Washington 26 octubre 2017

La Junta de Supervisión Fiscal toma el control de la AEE

El recién designado Oficial de Transformación dijo que entrará de lleno en la administración de esa corporación pública

San Juan y Washington, D.C. - El recién designado Oficial de Transformación de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), Noel Zamot, dijo ayer que entrará de lleno en la administración de esa corporación pública para procurar la restauración del servicio eléctrico de Puerto Rico, que 36 días después del azote del huracán María, continúa esencialmente colapsado.

A solo horas de que la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) le designara en un cargo similar al de una sindicatura para la AEE y ante un disloque económico de proporciones más severas que el que ya sufría Puerto Rico por causa de la crisis presupuestaria, Zamot adelantó a El Nuevo Día que entabla conversaciones con el Departamento de Energía federal, así como empresas eléctricas privadas y públicas a nivel continental para que se trasladen a Puerto Rico a trabajar en la reconstrucción de la red eléctrica sin que implique un costo inmediato al fisco puertorriqueño.

Ayer, luego de semanas de reuniones y cabildeo por parte de oficiales y asesores de la JSF en la capital federal y de pedidos de investigación por parte de líderes congresionales al contrato de Whitefish Energy Holdings, el ente creado por la ley federal PROMESA designó a Zamot como oficial de Transformación de la AEE.

“El nombramiento de Noel es un paso esencial para lograr las metas de una electricidad confiable a un precio competitivo, así como de atraer el capital privado que necesitamos para revitalizar la economía”, indicó Natalie Jaresko, directora ejecutiva de la JSF, tras anunciarse la designación del ingeniero. Zamot, quien también funge como coordinador de Revitalización de Infraestructura, según el Titulo V de PROMESA.

La decisión de la JSF supone la primera movida concreta de intervención de parte del ente federal en las tareas administrativas y operacionales de una agencia del gobierno puertorriqueño cubierta por PROMESA.

Antes del huracán María, la JSF ponderaba si debería nombrar un oficial de control en las cuentas del Departamento de Hacienda, pero el evento catastrófico lo interrumpió.

De inmediato, el gobernador Ricardo Rosselló Nevares pareció objetar la designación de Zamot.

“La gerencia del gobierno de Puerto Rico y sus corporaciones públicas recae exclusivamente sobre los oficiales democráticamente electos y nombrados de acuerdo a la ley de Puerto Rico”, dijo Rosselló Nevares, quien hace unos tres meses se enfrentaba a la JSF por la reducción de la jornada laboral.

“El pueblo puertorriqueño le ha encomendado a su gobierno electo la sana administración de sus fondos y entidades gubernamentales, y el gobierno de Puerto Rico será celoso en defender al pueblo de cualquier acción que busque minar dicho proceso, venga de donde venga ”, agregó.

En un intento por aplacar los cuestionamientos a la contratación de Whitefish en la AEE, Rosselló Neveres pidió a la Oficina de Gerencia y Presupuesto (OGP) que audite el controversial contrato.

Sin embargo, la OGP ahora actúa como representante autorizado del gobernador (GAR, en inglés), que es la figura enlace para recabar fondos y ayuda a agencias federales y aprobar contratos para las tareas de recuperación.

Por ley, la dependencia autorizada a auditar contratos en el gobierno de Puerto Rico es la Oficina del Contralor.

Más tarde, Rosselló Nevares informó que solicitó otra investigación al Inspector General de Estados Unidos sobre el contrato con Whitefish, del que se desvinculó en una conferencia de prensa durante la mañana.

Movida no punitiva

“Esta acción de la Junta, no es una acción punitiva, es para apoyar a todo el mundo a recuperar la energía lo más pronto posible”, dijo Zamot a El Nuevo Día.

“Tenemos muchos recursos que podemos acceder y que no estamos utilizando”, dijo el ingeniero.

Según Zamot, aunque el personal de la AEE ha trabajado sin descanso para restaurar el servicio eléctrico, la magnitud de los daños a la red eléctrica requiere de una figura que pueda identificar recursos físicos y monetarios para atender la crisis, un ejercicio que no puede hacerse cuando se está en el terreno levantando cables y postes.

“No hay utilidad eléctrica que aguante dos huracanes como estos”, dijo Zamot haciendo referencia a los huracanes Irma y María.

Pero, acto seguido, Zamot sostuvo que urge armonizar los recursos de la AEE con aquellos como los que provee el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos.

Hasta ayer, según cifras oficiales, una cuarta parte de la capacidad de generación eléctrica se había restablecido. El indicador no guarda relación directa con el número de clientes residenciales, comerciales o industriales que poseen electricidad.

Insatisfacción

Según fuentes de El Nuevo Día, los desatinos en la respuesta del gobierno estatal al desastre, así como de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés) y la poca claridad en los procesos que realiza la AEE, se han convertido en tema frecuente en las conferencias telefónicas que sostiene la Casa Blanca, así como otras dependencias del gobierno federal como el Departamento de Seguridad Interna, el Departamento del Tesoro, la Reserva Federal y miembros del sector privado en Puerto Rico.

La situación también ha abierto la puerta para que el Ejecutivo y el Legislativo federal repiensen el rol que debe jugar la JSF en la fiscalización o administración de los fondos que se otorguen a Puerto Rico.

La sindicatura de la AEE, que está bajo el control de la JSF, se produce una semana después de que Rosselló Nevares acudiera a la Casa Blanca para reunirse con el presidente Donald Trump e integrantes de su gabinete para recabar más apoyo financiero para la isla.

En esa jornada, según fuentes de este diario, el director de la Oficina de Gerencia y Presupuesto federal, Mick Mulvaney, habríasolicitado la participación del presidente de la JSF para comenzar a delinar el rol que tendrá el ente federal en las tareas de recuperación en Puerto Rico.

La Fortaleza no informó tal encuentro, pero confirmó ayer a El Nuevo Día que Carrión participó de la reunión.

El Congreso mira PROMESA

Ayer, el republicano Rob Bishop sostuvo que la Junta puede tener suficiente poder para asumir el control de la nueva situación de emergencia sin necesidad de enmendar la Ley PROMESA, pero que ese asunto será analizado a fondo por su Comité de Recursos Naturales.

ishop, además, dijo que su comisión solicita información en torno al contrato de la AEE con Whitefish para determinar si investigan a fondo.

Bishop –quien irá el viernes a la isla como parte de una delegación de alto nivel del Congreso-, indicó a El Nuevo Día que la Junta “tiene una gran cantidad de autoridad y oportunidad”.

Antes de que se confirmara la designación del nuevo “síndico” de la AEE, la comisionada residente Jenniffer González indicó que el gobierno de Puerto Rico debería poder manejar directamente la asistencia federal que se ofrezca.

González puso en duda que la Junta federal tenga la estructura para poder mantener un flujo ágil de la asistencia federal, incluida la línea de crédito de cerca $4,700 millones que se le puede ofrecer a la Isla.

“Es mucho más efectivo que el gobierno realice ese tipo de transacción”, sostuvo González.

Notas Relacionadas

Deja tu comentario