27 febrero 2020

A ponerse los guantes Tito Trinidad

Presenta un difícil panorama financiero que pudiese dejarlo en la quiebra tras perder $40 millones

Tan cercano como el próximo mes, Juan Félix “Tito” Trinidad García podría quedarse sin ingresos si no llega a un acuerdo con el Banco Popular de Puerto Rico, entidad que sostiene una demanda contra el púgil por incumplimiento de contrato de préstamo, ejecución colateral y cobro de dinero.

La institución financiera —que por años se ha mantenido en silencio ante los detalles del litigio legal— decidió desmentir las alegaciones de la defensa del demandado, aclarando cómo llega Trinidad al banco y con qué propósito.

“En 2010 Tito vino pidiendo un préstamo de $22 millones. Venía de realizar inversiones en Wells Fargo y luego en UBS. En ese momento tenía cerca de $40 millones en activos y $22 millones en deudas, entre ellas $15 millones al IRS. Llegó aquí a pedir un préstamo, no a realizar inversiones. Se ha dicho que invertimos mal su dinero y eso no es cierto”, aclaró Juan Guerrero Preston, vicepresidente ejecutivo del Grupo de Servicios Financieros y Seguros de Banco Popular.

En ese momento, Trinidad contaba con $18 millones en capital ($40 millones en activos menos $22 millones en deudas) y con inversiones muy riesgosas que más adelante complicaron su panorama financiero.

“Llegó de UBS con un portfolio de inversiones muy mal estructurado, un portfolio que yo nunca le hubiera recomendado a un cliente. Él necesitaba un ingreso alto para mantener su estilo de vida y por eso hacia ese tipo de inversiones. Debió haber vendido para pagar el IRS, pero decidió no monetizar vendiendo y prefirió tomar un préstamo de $22 millones”, explicó.

El préstamo —que en la actualidad tiene un balance a pagar de $13,910,589.75— según Guerrero se comenzó a liquidar una vez firmado el acuerdo hasta que comenzaron a bajar los valores de los bonos invertidos y provenientes de fondos cerrados, un tipo de inversión altamente riesgosa.

“Tito tenía —en su mayoría— inversiones de fondos cerrados que son de mucho riesgo. No tienen mercado secundario y son diferentes a los fondos abiertos en los que los inversionistas pueden entrar y salir cuando quieran. Nosotros perdimos prospectos en el 2004 porque los clientes iban a UBS y les daban bonos con mejor rendimiento, pero con muy alto riesgo. La gente hasta cogía prestado para comprar más, se arriesgaban. Ese no era nuestro negocio, nosotros administramos los bienes de la mejor manera posible”, aclaró.

En 2014, los valores de los bonos de Trinidad comenzaron a bajar, alcanzando una deficiencia en su colateral de $7,719,590, lo que significa la diferencia del valor del colateral entre la cantidad que se adeuda. El banco le notificó a Trinidad que debía cubrir esa deficiencia con efectivo o activos, a lo que el boxeador contestó que le dieran tiempo.

“Trinidad radicó un caso contra el Banco Popular y el banco radica otro por cobro de dinero. El pide un injunction, que es una orden que le prohíbe a Popular que venda sus inversiones para liquidar la deuda”, detalló la abogada Donna A. Maldonado, vicepresidenta de Asesoría Legal Corporativa de Banco Popular.

Situación actual de Tito Trinidad

En 2013 el patrimonio de Tito Trinidad ascendía a $11.3 millones —en propiedades e inversiones— y a la fecha de hoy totaliza solo $3 millones. El margen prestatario de las cuentas de Trinidad no alcanza ni el 45% de la deuda que mantiene con Banco Popular de $13.9 millones.

“Proyectamos que se quedará sin fondos el próximo mes. No ha traído dinero y los valores siguen bajando. Ha puesto varias de sus propiedades a nombre de una corporación para que estén fuera del alcance de los acreedores. Él recibe de nosotros mensualmente $63,550 para sus gastos personales y cerca de $9,000 para sus hipotecas, mientras que lo que generan sus inversiones en este momento son cerca de $30,000. El mes que viene se acaba el exceso de sus inversiones”, indicó la licenciada.

Según explicó Maldonado, el dinero que el boxeador recibe mensualmente proviene del “money market”, una especie de cuenta de ahorro donde se ha estado depositando por años el sobrante de sus inversiones, luego de realizar todos los pagos. La situación actual es que el fruto de sus inversiones ha ido disminuyendo cada vez más y la deuda con el banco sigue presente. En 2014 los intereses y dividendos generados por las inversiones de Trinidad alcanzaban los $177,894 y ya para el 2018 esta cifra disminuyó a $59,298, reduciéndose en un 64 %.

“En 2017 los valores dejaron de producir dividendos suficientes para pagar, cada vez genera menos. Se le han hecho varias propuestas ofreciéndole garantías con sus bienes y el remedio ofrecido no está muy lejos de lo que ha estado recibiendo, pero él se ha negado a todas. El préstamo se paga de sus inversiones. Le hemos dado remedios de poner dinero o traer más colateral para cubrir su deuda”, alegó Maldonado.

Por su parte, Guerrero entiende que Trinidad pretende que se le brinde un trato preferencial por sobre los demás clientes del banco, lo que considera injusto e incorrecto.

“Él no quiere pagar nada de la deuda que tiene con Banco Popular de casi $14 millones y pretende que el banco le pague la pérdida que tuvo de inversiones. Eso es insostenible. Quiere que lo tratemos diferente. Nosotros queremos llegar a un acuerdo razonable para ambas partes, pero ellos no aceptan nada”, declaró el ejecutivo sobre la parte demandada.

Fuente: elvocero.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Deja tu comentario