Puerto Rico 20 agosto 2018

Carmen Yulín pide que saquen a Héctor Ferrer

Le baja fuerte al presidente del PPD en medio de bollete por prestación de servicios a cabilderos.

La alcaldesa de San Juan y potencial aspirante a la candidatura a la gobernación, Carmen Yulín Cruz, llegará hoy a la reunión de la Junta de Gobierno del Partido Popular Democrático (PPD) convencida de que Héctor Ferrer debe abandonar la presidencia de la colectividad pues, a su juicio, incurrió en conducta profesional que -aunque legítima-, ayudó a una compañía de relaciones públicas a hacerle daño a Puerto Rico.

Su afirmación surge luego que se revelara públicamente que tanto Ferrer como Roberto Prats, también aspirante a gobernar al país, aceptaran haber trabajado para DCI Group, una firma de publicidad que diseñó campañas de descrédito contra la administración de Alejandro García Padilla, en contra de la reestructuración de la deuda de Puerto Rico y a favor de que se conformara una junta de control fiscal.

Cruz dijo que su inclinación sobre el proceder que debe tomar la Junta está sustentada en un análisis “doloroso” que hizo sobre el tema en los pasados días e insistió en que tanto Ferrer como Prats tenían la opción de declinar cualquier oferta de trabajo con DCI Group, incluso si el escenario para aceptar los contratos fue propiciado por alguna situación o necesidad económica.

Argumentó su pensamiento poniendo como ejemplo el momento en que quedó desempleada y tuvo que entregar al banco su auto y estuvo a punto de perder su hogar.

“Ese año y medio que estuve sin trabajo la pasé a veces con 50 pesos en el bolsillo para un mes… mejor comía tierra antes de hacer algo que me amarrara la conciencia hacia el futuro. Y una vez que amarras la conciencia es muy difícil que sea libre otra vez. Y a mí me duele esto… Uno no puede querer dirigir el país con la voz del pueblo en este hombro y la voz de los bonistas en este otro. No pueden haber lealtades distraídas ni compartidas”, expresó.

Tanto Ferrer como Prats reconocieron durante el fin de semana haber trabajado “asuntos legales” para DCI Group, pero no dieron explicaciones detalladas sobre los contratos amparándose en la relación “abogado-cliente” y de que se trató de empleos que realizaron en su carácter profesional.

“Esto no se trata de que uno tiene que poner comida en la mesa porque entonces le estamos diciendo al país que haga lo que sea por poner comida en la mesa… esto de lo que se trata es de estar haciendo un trabajo que aunque uno quisiera o no, legítimo o no, ayudó a esa gente (DCI Group) – y lo vas a ‘blipear’- a joder al pueblo de Puerto Rico. De eso es lo que se trata. Así de fundamental es esto”, manifestó.

Embed

Rechazó que las acciones de ambos líderes sean ilegales e, incluso, dijo que por lo que conoce de ellos “son hombres decentes”.

“Pero en el ejercicio de esa decencia comprometieron su conciencia con aquellos a quienes ayudaron. Yo no puedo ayudar a alguien a darle una pela a otro y después decir que porque lo llevé al hospital la pela es menos dolorosa”, aseveró.

La convicción de que se falló a los principios del PPD, la llevaron a reiterar en varias ocasiones que la presidencia del PPD debe ser relevada y sustituida a través de una asamblea.

“Y hablo de una asamblea de pueblo, un ejercicio sosegado y no de arenga”, dijo.

De otra parte, indicó estar convencida de que el Secretario General del PPD, Carlos “Charlie” Delgado Altieri debe inhibirse en el proceso porque ha hecho comentarios favoreciendo a Ferrer.

“Es una petición que voy a hacer y, probablemente, me pasen el rolo... pero creo que mañana (hoy) no puede asumir un rol. De hecho, el Secretario debe contestar si tuvo acceso a los trabajos (de Ferrer con DCI) para poder asumir una defensa tan férrea como la que está asumiendo”, expresó quien va a sugerir que sea Brenda López de Arrarás la que asuma la presidencia de forma incidental mientras se discute el tema entre los más de 30 miembros de la Junta que incluyen a exgobernadores y expresidentes del partido.

Delgado Altieri ha dicho públicamente que detrás de la controversia surgida con el vínculo de los líderes populares con DCI Group, hay también una lucha de poder dentro de la colectividad por parte de miembros del partido que apoyan otras candidaturas que no son la de Ferrer o Prats a la gobernación.

En ese sentido, Cruz negó que con la polémica esté zanjando camino para una aspiración política en la papeleta del 2020.

“Mi decisión ya yo la tomé y la anunciaré cuando la anuncie... yo no abro caminos a cuenta de deshonrar a otra gente. La gente se deshonra a sí misma. Esto no se trata de candidaturas y creo que el compañero Delgado Altieri está totalmente equivocado y utiliza eso para desviar el meollo de este asunto”, declaró.

Cruz recomendó a Delgado Altieri, así como a los miembros de la Junta de Gobierno del PPD, a concentrarse en el tema central de la discusión, la cual debe estar enfocada en dejar claro si la colectividad continúa del lado de la justicia social o “si hizo nido en el partido la voz de los grandes intereses”.

“Será una reunión histórica porque se va a tirar una ralla y se va a delimitar quiénes están del lado del país y quiénes están del lado de los malos inversionistas y de los malos bonistas”, expresó.

Recalcó que si el Partido Popular no deja meridianamente clara su postura será el fin de la colectividad fundada por Luis Muñoz Marín en el 1938.

“Si hay dudas sobre eso habremos enterrado mañana (hoy) al Partido Popular Democrático y lo habremos descartado como herramienta viable para la transformación de Puerto Rico”, dijo quien ha dejado abierta la posibilidad de correr a la gobernación fuera del PPD y a través de lo que llama una Alianza Puertorriqueñista.

Fuente: primerahora.com

Notas Relacionadas

Deja tu comentario