Washington 02 noviembre 2017

Destacan la voz de Carmen Yulín Cruz

La alcaldesa de San Juan participó de un encuentro en el Congreso

Washington - La alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, fue recibida ayer en el caucus demócrata de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos como una voz que el presidente Donald Trump ha tratado de despreciar por hacerle frente y denunciar su respuesta al huracán María como lenta e ineficiente.

Cruz habló ante el pleno de la delegación demócrata y luego fue presentada por el presidente del caucus, Joseph Crowley (Nueva York), en una conferencia de prensa, donde se convirtió en el centro de atención.

“La realidad se ha interpuesto entre lo que el gobierno federal ha querido vender y lo que el pueblo ha estado sintiendo”, dijo Cruz, después de reunirse con el senador Bernie Sanders (Vermont) y antes de un encuentro con la senadora demócrata Elizabeth Warren (Massachusetts).

En la conferencia de prensa, la alcaldesa abogó por un plan abarcador que busque reconstruir y reformar a Puerto Rico, porque, dijo, “sobrevivir no puede ser nuestra nueva forma de vida.

La alcaldesa de San Juan viajó a Washington el lunes en la noche, con la intención de declarar ayer, por invitación de los demócratas, ante el Comité de Seguridad Interna de la Cámara de Representantes sobre la catástrofe que vive el país después de los golpes del huracán María.

Pero la audiencia fue aplazada sin una fecha establecida por la mayoría republicana, lo que el portavoz demócrata en el comité, Bennie Thompson, considera que fue un intento por silenciar a Cruz y evitar que compareciera a la misma audiencia en que iba a testificar el admnistrador de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA), Brock Long.

Cuando la alcaldesa advirtió en una conferencia en San Juan, una semana después del huracán, que la gente estaba en riesgo de morir, por la falta de agua, alimentos y electricidad, el presidente Trump le calificó de “grosera” e “ingrata”.

Long fue uno de los funcionarios que salió a responderle a Cruz y llegó a indicar que, como jefe de FEMA, “filtraba” sus denuncias.

Para la alcaldesa de San Juan, la reacción de la administración Trump reflejó el desdén con el cual el gobierno estadounidense ha tratado a los boricuas de la isla que denuncian como insuficiente la respuesta federal.

“Reconocemos la diferencia entre un pueblo con un corazón grande y un presidente con una boca muy grande. El presidente Trump se ha dedicado a lanzar papel toalla y a llamarnos ingratos”, dijo Cruz.

Seis semanas después del azote del huracán María, Cruz acentuó en Washington que dos tercios del país sigue sin electricidad y “la mayoría de la gente no tiene agua que puede consumir”, pero el gobierno federal actúa como si las cosas se hubiesen normalizado.

Si el presidente Trump dice que se merece un 10 por la respuesta federal, “debe estar hablando de 10 de 100”, dijo la alcaldesa Cruz en la conferencia de prensa en el Capitolio federal.

“Todavía la respuesta no es adecuada”, indicó Cruz, junto a Crowley, Thompson,y los congresistas Luis Gutiérrez (Illinois) y Adriano Espaillat (Nueva York), que han estado en Puerto Rico después del paso del huracán María.

Aunque ha mejorado el acceso de la población a los alimentos, FEMA ha reconocido que todavía tiene que llevar, sobre todo a municipios del centro de país, suministros de agua potable.

“Si podemos llevar gente a la Luna, podemos llevar agua a ciudades y encender el sistema eléctrico, sin excusas”, indicó Thompson, quien se propone incluir a la alcaldesa de San Juan en su listado de testigos cuando el Comité de Seguridad Interna decida recandelarizar la audiencia que iba a tener lugar ayer.

Para Gutiérrez, la cancelación de la audiencia se debe a que “se han dado con una mujer que le ha hecho frente al poder, y ahora la han querido marginar”. Los demócratas, dijo, la recibieron como “una heroína”.

La presentación de la alcaldesa de San Juan ante el caucus demócrata fue una demostración del apoyo que recibe la funcionaria, según Gutiérrez.

Cruz dijo que en la calle, cuando la gente la reconocía, la llamaban “la alcaldesa de Puerto Rico”.

Dijo que el país necesita con urgencia recuperar el suministro de electricidad, pero el gobierno federal debe proponer un plan que permita reconstruirlo.

La meta, dijo, debe ser construir un sistema eléctrico menos dependiente del combustible, a la vez que se impulsa la recontrucción de la infraestructura del país, se mejora el acceso a fondos de salud y aprueba una dispensa de por lo menos cuatro años a las normas federales de cabotaje.

Después de la controversia sobre el contrato de $300 millones otorgado por la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) a la empresa Whitefish, Cruz indicó que el proceso dirigido a restablecer el sistema eléctrico de Puerto Rico ha sido demasiado burocrático.

Pero defendió que las decisiones las tome el gobierno de Puerto Rico.

La alcaldesa dijo, además, que le han llegado denuncias de que el Departamento de Vivienda federal puede quitarle subsidios a los residenciales públicos por la falta de electricidad.

Como parte de la presión, los demócratas de la Cámara baja llevarán a cabo hoy -a las 10:00 a.m.- un evento en solidaridad con Puerto Rico y las Islas Vírgenes estadounidenses, frente a las escalinatas del Capitolio federal.

Cruz estaría para entonces de camino a San Juan.

Para la alcaldesa, no obstante, la dura experiencia que vive el país después del huracán María, hace que la crisis de Puerto Rico no se pueda ocultar “detrás de las palmas y las piñas coladas”.

Fuente: endi.com

Notas Relacionadas

Deja tu comentario