Puerto Rico 26 mayo 2022

Serias imputaciones en el juicio del exrepresentante Néstor Alonso

Testigo destapa la vida sentimental del exlegislador

Alexis Torres, el testigo principal de la Fiscalía federal en el caso de corrupción contra el exrepresentante del Partido Nuevo Progresista (PNP), Néstor Alonso Vega, fue más allá con sus respuestas a preguntas que debía contestar con un sí o un no, revelando la vida sentimental y sexual del acusado y las supuestas motivaciones políticas detrás de su despido de la Cámara.

En el segundo día de juicio, luego que entre el lunes y el martes se seleccionara el jurado de siete hombres, cinco mujeres y dos alternos, el abogado de defensa, Michael Corona, inició su contrainterrogatorio, el cual transcurrió durante todo el día.

EL VOCERO supo que el martes el ministerio público dedicó su directo a presentar las grabaciones de audio y vídeo que Torres tomó y que, según la línea de preguntas de Corona, algunas fueron durante de la campaña primarista de 2020.

Quizás el testimonio más sorprendente que Torres dio tuvo que ver con supuestos “romances” que Alonso Vega sostuvo con varias empleadas de su oficina. Esta conducta, como también la práctica de llenar endosos electorales en su oficina, fueron las que llevaron a la esposa de Torres a renunciar a la oficina del legislador en febrero de 2020 para trabajar con el entonces senador Nelson Cruz.

Corona cuestionó si la salida de su esposa tuvo que ver con que ella interesaba el puesto de directora ejecutiva de la Comisión de Turismo, ocupada en ese entonces por María Josefina Serra y que presidía Alonso Vega, para así obtener un sueldo mayor. Torres contestó que su esposa renunció a la oficina por indignación.

También relató que su esposa recomendó a una amiga suya para un puesto en la oficina de Alonso Vega y poco después de ser entrevistada comenzó un romance entre ellos. El testigo continuó declarando que Alonso Vega solía tener varios romances en su oficina con empleadas, incluso teniendo sexo con ellas en su despacho, pero terminaba “botándolas”.

Torres abundó que el resto de los empleados de la oficina lo podían escuchar y contó que en una instancia Alonso Vega manchó sus pantalones con semen y tuvo que llevarlo de vuelta a su casa para que se cambiara. “Todo el mundo en la oficina habló de eso”, sostuvo el testigo.

Durante la tarde, el licenciado Corona, quien dejó constar que Alonso Vega era soltero en ese momento, cuestionó al testigo si grabó al acusado con otras compañeras de oficina, a lo que Torres afirmó que tomó fotos de las empleadas.

A preguntas del abogado de defensa, el testigo afirmó que solamente compartió esas fotos con el Negociado Federal de Investigaciones (FBI).

Antes de concluir la jornada, el juez federal Raúl Arias Marxuach ordenó al jurado que descarte todo el testimonio escuchado sobre las relaciones sexuales de Alonso Vega, pues es irrelevante para el caso que enfrenta.

Sin embargo, a preguntas de Corona, el testigo afirmó que comenzó a grabar sus encuentros con Alonso Vega después de que llegaron al acuerdo para aumentarle el sueldo a cambio de una comisión ilegal (’kickback’) de $2,000 mensuales, momento en que comenzó a hacer tareas que consideraba ilegales. Esas grabaciones, que Torres alegó eran entre 30 y 40, se perdieron cuando se dañó el celular en el que las guardó y al reemplazar el equipo no pudo accederlas.

El ministerio público cuenta con 15 grabaciones, algunas hechas por Torres y otras con asistencia del FBI.

Torres testificó que frecuentemente grababa aquellos momentos en que estuviera con Alonso Vega, lo que incluyó una reunión que sostuvo durante la primaria de 2020 con el equipo de campaña de Pierluisi y cuyo audio se filtró a la prensa, según Corona.

A preguntas del abogado, el testigo negó haber filtrado el audio a los medios, pero admitió que lo pasó a la esposa del entonces senador Nelson Cruz, quien a su vez era cercana a la entonces candidata primarista y gobernadora Wanda Vázquez.

Alonso Vega formó parte del equipo primarista de Pierluisi, pero Torres insistió en que siempre siguió las instrucciones del representante. “¿Estabas espiando para el equipo de Wanda Vázquez?”, preguntó Corona, a lo que el testigo respondió en la afirmativa.

Tras la filtración, se alega que Alonso Vega fue llamado a capítulo por el liderato del partido, que sospechaba de Torres como el filtrador y supuestamente le dieron al representante la opción de despedir a su empleado o renunciar a su escaño cameral. El 23 de julio de 2020, Torres se reunió con Alonso Vega en su oficina, fue cateado por personal del legislador para removerle su celular y el representante le entregó una carta de despido.

Sin embargo, la cesantía fue efectiva el 11 de septiembre de 2020 para que Torres pudiera seguir cobrando hasta esa fecha. Durante esos meses él no entregó el ‘kickback’ a Alonso Vega.

Posteriormente, en agosto de ese año, Torres acudió a la oficina del senador Cruz, donde ya trabajaba su esposa, Andrea Díaz. Dijo no recordar si fue el propio Cruz o la esposa del senador quien recomendó llevar las irregularidades presenciadas en la oficina de Alonso Vega al FBI y a la Oficina del Contralor, donde primero llevó la información mediante una llamada.

Alonso Vega enfrenta cargos por robo de fondos federales, comisiones ilegales (’kickbacks’) y fraude de servicios honestos. El fiscal federal Scott Anderson representa al ministerio público.

Fuente: elvocero.com

Notas Relacionadas

Deja tu comentario