Puerto Rico17 abril 2019

Trabajo a distancia para el empleado público

Rivera Schatz dice que implementación de este sistema en el gobierno federal ha sido favorable

El presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, radicó un proyecto de ley que permitirá que los empleados públicos de las agencias y otras instrumentalidades que cualifiquen puedan trabajar a distancia mediante el uso de la tecnología.

La medida (PS 1241) propone crear la Ley de Trabajo a Distancia del gobierno, mediante la cual se avalará que servidores públicos puedan cumplir parcial o totalmente con sus deberes y responsabilidades desde sus hogares u otras oficinas de las agencias a las que pertenecen.

En el trámite legislativo el proyecto aparece como radicado el 3 de abril y referido a la Comisión de Gobierno del Senado, que hasta hace varias semanas presidió el novoprogresista Miguel Romero.

El líder senatorial le retiró la presidencia de ese organismo y de otras comisiones tras Romero negarse a dar su voto para ir por encima del veto del gobernador al proyecto que limita el aborto.

“Será política pública del gobierno de Puerto Rico la implementación y desarrollo del Teletrabajo o Trabajo a Distancia, como una opción laboral para todo empleado gubernamental que cualifique. Con este concepto, se busca agilizar procesos, disminuir gastos en utilidades y arrendamientos, además de brindarle una opción más flexible de trabajo a nuestra fuerza laboral”, lee la pieza.

Una legislación similar fue aprobada en Estados Unidos en diciembre de 2010 bajo la administración del entonces presidente Barack Obama, según se desprende de la exposición de motivos del proyecto de teletrabajo. Se trata de la Telework Enhancement Act, que ordena a las agencias federales implementar una política pública para autorizar el trabajo a distancia de empleados que cualifiquen para estas funciones.

En su medida, Rivera Schatz planteó datos que apuntan a que la aplicación de esa ley en el gobierno federal ha sido favorable desde el punto de vista económico, social y moral. “Cada vez son más los servicios o labores que se realizan, tanto en el ámbito público, como en el privado, los cuales no requieren de presencia física del empleado en un centro determinado de operaciones para poder cumplir con las metas y expectativas del patrono”, lee la exposición de motivos del proyecto.

En ese sentido, el abogado especialista en leyes laborales y exsecretario del Departamento del Trabajo, Ruy Delgado Zayas, describió la medida como un gran avance en el servicio público, tomando en consideración que esta práctica es permitida en el sector privado.

“Esta medida ayuda a la mujer que tiene bastantes funciones. Además de ser empleada, es madre y esposa y quien usualmente tiene a cargo la crianza de sus hijos. Este tipo de trabajo a distancia permitiría que desde su casa pueda desempeñar tareas, aunque lo que ocurre en esto es que son empleados no exentos que trabajan por horas y entonces pues la empresa o la agencia tiene que tener unas normas que regulen hasta qué hora se trabaja y desde qué hora se trabaja”, comentó.

“Para la empresa privada, el dato importante en esto es cuantificar las horas y establecer unos parámetros para saber cuánto va a trabajar el empleado y cuánto va a costar la tarea. Desde el punto de vista de la empresa privada no está prohibido el trabajo a la distancia y en el gobierno es que no se ha reglamentado ese aspecto”, abundó Delgado Zayas.

Más tareas para las agencias

De aprobarse la medida, los trabajadores cualificados deberán acogerse al programa de trabajo a distancia. Sin embargo, esto dependerá de un reglamento que las agencias deberán establecer para cualificar a los empleados como elegibles para desempeñar labores a distancia.

Para la confección e implementación del reglamento, cada jefe de agencia tendrá que designar a un empleado como el oficial de trabajo a distancia, adscrito a la oficina de recursos humanos. También ordena a la Oficina de Administración y Transformación de los Recursos Humanos (Oatrh) y a Puerto Rico Innovation and Technology Services —adscrito a La Fortaleza— proveer asistencia a cada agencia para establecer métricas que procuren la calidad y las metas del programa.

Según el proyecto, no serán elegibles para participar aquellos empleados que manejen información no adecuada para el teletrabajo, los que realicen actividades que requieran de su presencia y los que hayan sido sometidos a un proceso disciplinario por ausentarse injustificadamente por más de siete días al año.

Por su parte, el Departamento del Trabajo informó a EL VOCERO que ya se encuentra evaluando la medida sobre trabajo a distancia.

Fuente: elvocero.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Deja tu comentario