Sexo 22 junio 2021

Dueño de Yatea en negociaciones para llegar a un acuerdo

La defensa solicitó tiempo adicional para revisar y analizar la prueba

Jorge Javier Marrero Gerena, propietario de la empresa de alquiler de botes Yatea, acusado por explotación sexual de menores y la fiscalía federal entablan negociaciones para llegar a un acuerdo.

Marrero Gerena fue acusado por un gran jurado el 8 de octubre de 2020 por intentar coaccionar a una menor para tener sexo y producción de pornografía infantil.

El pliego acusatorio alega que Marrero Gerena utilizó las cuentas de Yatea en Instagram y WhatsApp para enviar mensajes de texto y compartir fotos y videos.

Se alega que entre el 6 al 19 de noviembre de 2019, Marrero Gerena envió mensajes de texto a “lo que él creía” que una menor de 13 años, para incitarla a incurrir en una conducta sexual ilícita.

La acusación señala además que entre noviembre de 2019 a febrero de 2020, Marrero Gerena, envió mensajes de texto a una menor de 15 años, identificada por sus iniciales K.A. en los que la persuadía para tener sexo.

Asimismo, el pliego indica que el 8 de febrero el acusado le envió mensajes a otra menor de 16 años, identificada por sus iniciales Y.G. para que incurriera en conducta sexual explícita, con el propósito de producir imágenes.

De enfrentar el juicio en su contra y ser encontrado culpable el acusado se expone a una sentencia mandatoria de entre 15 a 30 años por producción de pornografía infantil y de entre 10 años a cadena perpetua por los cargos de incitar a una menor para incurrir en conducta sexual explícita.

El 15 de mayo de 2020 allanaron la residencia de Marrero Gerena.

Ese día los agentes le confiscaron el celular al empresario y varios discos duros.

A finales de abril de 2020, múltiples jóvenes —algunas menores de edad— denunciaron en las redes sociales un alegado patrón de acoso sexual por parte de Marrero Gerena, quien presuntamente enviaba mensajes obscenos, ofrecía dinero por sexo, acosaba a menores y les pedía que fueran su “sugar baby”.

En una de las conversaciones que fueron publicadas a través de Twitter, la denunciante alegó que al momento de los hechos tenía 14 años.

“Él me escribió también y yo tengo 14 años. Al final, le ignoré todos los mensajes que me enviaba porque sabía que algo no estaba bien. Él seguía insistiendo y borró muchos de sus mensajes. Me preguntó que si vivía con mis papás”, alegó sobre unos mensajes que presuntamente fueron escritos desde la cuenta de Yatea Puerto Rico.

Fuente: elvocero.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario