Puerto Rico 20 diciembre 2021

Urge el manejo adecuado de los postes

Analizan planteamientos de seguridad

La falta de remoción de postes viejos que han sido reemplazados como parte del plan para levantar una infraestructura de transmisión y distribución de energía más eficiente, plantea un asunto de seguridad, advirtió el representante del interés público ante la Junta de Gobierno de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), ingeniero Tomás Torres Placa.

Informó que hay lugares donde LUMA Energy ha instalado postes nuevos y han quedado olvidados los postes viejos —que se doblan con el paso del tiempo y se están convirtiendo en un riesgo a la vida de las personas— lo que entiende podría desembocar en una “crisis de infraestructura”.

“Vamos a terminar con dos sistemas privados. LUMA pone los suyos derechitos, los veo en las carreteras principales —los de aluminio bien lindos y tienen la capacidad para las otras utilidades— y al lado postes viejos que se siguen usando a pesar del deterioro…. Estamos viendo dos realidades la de (la infraestructura de recuperación pagada por) Fema y la que no se coordinó”, expuso el ingeniero en entrevista con EL VOCERO.

También destacó que una gran cantidad de postes de la AEE son utilizados por las empresas de telecomunicaciones en sus servicios, por lo cual pidió que haya una coordinación mayor entre LUMA y el Negociado de Telecomunicaciones para que los trabajos de revitalización se realicen de manera más coherente.

“El mayor problema es la falta de coordinación en espacios urbanos que son los centros críticos con infraestructura crítica… y determinar si hay que moverse al cableado soterrado o de otra forma”, expresó.

Tan reciente como el miércoles de la semana pasada, LUMA Energy dejó frente a la urbanización Lago Alto de Trujillo Alto parte de un poste de madera que estaba doblado y a su lado instaló el nuevo —que también está inclinado— y han tenido que ir en varias ocasiones a trabajar en la instalación.

LUMA, por su parte, aseguró que la creación del primer inventario y evaluación integral del sistema de transmisión y distribución de Puerto Rico –que incluye el cambio de postes- es una labor “inmensa que tardará varios años en completarse” y es parte del Plan de Remediación del Sistema que fue aprobado por el Negociado de Energía.

“Los esfuerzos están en marcha y continuamos involucrando a múltiples partes interesadas para ejecutar una revisión exhaustiva y precisa y un inventario completo de todos los activos principales en el sistema”, comunicó el consorcio.

Añadió que esas gestiones también incluye el manejo de “los accesorios y equipos de terceros” que utilizan la infraestructura de los postes para poder ofrecer sus servicios, como las empresas de telecomunicaciones.

La cantidad de postes que necesitan ser reemplazados es incierta y LUMA indica que para saberlo con exactitud tienen que completar el inventario que está en progreso.

Según LUMA, el proceso para reemplazar un poste puede variar según el tipo de poste, la ubicación y las partes involucradas. Informaron que solo son “responsables de los equipos relacionados con el sistema de transmisión y distribución” de energía.

De acuerdo con el consorcio, los postes que estimen que ya no sirven “serán retirados por LUMA y eliminados de acuerdo con las leyes y regulaciones aplicables… coordinaremos con las compañías de telecomunicaciones cuando los postes sean retirados y se instalen unos nuevos”.

Un estudio realizado en el 2019 por la Junta Reglamentadora de Servicio Público (JRSP), concluyó que la mayoría de los postes de distribución del servicio eléctrico que cayeron debido a los huracanes Irma y María estaban deteriorados debido a la falta de un programa de inspección periódica.

“El mantenimiento de los postes de distribución eléctrica ha sido por largo tiempo un proceso reactivo, donde el poste se atiende cuando se encuentra en un estado crónico. El huracán María encontró a muchos postes en este estado tan avanzado”, indica el informe.

También se señala la presencia de equipo inoperante enganchado en postes de distribución, como son los transformadores que no están conectados a la red.

Destacan igualmente que aunque el uso mancomunado de postes beneficia a la industria de telecomunicaciones y permite que los consumidores tengan acceso a elegir entre distintos proveedores, también sostienen que es el asunto que presenta retos.

“La falta de mantenimiento adecuado de los postes, el no realizar inspecciones periódicas para pronosticar y corregir daños estructurales por exceso de carga, el exceso de carga por falta de un inventario adecuado de instalaciones, el incumplimiento de las compañías con los procesos de preparación de postes o ‘make ready’, y las instalaciones clandestinas que no han cumplido con el procedimiento establecido para solicitar acceso a determinado poste, son algunos de dichos retos”, expone el informe.

Como parte de las recomendaciones se propone la creación de la Asociación de Uso Mancomunado de Puerto Rico —suscrita a la Oficina de Seguridad y Cumplimiento de la Junta Reglamentadora de Servicio Público— y que se tome el ejemplo de esfuerzos similares en otras jurisdicciones, como el de la Oregon Joint Use Association.

Aseguran es necesario, además, moverse del proceso manual de evaluación de la carga que tiene cada poste a un proceso estándar donde se utilicen herramientas computarizadas.

Concluyen que “no hay necesidad de instalar un poste nuevo al lado de uno existente cuando hay disponibilidad de uso seguro mancomunado”.

Este informe pasó a la consideración de la Legislatura pero no se han presentado proyectos o resoluciones que atiendan la situación, según la evaluación de este medio a las medidas legislativas y el diario de sesiones de la Cámara de Representantes y el Senado. Ninguna de las recomendaciones en el informe se ha implementado.

No obstante, el Negociado de Telecomunicaciones (NET) —que está bajo la sombrilla de la JRSP— comunicó en declaraciones escritas que ha realizado reuniones coordinadas entre las compañías proveedoras de servicios de telecomunicaciones y LUMA.

Indican que esta empresa ha solicitado la cooperación de los proveedores, para que suministren información detallada y actualizada sobre la infraestructura en los postes de energía eléctrica y poder completar la base de datos y también identificar en dónde está distribuida la infraestructura.

“Los proveedores tienen su inventario y saben dónde están conectados. Además, las compañías han entrado en acuerdos con la AEE y ahora con LUMA para el uso mancomunado de sus postes”, informó el Negociado de Telecomunicaciones.

No quedó claro si el Negociado de Telecomunicaciones o su sombrilla, la Junta Reglamentadora de Servicio Público, fiscalizará que se cumpla con lo estipulado o si crearán algún mecanismo para asegurar el cumplimiento, porque el informe de 2019 —cuando LUMA no estaba aún a cargo del sistema de transmisión y distribución— no lo establecía.

“Las empresas de telecomunicaciones son responsables de colocar sus equipos en los nuevos postes, de acuerdo con las normas y regulaciones aplicables. Si el equipo de un tercero está creando una preocupación de seguridad, LUMA obviamente tomará las medidas necesarias y apropiadas para proteger a nuestros clientes y al público”, aseguró el consorcio.

Notas Relacionadas

Deja tu comentario