Puerto Rico 12 septiembre 2018

Difícil recuperación en la montaña

Reconocen que las comunidades del centro de la Isla siguen siendo las más vulnerables

En una breve presentación de los cambios que implementó el gobierno en la estrategia de respuesta ante cualquier tipo de emergencia de gran magnitud en la Isla, como la del huracán María, el gobernador Ricardo Rosselló reconoció que todavía las personas de la montaña continúan siendo las más vulnerables y que este es un problema que no se resolverá a corto plazo.

“Es importante, pero hay que reconocer que esto es un problema a largo plazo y tiene que ver con cómo vamos a atender la disparidad social y la pobreza. También los municipios que tenían sus estándares socioeconómicos bajos había una posibilidad mayor de que hubiesen muertes en exceso”, dijo el mandatario a EL VOCERO en un mesa de discusión llevada a cabo en La Fortaleza.

Al encuentro asistieron varios jefes de agencia que repasaron sus planes para responder ante la amenaza de alguna catástrofe. Entre estos se encontraban el presidente ejecutivo de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA), Elí Díaz Atienza; el director ejecutivo de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), José Ortiz; el comisionado del Negociado de Manejo de Emergencias, Carlos Acevedo; la presidenta del Negociado de Telecomunicaciones, Sandra Torres; el secretario de la Vivienda, Fernando Gil Enseñat y el secretario de Seguridad Pública, Héctor Pesquera. Este último guardó silencio durante toda la reunión y no comentó sobre las acciones que se estarían tomando para mejorar el conteo de fallecidos ante un evento catastrófico.

Rosselló recordó que el plan de transformación y reconstrucción se establece que una de los objetivos principales es atender la desigualdad social. “Por ejemplo, Vivienda ahora está identificando recursos para que la gente pueda tener títulos de propiedad, se está identificando propiedades seguras para sacar a la gente de áreas en que no están seguros”, detalló.

Sobre el proceso de energización tras María, que fue más lento en los pueblos de la montaña, dijo que “en cuanto a la energía se está buscando cómo se hacen sistemas más pequeños, pero más resistentes en comunidades que estén aisladas para que no tengan que depender de construcción significativa para que puedan tener acceso a energía”.

Mientras, Rosselló dijo que la AAA buscará obtener 168 generadores nuevos para poder llevar el agua a estas zonas en momentos de emergencia. “Reconocemos que la montaña y los pueblos más pobres están en una posición de vulnerabilidad no tan solo por el huracán, sino que ante un terremoto también. Hay unas cosas que se están haciendo a corto plazo, pero para resolver ese problema de verdad se necesita tiempo”, indicó el gobernador.

Clave el tercer sector

De otro lado, señaló que las organizaciones sin fines de lucro y el sector privado son vitales en la respuesta a las comunidades más afectadas, en su mayoría ubicadas en el sureste del País, por donde entró María.

“Lo cierto es que aquí todavía restan unos obstáculos significativos en infraestructura, vivienda y obviamente la vulnerabilidad de energía. Vamos a estar trabajando con prioridad aquellos lugares más vulnerables”, afirmó.

Al día de ayer unas 45,000 residencias tenían techo gracias a los toldos que entregó la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA), mientras que otras 15,000, según Gil Enseñat, tienen techos de metal, material que no es resistente a un huracán categoría 1.

A pesar de que el gobierno ha asegurado que está mejor preparado para enfrentar una emergencia, el plan de acción que preparó el Negociado para el Manejo de Emergencias sigue siendo una incógnita. El mismo, según el comisionado Acevedo, puede ser divulgado como un resumen, pero no en su totalidad.

“El Plan de Respuesta del Gobierno, la parte básica del plan, sí nosotros podemos brindársela a ustedes. Hay unos anejos que hablan de infraestructura crítica y eso no puede ser compartido”, respondió.

En cambio, no se reveló cuál es el protocolo para mejorar el conteo de muertes en exceso, pero sí dijeron que evalúan mejorar el aspecto de la comunicación. Este responsabilidad recae sobre la Comisión 9-20, creada a finales de agosto en respuesta al informe de la Universidad George Washington que concluyó que las muertes relacionadas con el huracán María ascendieron a 2,975 y no las 64 que el gobierno mantuvo como cifra oficial por meses.

Notas Relacionadas

Deja tu comentario