, comentó efusivamente Farnham.

Fuente: elnuevodia.com

Notas Relacionadas

Deja tu comentario