02 enero 2020

Escalera no reconoce fallas en la estrategia anticrimen

Henry Escalera adjudica el incremento en la incidencia criminal a los padres y la deserción escolar

Para el comisionado del Negociado de la Policía, Henry Escalera, la criminalidad es un problema social en Puerto Rico, pero no reconoce que hay fallas en la política pública del gobierno para atacar este fenómeno que usualmente se intensifica en los días festivos.

“No digo que la política pública está fallando porque hay un sinnúmero de factores que inciden. Con la deserción escolar y la responsabilidad de los padres que tienen en ley de que sus hijos vayan en los grados primarios. Tenemos la responsabilidad de los padres (en) educar a sus hijos y eso es de lo que estamos hablando”, afirmó Escalera a preguntas de EL VOCERO sobre si entendía que el gobierno falla en su política pública para combatir el crimen.

Mencionó que “si no hay supervisión de los padres y permitimos que los hijos estén hasta altas horas (en la calle)... Hay unas situaciones que pueden incidir. Es más atractivo para muchos crear un punto de drogas que ganarse el salario de $7.25 la hora. Eso es atractivo para muchas personas, que prefieren esas alternativas a estudiar y prepararse. Aquí hay distintos factores que inciden y no tiene que ser la política pública de los gobiernos”, sostuvo.

Escalera, de igual modo, delegó la responsabilidad de velar por aquellos padres que no llevan a los niños a las escuelas en el Departamento de Educación (DE). “Educación es quien trabaja estos casos y hay que verificar qué medidas toma esa agencia, aunque eso puede ser algún tipo de maltrato”, indicó.

Sus expresiones surgieron en la conferencia de prensa en la que ofreció detalles sobre los incidentes violentos que reportó la Policía entre el 31 de diciembre y el 1ro de enero. En total, el Día de Año Nuevo comenzó con seis asesinatos registrados en Ponce y Trujillo Alto, lo cual duplica la cantidad de muertes violentas reportadas para la misma fecha el año pasado.

Cruento comienzo de año

El País se levantó con la noticia de una masacre en Trujillo Alto en la que murieron los padres y los hermanos gemelos de nueve años de Luis “Gordo Yaga” Ramos Wickline, de 21 años, quien se encuentra sumariado en la cárcel federal desde hace una semana por cargos de ‘carjacking’. La Policía no descarta que el suceso haya sido motivado por una venganza contra Gordo Yaga, aunque se enfocarían en investigar todos los ángulos posibles.

Luego trascendió información de un doble asesinato en el barrio Playa de Ponce. Las víctimas fueron identificadas como Pedro Alméstica Negrón, de 19 años, y Carlos Manuel Tangarife, de 21 años. Igualmente, otros dos individuos de 18 años —identificados como Kevin Vega Quintana y Miguel Rondón Ramos— resultaron heridos de bala en este suceso.

Según se desprende del informe de la Policía, las víctimas compartían en las afueras del negocio El Mangoíto cuando Tangarife sostuvo una discusión con una persona. Ese individuo presuntamente disparó contra él y su amigo hasta provocarles la muerte. Mientras que los jóvenes que resultaron heridos iban caminando por el lugar y no tenían que ver con la discusión.

El secretario del Departamento de Seguridad Pública (DSP) designado, Pedro Janer, se excusó de la conferencia de prensa de ayer. “Tuvimos conversación sobre todos estos incidentes (con el secretario Janer), la gobernadora (Wanda Vázquez) está al tanto, y ahora mismo no puedo decir dónde está (Janer), pero sí he mantenido comunicación constante”, afirmó Escalera.

Fuente: elvocero.com

Deja tu comentario