El meteorólogo Walter Snell, del Servicio Nacional de Meteorología (SNM), señaló que la situación es tal que la visibilidad se ve limitada a siete millas. Después de esta distancia, “ya nada más se ve bruma”, sostuvo.

Mañana esta situación empeoraría, pues se espera que la cantidad de polvo del desierto del Sahara alcance su pico en horas de la tarde.

“Mañana, (la nube) sería más densa”, precisó.

Embed

Aunque hoy y mañana sería el periodo de mayor intensidad de este particulado, se espera que la bruma prevalezca hasta el fin de semana, cuando podría llegar una vaguada.

Según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés), los episodios de polvo del desierto del Sahara se registran a finales de la primavera, durante el verano y temprano en el otoño. Se trata de una masa de aire muy seca, cargada de polvo del desierto, que se mueve usualmente hacia el Océano Atlántico Norte cada tres a cinco días.

Este particulado afecta la salud de las personas, sobre todo aquellas sensibles a los alérgenos y aquellos con problemas pulmonares.

Por otro lado, esta presencia del polvo del Sahara limitará la lluvia para gran parte de la Isla. Solo la zona oeste tiene una probabilidad de aguaceros de 50 por ciento, comentó Snell.

La temperatura rondaría en los 91 grados Fahrenheit. Mientras, el índice de calor podría superar los 100 grados.

En cuanto a las condiciones marítimas, informó que los marineros deben ejercer precaución si navegan en la costa norte.

Asimismo, los bañistas que acuden a las playas entre Isabela y San Juan deben ejercer precaución, pues el riesgo de corrientes submarinas está moderado.

En general, las olas están entre tres a cuatro pies.

Fuente: endi.com

Notas Relacionadas

Deja tu comentario