Puerto Rico 09 noviembre 2021

Se disparan los precios de las propiedades residenciales

Hay mucha demanda de unidades de vivienda, pero muy poca oferta

Los puertorriqueños están dispuestos a pagar más por una propiedad residencial, debido a la falta de inventario de casas a la venta, según los hallazgos del Real Estate and Economic Outlook National Asociation of Realtors, que evaluó el mercado de Puerto Rico.

Esta realidad es evidente en las estadísticas de las mensualidades hipotecarias del estudio que indican que en el segundo trimestre del 2021, el pago promedio de las nuevas hipotecas en la Isla ronda los $1,200. Esta cifra es más alta que la del primer trimestre, con un promedio de mensualidades que rondaba los $1,050 y que compara con el mismo trimestre del 2019 y el 2020.

“Esto demuestra que las propiedades están más caras y que la gente está dispuesta a pagar más por ellas por la escasez que hay de unidades residenciales disponibles para la venta”, indicó José Camacho, presidente de la Asociación de Corredores de Bienes Raíces de Puerto Rico (PRAR, por sus siglas en inglés).

Según el estudio, en julio del 2021 disminuyó en 22% la compra de residencias de primeros compradores, al compararse con el segundo trimestre. Esta tendencia, no es la que se ha mantenido en el último año, según explicó Pedro “Peter” Torres, presidente de la Asociación de Bancos Hipotecarios (ABH).

“Se está vendiendo todo tipo de propiedad, primera propiedad, ‘second homes’ y de inversión, porque también hay mucha gente que compra las casas, las arregla y luego las vende. El mercado actual se presta para eso. No hay proyectos nuevos y los pocos que hay, ya están opcionados”, resaltó Torres.

Acorde con el banquero hipotecario, la tendencia a futuro es que la gente siga comprando las unidades residenciales disponibles en urbanizaciones antiguas y en diferentes pueblos de la Isla, para proceder a remozarlas. En muchos casos las adquieren quienes interesan moverse de un apartamento y obtener más espacio en su hogar.

“Se hacen muchos préstamos 203K para rehabilitar y modernizar las casas existentes, aunque sigue el problema de inventario, aumento de precios en materiales de construcción y falta de mano de obra. Sobre las segundas propiedades, se siguen comprando, sobre todo en lugares cercanos a las marinas y pueblos costeros como Aguadilla, Cabo Rojo, Fajardo, Rincón, etc.”, sostuvo Torres.

Las propiedades vacacionales también han ido subiendo de precio, por la falta de unidades disponibles y por el incremento del mercado de alquiler a corto plazo. En el 2021 el precio de venta de estas propiedades supera los $400,000, en el 2020 rondaban los $300,000 y en el 2019 los $280,000, según los datos del estudio.

“Hay muchos inversionistas que vienen a comprar estas propiedades para rentarlas a corto plazo y los precios han indo incrementando. Este mercado tiene un buen movimiento y también tiene escasez, por lo que los valores tienden a subir”, relató el corredor de bienes raíces.

Explicó, además, que en parte la escasez de inventario responde a gestiones que toman mucho tiempo para que las propiedades puedan estar listas y disponibles en el mercado.

“Muchas de las casas que sufrieron daños en el huracán María todavía están en un proceso de construcción que ha demorado mucho y otras que están detenidas hasta que culminen procesos de herencia, títulos, segregaciones y las que no están inscritas. En estos casos hay que esperar a que termine el proceso legal para solicitar fondos federales”, detalló Camacho.

Oficinas

El alquiler de oficinas se ha afectado drásticamente con la llegada del covid 19, lo que también se refleja en las estadísticas de National Asociation of Realtors, que muestran que han ido disminuyendo a partir del segundo trimestre del 2020. Esta tendencia se ha mantenido entre -30% y -40% durante el 2021.

“Los alquileres de oficina se han impactado por la tecnología en los trabajos y la necesidad de reinventarse. Ahora las empresas buscan reducir sus espacios de oficina para trabajar desde los hogares”, comentó Camacho.

¿Qué se espera el próximo año?

Según Camacho, lo que ocurre en la actualidad con los bienes raíces en la Isla es un proceso cíclico que en algún momento se normalizará, como ha ocurrido en otros periodos.

“En los años 70 y 80 hubo edificios que se quedaron sin terminar, porque no se vendían, había inventario en exceso y los precios bajaban. Ahora hay poco inventario y precios altos y no se esperaba un impacto tan marcado por el covid-19. Creo que en unos meses todo se irá normalizando”, apuntó Camacho.

En relación a los intereses hipotecarios, según ambos entrevistados, se verá un aumento gradual, por lo que entienden que sigue siendo un buen momento para comprar, ya que los intereses continúan con tasas bajas.

“La proyección es que para el año que viene aumenten los intereses, comparado con los niveles históricos que hemos tenido en los últimos años”, agregó Camacho.

Torres por su lado, afirmó que lo que ocurra dependerá de factores en el mercado hipotecario a nivel de Estados Unidos.

“Cuando la economía se va recuperando y hay más empleo, la tendencia es que suban los intereses. Eso es lo que se proyecta... pero poco a poco, no será de repente. A menos que ocurra otro evento extraordinario y cambie el panorama económico”, señaló el banquero.

Menos delincuencia

Los resultados del estudio también indican que las familias se han ido poniendo al día en el pago de la hipoteca, según han recibido fondos federales y se han ido reintegrando a la fuerza laboral.

“Para el puertorriqueño tener una casa es lo primero, garantizar un techo es una prioridad, por lo que siempre buscan como poder pagar la casa y esto se ve en los datos de delincuencia hipotecaria que reflejan que ha ido bajando en el 2021”, expuso Camacho.

Acorde con el dato más reciente de la Oficina del Comisionado de Instituciones Financieras (OCIF), en junio de 2021 la morosidad a 90 días alcanzaba 7%.

Notas Relacionadas

Deja tu comentario