Salud 15 abril 2021

Alarma mayor ante contagios con covid-19

Aunque sigue sin cambios la orden ejecutiva, el gobernador no descarta más restricciones

Los contagios con covid-19 en la Isla se acercan a los niveles registrados el pasado mes de diciembre, cuando se registró el pico de contagios desde que comenzó la pandemia, y de personas en hospitales a causa del mortal virus.

En medio de este repunte que prácticamente mantiene a todos los municipios en nivel crítico o rojo, el designado secretario de Salud, Carlos Mellado, insistió en que el elemento más peligroso son las reuniones familiares.

“Mañana el gobernador puede cerrar todo y si las personas siguen en actividades familiares y acudiendo a eventos, no podemos tener un policía en cada lugar. Ese 52% de los contagios que viene de actividades familiares va a seguir”, afirmó.

Durante la conferencia de prensa ayer, en varias ocasiones Mellado insistió en que la decisión de un cierre severo queda en manos del gobernador Pedro Pierluisi, quien regresa hoy de Washington, D.C. a donde viajó para participar de la vista virtual sobre el estatus de la Isla.

Se le preguntó si recomendaría al gobernador un cierre más estricto ante el número de contagios y hospitalizados.

“Mi recomendación en este momento es que más de la mitad de los casos son por eventos familiares. La recomendación siempre va a ser a más restricciones, pero tenemos que ser responsables”, respondió Mellado. “Podemos cerrar el País, pero el 52% de los contagios es en eventos familiares y porque se van a viajar a participar en festivales. La exhortación a la ciudadanía es a que tome control”, añadió.

El secretario defendió el trabajo educativo de la agencia y apuntó a lo que identifica como “fatiga pandémica” por parte de los ciudadanos con las medidas de distanciamiento, uso de mascarilla y lavado de manos.

“Por falta de educación no ha sido. Ha sido porque la ciudadanía, por alguna razón, ha decidido no hacer caso. Hay una fatiga pandémica, una resistencia a entender que hay una pandemia”, afirmó Mellado. “Hay gente vacunada que les da covid-19 y dicen que no puede ser porque están vacunados. Si la gente no pone de su parte, no vamos a salir de la pandemia”, advirtió.

Salud reportó ayer 455 personas hospitalizadas, de las cuales 52 son adultos y tres menores se encontraban en ventilador. Se reportaron 12 muertes a causa del coronavirus.

Jaime Plá, presidente ejecutivo de la Asociación de Hospitales, expresó a EL VOCERO que el ritmo de los contagios elevará la hospitalización a 600 camas, lo que acercaría la Isla al nivel de contagio que tuvo en diciembre, cuando se reportó el pico.

“Estamos refiriendo pacientes para hospitalización en doble dígito. Llevamos en las últimas dos semanas cerca de 300 pacientes nuevos. Si seguimos a este ritmo, en las próximas semanas debemos estar llegando a los 600 pacientes, que es cerca de lo que tuvimos en diciembre”, alertó Plá. “Si no se controla o no empiezan a bajar los contagios, nosotros en un mes pudiéramos sobrepasar los 700 pacientes y eso nos preocupa”, sentenció.

En Puerto Rico se han identificado al menos cinco variantes del coronavirus y —aun con el proceso de vacunación— hay 15 personas completamente vacunadas que fueron hospitalizadas.

Las escuelas permanecen cerradas durante esta semana y la próxima ante el aumento en los casos pediátricos, y está vigente la orden ejecutiva que establece el toque de queda entre las 10:00 p.m. y las 5:00 a.m. Se mantienen cerradas las barras, pero permanecen abiertos los centros comerciales, casinos y restaurantes.

No descarta nuevas restricciones

En declaraciones escritas desde Washington D.C., el gobernador no descartó nuevas restricciones.

“He sido responsable y prudente a la hora de establecer cambios que afecten la salud del pueblo y nuestra economía, y continuaré velando por el bienestar de todos los ciudadanos en Puerto Rico. Como he dicho, no descarto establecer mayores restricciones y seguiré monitoreando la situación día a día”, comunicó.

Destacó que han “duplicado” la cantidad de agentes en la Unidad Investigativa del Departamento de Salud.

“Además, la presencia policíaca a través de los lugares públicos seguirá velando también por el cumplimiento de la orden que está en vigor y establece mayores restricciones”, indicó.

Más tarde en el día, Sheila Angleró Mojica, portavoz de prensa de la Mansión Ejecutiva, calificó como falsa la información que se comparte a través de las redes sociales sobre un inminente cierre total.

