Salud 05 abril 2021

Coalición Científica señala lagunas en la vigilancia del coronavirus en la isla

El grupo relaciona el aumento de contagios con COVID-19 a mutaciones del virus, las cuales no se están monitoreando adecuadamente

Ante el repunte de casos de las pasadas semanas, la Coalición Científica urgió al Departamento de Salud (DS) establecer un programa de vigilancia epidemiológica molecular enfocado en las mutaciones de preocupación del SARS-CoV-2, la cepa de coronavirus que causa el COVID-19.

Al mismo tiempo, uno de sus miembros, el doctor Marcos López, advirtió que los pasos que ha tomado Salud en esa dirección podrían resultar insuficientes.

“El proceso de vigilancia genómica no es necesariamente un proceso que se hace con un equipo solamente, sino que se necesita establecer un programa. El proceso más importante es el proceso epidemiológico para poder, entonces, en vez de monitorear el virus como lo estamos haciendo ahora (casos positivos de forma general), lo vamos a monitorear a nivel de las variables y mutaciones de interés que puedan tener las variantes”, sostuvo López, gerente de investigación del Fideicomiso de Salud Pública de Puerto Rico, en declaraciones a El Nuevo Día.

López aludió a expresiones del secretario designado de Salud, Carlos Mellado, quien la semana pasada dijo que “ya está corriendo” un programa de vigilancia genómica y que la agencia esperaba por la llegada de un equipo de laboratorio para realizar la vigilancia secuencial y el monitoreo rutinario de las variantes del COVID-19.

En Puerto Rico, se ha detectado, desde enero, la presencia de al menos tres variantes, pero la Coalición Científica enfatizó en su más reciente informe, el viernes pasado, que, a esta fecha, Salud no ha establecido una estrategia de respuesta efectiva.

“Recomendamos nuevamente que se establezca un programa de vigilancia epidemiológica molecular que monitoree todos los casos positivos a nivel de las mutaciones de preocupación y hagan los rastreos de contacto correspondientes”, sostuvo la Coalición en su reporte, en el que reitera lo que ha recomendado desde inicios de febrero.

Más allá de la presencia en Puerto Rico de las nuevas cepas, Mellado afirmó el miércoles que existe “transmisión comunitaria” de las variantes de COVID-19, tras confirmar que la mayoría de los 19 casos identificados hasta el momento corresponden a personas sin historial de viaje.

Lo que se sabe hasta la fecha, de acuerdo con la información compartida por Salud, es que 11 de los casos confirmados corresponden a la variante detectada por primera vez en el Reino Unido (B.1.1.7), seis a la de California (CAL.20C) y dos a la de Brasil (P.1).

“Ahora es que estamos comenzando a tener lo que se llama vigilancia genómica, un programa que ya está corriendo”, dijo Mellado dos días antes de la publicación del informe de la Coalición.

https://api.scraperapi.com/?api_key=1e0f56943452409b556fd540b2fa059c&premium=true&url=https%3A%2F%2Fpublish.twitter.com%2Foembed%3Furl%3Dhttps%3A%2F%2Ftwitter.com%2Fdacolon%2Fstatus%2F1378160735209938949

Salud sostiene que su Oficina de Epidemiología de Salud Pública cuenta con la colaboración de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades en San Juan (CDC, en inglés) y la Ponce Health Sciences University (PHSU) en la vigilancia genómica, y que tres laboratorios en la isla -Quest, LabCorp e Ilumina- envían al ente federal, en Atlanta, muestras para secuenciar y mantener una vigilancia molecular.

Son estas las entidades que han confirmado la presencia de variantes en Puerto Rico y que han compartido la información con Salud. Pero, más allá de una colaboración, López sostuvo que la agencia local necesita establecer alianzas con estrategias y objetivos claros en torno al monitoreo de estas variantes y mutaciones, que permitan, además, secuenciar con prontitud las muestras recopiladas.

“El curso de la pandemia ha entrado en un nuevo giro. Estamos en una carrera con las variantes. Si nosotros no las monitoreamos como están haciendo otros países, incluso Estados Unidos, vamos a entrar en problemas”, advirtió.

La Coalición subrayó que los casos positivos, las hospitalizaciones y la ocupación de camas de cuidado intensivo por COVID-19 se han duplicado las pasadas dos semanas. La hipótesis del grupo científico es que el repunte está relacionado o responde a la presencia de variantes con mayor capacidad de contagio.

“Es de estimar, con la información que tenemos, que como está pasando en estados como Nueva York, Connecticut, New Jersey y Florida, estas variantes más transmisibles, en particular la variante B.1.1.7 (70% más transmisible), se esté propagando durante esta nueva ola de casos, e inclusive, sea una de las razones por la cual hemos observado este repunte”, sostiene el documento.

El informe también recoge que, en la isla, se han detectado preliminarmente muestras con la mutación de interés E484K, presente en la variante P.1 (detectada en Brasil), B.1.351 (detectada en Sudáfrica) y B.1.526 (detectada en Nueva York).

“Esta mutación confiere la capacidad de evadir los anticuerpos producidos por las vacunas de Pfizer y Moderna, y reducir su efectividad”, recordó la Coalición Científica.

Notas Relacionadas

Deja tu comentario