15 enero 2020

Ojo de la AAA y AEE a los embalses con paredes de tierra

Hasta ayer, ningún cuerpo de agua presentaba síntomas de haberse quebrado

Las Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) y la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) informaron que ninguna de las represas que administran han sufrido daños que atenten contra la seguridad de las comunidades a su alrededor a raíz del terremoto del 7 de enero y las subsiguientes réplicas.

Sin embargo, ambas corporaciones públicas prestan particular atención a las represas de tierra, como los embalses Guajataca, Garzas, Matrullas y Patillas, entre otros, pues entienden que son los más susceptibles en este tipo de evento natural.

“Tenemos que estar bien claros porque esto pone a la gente bien alerta. Hasta ahora, no ha pasado nada que comprometa la integridad de las represas”, dijo José Bermúdez, director de la División de Riego, Represas y Embalses de la AEE.

“Las (represas) de tierra suelen ser las más viejas y las más susceptibles porque un sismo las afecta más fácil que una represa de hormigón”, añadió.

El ingeniero indicó que, como medida preventiva, se redujeron un poco los niveles de los embalses. De este modo, las paredes de la represa tendrán que soportar menos presión durante un movimiento telúrico, reduciendo la probabilidad de daños estructurales en los embalses.

Bermúdez explicó que las inspecciones son principalmente oculares y que buscan identificar algunas señales que comúnmente se pueden observar en estos cuerpos de agua artificiales cuando enfrentan alguna falla estructural. Por ejemplo, el agua “sucia” cerca de las murallas de tierra podría implicar que se está filtrando agua en zonas de la muralla de tierra que deberían permanecer secas, lo que requeriría inspecciones adicionales para determinar si, en efecto, se trata de un problema en la estructura.

“También se toman medidas de presión de agua en la represa y se mira si hay pipas o bolladuras que deformen las paredes de la represa o marquen un desplazamiento de tierra. Ninguno de esos síntomas se ha visto en las represas (de tierra)”, dijo el ingeniero.

Indicó que están prestando atención especial al lago Guajataca, entre Isabela, Quebradillas y San Sebastián. Este embalse fue severamente afectado por el huracán María, en 2017, al punto que comunidades fueron desalojadas por miedo a que colapsaran las paredes de la estructura.

Este lago ha estado bajo reparaciones desde entonces. Los trabajos completados, hasta ahora, corrigen las fallas estructurales -que anteceden el paso del huracán- de manera temporera.

“Faltan, al menos, los refuerzos de acero”, dijo Bermúdez.

Ayer, personal de la AEE inspeccionó los lagos Patillas y Carite. Entretanto, la AAA informó que ya inspeccionaron los lagos Carraízo, Cidra, Fajardo, La Plata, Las Curías, Toa Vaca y el lago regulador de Isabela, y no han encontrado falla alguna que ponga en riesgo a la población. Se espera que próximamente se lleven a cabo inspecciones adicionales en instalaciones como el lago del Río Blanco.

La expectativa de la AAA es que el personal contratado para las inspecciones rinda informes con recomendaciones específicas ante la situación que se está atravesando en estas semanas.

El presidente ejecutivo de la AAA, Elí Díaz Atienza, informó que los trabajos consisten en determinar si los movimientos telúricos “provocaron algún desplazamiento de las paredes del lago y verificar que no hay cambios en la condición de la infraestructura”.

Fuente: elnuevodia.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Deja tu comentario