20 marzo 2020

Un viacrucis conseguir la prueba de Covid-19

Varias familias relatan las dificultades para lograr la atención que permita detectar la presencia del virus

Mientras el gobierno asegura que flexibilizó los criterios para realizar las pruebas de Covid-19, la realidad para los puertorriqueños todavía es diferente. Los testimonios se repiten: personas con síntomas de dificultad respiratoria, fiebre y tos que llaman a la línea de emergencia del gobierno solo para escuchar que no reúnen los criterios para recibir la prueba. Otros llegan a las salas de emergencia para regresar a sus casas sin certeza de su condición.

Varias personas relataron a EL VOCERO el calvario para conseguir atención para sus familiares.

Dorcas Rivera, sicóloga clínica en Carolina, pasó varios días hasta que por fin consiguió que le hicieran la prueba ayer en Centro Médico. Sus esfuerzos la llevaron dos veces a un hospital y realizar varias llamadas al Departamento de Salud para conseguir que le hicieran la prueba.

Luego de varias visitas a un hospital de la capital, en Centro Médico accedieron a hacerle la prueba de Covid-19 y la de micoplasma, a la que arrojó positivo. Ahora debe esperar diez días antes de saber el resultado. Su búsqueda por un diagnóstico comenzó el domingo.

“Tuve que ir tres veces al hospital, pero se logró”, dijo. “En Centro Médico me trataron muy bien, me cubrieron con una sábana para ir a hacerme la placa de pecho. Me dijeron que voy a continuar en aislamiento porque hay sospechas todavía. Pero en los hospitales lo menos que tienen es un protocolo para atender estos casos”, relató.

Un padre que prefirió identificarse como Carlos relató que su hija estudia en una universidad de Madrid, en España. Llegó el miércoles en el vuelo 6301 de Iberia, del cual hubo denuncias porque venía con varias personas enfermas y no se les tomó la temperatura al llegar porque ese proceso no había comenzado todavía en los aeropuertos.

Ya el lunes, la joven de 20 años comenzó a tener síntomas compatibles con el Covid-19 y para el martes estaba peor.

“Llamé a la línea del gobierno y después que me hacen un interrogatorio, me preguntan si tiene los síntomas y si ha viajado afuera. Les dije que sí y lo que me recomiendan es que visite a un médico primario y que si se siente mal, vayamos a sala de emergencia”, relató.

El hombre llevó a su hija a una sala de emergencia en San Juan, donde la atendieron. Arrojó negativo a pruebas de otros virus como influenza. Pero, a la hora de realizar la prueba de Covid-19, le dijeron que la misma no había sido autorizada.

“Yo les pregunté, si no es influenza ni micoplasma y es un cuadro viral, lo que procede es el coronavirus (la prueba). La doctora me dijo que sí, pero que no se la podían hacer porque la epidemióloga de Salud les dijo que como no tenía una condición respiratoria seria, pues que no procede hacerle la prueba”, afirmó. “Nos enviaron a la casa con una orden médica para una prueba de coronavirus”.

Aseguró que llamó a un laboratorio privado, pero que todavía no están realizando la prueba.

“Yo sé que a mi hija no le va a pasar nada. A mí lo que me molesta es que no hagan esto bien. Yo no sé si yo lo estoy incubando. Yo espero que no, porque la hemos puesto en cuarentena, pero lo que me preocupa son las demás personas”, aseguró. “Lo que me molesta es que el gobierno dice que hay seis casos, pero es claro que no porque no están haciendo las pruebas”.

Otra mujer que prefirió identificarse como Ana relató que su hija trabaja en una oficina médica en la que no han tomado las medidas de aislamiento recomendadas ni les han dado el equipo para protegerse, como mascarillas y guantes.

El miércoles, cuando ya se habían dado instrucciones de facilitar las pruebas, su hija tuvo fiebre y la mujer llamó a la línea de ayuda dispuesta por el gobierno. Pero, aseguró que le negaron un referido para la prueba porque la joven de 25 años no había viajado ni había estado en el Día Nacional de la Zalsa.

Una llamada al plan médico privado lo que les consiguió fue la recomendación de acudir a una sala de emergencia. La joven optó ayer por acudir a la oficina de un neumólogo. La joven dio negativo a la prueba de influenza, pero ayer no estaban disponibles las de micoplasma. Según explicó la madre, ayer la línea del gobierno le dijo que no podrían ordenar las pruebas hasta que tuviera síntomas adicionales como sudor excesivo y malestar estomacal.

“Mi preocupación es que no han eliminado el requisito de viaje. La gente que llegó y se bajó de un crucero estuvieron en contacto con un montón de personas”, opinó.

Fuente: elvocero.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Deja tu comentario