Salud 26 marzo 2021

Alcaldes objetan la alerta roja por covid-19

Sostienen que la metodología de Salud no refleja la realidad

Aunque el Departamento de Salud puso en el nivel de transmisión alta de covid-19 a 13 municipios, hay alcaldes que no concuerdan con que enfrentan una crisis de contagio de nivel rojo, que conlleva la recomendación de que a partir del lunes no haya clases presenciales en sus escuelas.

Desde ayer, Salud informó que comenzó el protocolo para realizar pruebas moleculares en los municipios de Barranquitas, Camuy, Ciales, Coamo, Comerío, Guayanilla, Hatillo, Juana Díaz, Loíza, Orocovis, Quebradillas, Santa Isabel y Aguadilla, la mayor parte de los cuales están ubicados en la región central montañosa de la Isla.

“En estos momentos, para este próximo lunes las recomendaciones es que no se abran las escuelas en los 13 municipios”, señaló Wilmarie De Jesús, coordinadora del sistema de vigilancia de covid-19 en el sector educativo del Departamento de Salud. “El lunes entramos para iniciar la planificación en esos pueblos”, añadió.

El nivel rojo se determina —según la metodología utilizada por Salud— mediante la recopilación y evaluación de las pruebas moleculares de covid-19 realizadas.

Para determinar el nivel de alerta, se anota el número de contagios de los pasados 7 días, luego se divide ese número entre la población del municipio y se multiplica este resultado con una constante de 100,000 personas. Según alcaldes entrevistados por EL VOCERO, esta ecuación podría ser confusa y poco realista.

Sin embargo, De Jesús informó que el proceso de estimación de positividad opera desde noviembre del pasado año y es lo suficientemente estricto para evitar que los contagios lleguen y se propaguen, sobre todo en las escuelas, donde comenzaron las clases presenciales hace tres semanas.

“Tenemos que tomar en consideración que los umbrales (para estimar la positividad) de escuelas son más conservadores, y en Salud buscamos ser más responsables”, señaló De Jesús. Explicó que “un nivel alto son 100 casos por cada 100 mil habitantes” en un pueblo, y por ello se ha alcanzado el nivel rojo en los 13 municipios.

“Cuando miramos el nivel de transmisión comunitaria a partir de indicadores de incidencias y positividad, en muchos casos eso podría indicarnos que hace falta hacer más pruebas moleculares”, explicó.

El protocolo para atender la situación incluye, en primer lugar, suspender las clases presenciales y no se podrán reanudar hasta que haya un próximo informe que evidencia cambio y un ambiente seguro para los estudiantes. Procede entonces, según De Jesús, realizar más pruebas moleculares a los pueblos en nivel rojo, trámite que ya se inició. El próximo informe debe emitirse el miércoles.

Educación confirmó anoche que a partir de la próxima semana no podrá haber clases presenciales en los 13 municipios en rojo hasta que cambie la situación.

Insatisfechos los alcaldes

Para el alcalde de Hatillo, José “Chely” Rodríguez, la información que provee Salud puede ser “confusa” debido a que la metodología solo considera la prueba molecular.

“Al (Departamento de Salud) cambiar la supuesta fórmula de solamente escoger las pruebas moleculares —que ya casi no se hacen muchas pruebas— todo esto cambia el escenario estadístico y de número, y por eso nos colocan en esta posición”, explicó.

Informó que en Hatillo hasta ayer, apenas había 24 casos positivos confirmados mediante prueba molecular, en una población de cerca de 40 mil habitantes.

Según Salud, en la zona central-sur de la Isla hay siete municipios en alerta máxima, que incluyen a Barranquitas, Comerío, Cidra y Juana Díaz. En cambio, Villalba —que está aledaño a estos municipios— está en el nivel bajo de contagio, de 5% o menos.

La opinión de los alcaldes de Comerío y Barranquitas es similar a la que tiene el alcalde de Hatillo.

Josian Santiago Rivera, alcalde de Comerío, indicó que los municipios están a la merced de una metodología injusta por parte de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés).

“Nosotros nos hemos quedado un poco secuestrados por la metodología que tiene el CDC (…) y entonces el problema que tengo con eso es que si se hacen pocas pruebas moleculares en una misma semana y tú tienes uno o dos casos positivos, bueno pues de 10 pruebas moleculares dos casos positivos es el 20%”, recalcó Santiago Rivera.

El mandatario municipal puntualizó que al momento solo tiene 12 casos positivos entre una población de cerca de 19 mil habitantes.

Para el alcalde de Barranquitas, Eliot Colón Blanco, los números en rojo que tiene el municipio han tenido que ver con el protocolo que adoptó Salud. Objetó que no se tome en cuenta la prueba de antígenos. No obstante, mencionó que ya estableció un plan para atender la situación.

“Nosotros como municipio, con la Oficina de Manejo y Rastreo, pues ya hemos establecido distintas estrategias para lograr identificar y ayudar a que eso se reduzca para estar en mejor posición. Por dar un ejemplo, ya se están haciendo pruebas moleculares a 300 personas”, informó Colón Blanco.

El mandatario municipal expresó que hasta ayer tenía 25 casos positivos, de los cuales 18 se detectaron mediante prueba molecular y siete con la de antígenos. La población de este pueblo ronda en casi 28 mil personas.

“No hay un brote de 15 personas”

De acuerdo con el epidemiólogo del pueblo de Ciales, Luis Xavier Mayol, la información que transcendió con relación a dos brotes de 15 personas cada uno en el municipio no es correcta, ya que los brotes al momento son tres, pero con un número de contagios menor.

“No hay un brote familiar de 15 personas. Solamente hay tres brotes activos y ninguno de ellos tienen 15 personas. En esos tres brotes hay uno de cinco personas, otro de seis personas y el otro de cinco”, aclaró el epidemiólogo.

No obstante, Mayol adelantó que el municipio realizará el próximo miércoles 100 pruebas moleculares adicionales para verificar si existe positividad alta de contagios. Las pruebas se llevarán a cabo en el teatro municipal, desde las 9:00 a.m. hasta el mediodía.

En Juana Díaz, tanto el alcalde Ramón Hernández como la epidemióloga María del Carmen Correa y el director de la Oficina de Ayuda al Ciudadano, Nelson Rivera, aclararon que hasta el momento 8,500 personas han sido vacunadas en el pueblo. Ante la cantidad de vacunados, entienden que la población ha bajado la guardia al momento de realizarse la prueba, y ven en el exceso de confianza la razón para que haya un por ciento de positividad alto.

“La realidad es que estamos confrontando problemas con el exceso de confianza porque la población entiende que hay tres vacunas disponibles y están sobre confiándose. Estas estadísticas de pruebas... están bajando su participación para hacerse las pruebas. Es importante hacerse las pruebas”, comentó el alcalde.

El primer ejecutivo municipal también sostuvo que tiene sus dudas sobre el proceso llevado a cabo por Salud para la recolección de información de contagios de covid bajo el nuevo protocolo del CDC.

Fuente: elvocero.com

Notas Relacionadas

Deja tu comentario