Puerto Rico 20 abril 2018

Julia Keleher asegura que es irreversible el cierre de las escuelas

La secretaria de Educación opina que habrán suficientes planteles para mantener y mejorar los servicios

Embed

La secretaria de Educación, Julia Keleher, aseguró ayer que el plan de cerrar 283 escuelas públicas permanecerá inalterado, independientemente de los reclamos que han hecho alcaldes, gremios y comunidades.

Rechazó que vayan a eliminar programas académicos como consecuencia de las consolidaciones. Sostuvo que el programa de béisbol de la escuela Manuel Cruz Maceira, en Comerío, se transfiere al plantel receptor y que los estudiantes del programa Montesssori, cuyas escuelas van a cerrar, permanecerán bajo ese modelo académico.

“Nosotros estamos consolidando planteles por la realidad económica que enfrentamos, por la tasa de utilización y el potencial de hacer una inversión que produzca mas beneficios para los estudiantes, pero no estamos cerrando programas”, insistió.

La Junta de Supervisión Fiscal (JSF) requirió el cierre de 305 planteles, dijo. Sin embargo, posterior al análisis, concluyeron que alcanzar ese número era imposible. “Reconocemos las particularidades de la geografía de Puerto Rico... no sería razonable aumentar el número”, alegó.

Tras el trabajo realizado por el personal de la agencia, sostuvo, que no entiende necesaria una nueva ronda de cierres, a pesar de que se prevé un alza en la reducción poblacional por la migración y la baja en natalidad.

“Con todo lo que estamos haciendo, yo entiendo que no habrá otra ronda de cierre de escuelas. Estamos haciendo todo esto ahora para pasar la página, para identificar cuán grande debe ser nuestro sistema y reorganizar a los estudiantes”, puntualizó.

Para los alcaldes que han reclamado una paralización al cierre de sus escuelas y se han expresado dispuestos a asumir la administración de algunos planteles, Keleher reafirmó que la lista se mantiene inalterada.

Dijo que la única opción que tendrían los ejecutivos municipales interesados en operar una escuela es someter una solicitud para establecer una Escuela Alianza, tal y como lo hará cualquier otra entidad.

No obstante, aclaró, que no se trata simplemente de seleccionar una de las escuelas impactadas para mantenerla operando. “Esa escuela está para cierre. Nosotros, el sistema, va a ubicar esos estudiantes donde entendemos que deberían estar para nosotros manejar la asignación de recursos. El alcalde puede, por otro proceso, que tiene otra línea de tiempo, someter una solicitud, la cual sería evaluada... para saber qué puede pasar para el próximo año”, señaló.

“Tendrá que cuadrar los números y asegurarse que con la asignación por estudiante, que no es lo mismo que el costo por estudiante, el municipio la puede operar”, dijo.

Keleher reconoció que el proceso no es simpático y que ha creado algunas fisuras con las comunidades por fallas en la transmisión del mensaje. “Entendemos que las condiciones no son perfectas, pero la manera de acercarnos fue bien disciplinada, contemplaba varios factores”, señaló la funcionaria.

Esta es la segunda ocasión en que el gobierno de turno anuncia cierre de escuelas públicas. El año pasado, le colocaron candados a 167 planteles.

“El análisis de este año es para rediseñar el sistema de educación público para que tengamos la cantidad de escuelas que necesitamos según la población y las realidades fiscales. No estamos hablando de un proceso de check list”, enfatizó la secretaria.

El total de estudiantes que se impactan con el cierre de escuelas es de 45,559. De estos, 14,603 pertenecen a educación especial.

Cómo se hizo

Keleher explicó que funcionarios de la agencia visitaron las siete regiones educativas entre los meses de febrero y marzo. El análisis estadístico, sin embargo, inició en diciembre.

Fue en este proceso inicial que se determinó la cantidad de escuelas necesarias por municipio para servir a la matrícula existente en la zona.

Una vez obtenida esa data, en la que también se consideró la necesidad de evitar el hacinamiento en los salones de clase, se pasó a identificar cuáles escuelas serían cerradas. En este caso, los parámetros a utilizar fueron la planta física, porcentaje de ocupación del plantel y posibilidad de expansión, aprovechamiento académico y accesibilidad.

“Miramos las condiciones de las escuelas y, obvio, que la inversión no está ahí porque las condiciones no son buenas”, puntualizó.

Señaló que las condiciones geográficas particulares de cada zona fue un factor determinante. