Puerto Rico 18 octubre 2018

Asesino deja celular en escena de asesinato de mujer en Guaynabo

El crimen violento se escenificó el pasado martes en el estacionamiento de un centro comercial en el referido municipio

GUAYNABO – Un teléfono celular hallado debajo del cadáver de la joven Rosabell Rodríguez Díaz, el cual no le pertenecía a ella, parece ser la llave que tienen los investigadores de la División de Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC) de Bayamón para esclarecer el asesinato que se escenificó a las 9:00 de la noche del martes en el estacionamiento del centro comercial Plaza Guaynabo.

Rodríguez había salido de una tienda de ropa de mujer en Plaza Las Américas cerca de las 9:00 de la noche del martes, poco antes de que el concurrido centro comercial de Hato Rey cerrara sus operaciones.

Se dirigió en su Honda Civic color blanco modelo de 2010 a Plaza Guaynabo, donde todo apunta se había citado con un individuo con el cual había mantenido una relación amorosa perturbadora.

Se estacionó a pasos de los cines y no llegó a sacar su cartera del automóvil cuando fue atacada de sorpresa por un hombre que le infligió con rapidez las mortales y profundas estocadas en el lado derecho del cuello, el pómulo derecho, la quijada y el hombro derecho.

El celular del presunto asesino cayó al suelo y encima cayó el cadáver de la joven, cuyo celular con mensajes de texto que hablan de la cita, fue ocupado en el automóvil.

El asesino huyó, dejando en la escena la importante pieza de evidencia.

El coronel Rolando Trinidad, responsable de la rama investigativa de la Policía, expresó ayer a EL VOCERO, que se había creado un grupo de trabajo para esclarecer el caso y que en esta etapa en la que tenían testigos presenciales era crucial examinar las cámaras de seguridad del centro comercial, así como otras verificaciones rutinarias de las llamadas que recibió y realizó la víctima.

Con el asesinato de Rodríguez Díaz, suman 500 las muertes violentas entre el 1 de enero y el 16 de octubre, una reducción de 34 comparadas con ese período en 2017.

De esa suma, 35 son mujeres mayores de 18 años, de las cuales 15 han sido asesinadas en casos catalogados por la Policía como violencia de género. No se reflejan otros cuatro casos que las investigaciones apuntan a violencia de género, que aunque ocurrieron hace largos meses, el Negociado de Ciencias Forenses (NCF) no ha producido los protocolos de las autopsias.

En la estadística aparece un caso pasional, pero la violencia doméstica ha cobrado más vidas que el móvil de drogas sumando 12 las mujeres asesinadas en casos vinculados al narcotráfico.

En otro sinnúmero de casos la Policía no ha informado del hallazgo de otros cadáveres de mujeres. Uno de los casos se registró a las 6:28 de la tarde del pasado lunes. El cadáver de una mujer fue hallado flotando en un cuerpo de agua en la barriada Campanilla, en Toa Baja. El cadáver permaneció en el lugar hasta las 3:00 de la madrugada del miércoles cuando fue llevado al NCF.

Fuente: elvocero.com

Notas Relacionadas

Deja tu comentario