La orden actual estará activa hasta el 9 de mayo, si el gobernador no la enmienda antes.

El pasado Task Force

Exmiembros del Task Force Médico creado por la exgobernadora Wanda Vázquez recomiendan imponer mayores restricciones, incluyendo el cierre por un tiempo definido.

En el foro, A un año del covid-19, realizado en el Anfiteatro Jaime Benítez del Recinto de Ciencias Médicas (RCM) de la Universidad de Puerto Rico (UPR), los salubristas coincidieron en que mayores restricciones podrían parar el ritmo ascendente de contagios y hospitalización.

Además, expresaron preocupación por los lugares cerrados donde no hay circulación de aire y en los que no se realizan actividades esenciales como, por ejemplo, casinos, cines, salas de teatro y gimnasios. Entienden que estos lugares deben cerrar por un tiempo, y que los restaurantes operen en la modalidad de ‘delivery’, ‘carry out’ o con espacios abiertos.

“La única forma de nosotros poder contrarrestar esto es mediante un cierre parcial o un cierre completo, donde la gente no tenga tanta movilidad, porque lamentablemente no estamos en un buen punto de la pandemia cuando ahora tenemos vacunas, tratamientos, un sistema de rastreo; o sea, que este no es el momento para que estemos bajo estas condiciones”, declaró Juan Carlos Reyes, catedrático y director del Departamento de Bioestadística y Epidemiología de la Escuela Graduada de Medicina del RCM.

De igual manera, Segundo Quilichini, rector del RCM, considera que se necesitan mayores restricciones, y apuntó a que las gráficas demuestran que cuando hay mayor control los casos de covid-19 se han reducido. “Hemos visto cómo estas restricciones ayudan a controlar un poquito más la pandemia… Hemos aprendido mucho, pero todavía nos falta. Esto no se ha acabado. Esto continúa y tenemos cierto grado de optimismo, pero tenemos que seguir tomando las precauciones”, precisó.

Para Humberto Guiot, catedrático asociado del Departamento de Medicina y profesor del Departamento de Microbiología y Zoología Médica del RCM, entre las opciones se podría extender el horario de toque de queda, imponer restricciones los fines de semana y volver a reducir la capacidad en ciertos locales.

El galeno advirtió que la efectividad de los tratamientos de anticuerpos monoclonales —al igual que la eficacia de vacunas— puede verse afectada con las nuevas variantes. “Por todas estas razones, es necesario tener mayores restricciones en este momento para evitar que los números sigan subiendo vertiginosamente en las próximas semanas”, advirtió.

En cambio, William Méndez, catedrático y director del Departamento de Cirugía del RCM, puntualizó que las órdenes ejecutivas implementadas en el pasado por la administración de la gobernadora Vázquez, eran revisadas para atemperarlas a la realidad del momento tomando en consideración los parámetros bioestadísticos, incluyendo la tasa de positividad, hospitalización y el uso de ventiladores.

Carmen Zorrilla, decana de investigación del RCM, expuso que las medidas de restricción darían tiempo a que se pueda completar el proceso de vacunación y se alcance la inmunidad de rebaño. “Estamos hablando de seis semanas u ocho semanas, que se espera que podamos tener gran parte de la población vacunada”, sostuvo.

Vacunación en residenciales

Mientras los expertos en salud hacen pública la preocupación con los contagios, Salud y la organización Voces iniciaron ayer las campañas de vacunación que cubrirán 14 residenciales públicos. El primer turno fue para el residencial Luis Lloréns Torres, con la expectativa de vacunar 1,300 personas, según Lillian Rodríguez, portavoz de Voces. La vacunación tomará tres semanas.

Wanda Romero llegó a vacunarse desde Carolina. Aunque no reside en Lloréns Torres, una amiga la llevó al lugar. Indicó que antes no había conseguido cita y ayer fue inmunizada por el secretario Mellado con la vacuna de Moderna. “Hay que cuidarse y hay que protegerse”, afirmó la mujer.

De acuerdo con el secretario de Salud, la expectativa con estas jornadas de vacunación es llegar a la población mayor que reside en los residenciales y no han podido ser vacunados.

“Tenemos personas mayores que no han tenido acceso a la vacunación y queremos poder llevársela. Lo mismo vamos a hacer con los lugares más remotos”, adelantó.

Rodríguez, en tanto, señaló que muchas personas no quieren vacunarse por temor. “Tenemos que seguir educando porque la vacuna es segura, pero encontramos muchas personas con temor”, afirmó. “Nuestro compromiso es que nadie se quede afuera”, acotó.

Notas Relacionadas

Deja tu comentario