Puerto Rico 06 septiembre 2021

Revelan el pago en horas extra a los 534 agentes de la Policía que prestaron vigilancia al condominio Sol y Playa

Decenas de agentes de unidades como la Motorizada y Operaciones Tácticas de Mayagüez, Arecibo, Ponce y Utuado fueron enviados a Rincón durante ese periodo, según la información provista por López Figueroa. En los momentos de mayor tensión a finales de julio, también acudieron agentes de Bayamón y otras áreas policíacas.

La movilización de 534 agentes y oficiales del Negociado de la Policía para prestar vigilancia y atender las protestas frente al condominio Sol y Playa, en Rincón, le ha costado al erario $630,803 en el pago de horas extra, remuneración que por virtud de ley no es tributable.

El teniente coronel Rolando Trinidad Hernández, comandante del área policíaca de Aguadilla —a la que pertenece el Distrito de Rincón— expresó a este medio la semana pasada que solamente se mantiene una patrulla en la playa Los Almendros, donde ubica el condominio Sol y Playa.

Por el momento, las protestas por la construcción de la verja y la piscina en la zona marítimo terrestre —de acuerdo con los manifestantes— están en pausa. Las manifestaciones comenzaron a principios de junio y llegaron a su punto más álgido en las últimas dos semanas de julio.

Todo comenzó con María

El huracán María, ocurrido el 20 de septiembre de 2017, destruyó la piscina original del complejo de viviendas. Los condóminos, después de numerosos trámites, lograron que el seguro pagara por los daños causados por el ciclón y en noviembre de 2020 solicitaron un permiso para el deslinde de la zona marítimo terrestre con la intención de construir una piscina.

Rafael Machargo, secretario del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), autorizó el deslinde y el 29 de enero de 2021 la Oficina de Gerencia de Permisos (OGPe) autorizó la construcción de la piscina y otras instalaciones recreativas.

En mayo, uno de los condóminos impugnó el permiso, iniciando así un sinnúmero de pleitos en foros administrativos y judiciales.

Al inicio de junio, distintos sectores comenzaron las protestas e instalaron un campamento en la playa frente al condominio, que escalaron en actos como la destrucción de los cimientos de la verja que se construía, la que estaba impidiendo el paso a las tortugas marinas que desovan en ese litoral playero.

La Policía utilizó la fuerza contra algunos manifestantes. En un principio hubo arrestos y los detenidos quedaron en libertad cuando los jueces no hallaron causa para arresto.

Hasta la semana pasada la Policía no había radicado cargos contra varios manifestantes que quedaron grabados mientras rompían los moldes de la verja. Tampoco se han radicado cargos contra un guardia de seguridad que presuntamente empujó a un manifestante ni se han tomado acciones contra una sargento que agredió a una joven que protestaba en el lugar.

La construcción está detenida tras una orden de cese y desista de la Junta de Planificación emitida el pasado 4 de agosto. Tres días más tarde esta agencia radicó una demanda ante los tribunales para invalidar el permiso de construcción.

Mientras, la Policía entrenó recientemente personal para el manejo de drones con cámaras, que serán utilizados durante las próximas protestas en la zona.

Fuente: elvocero.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario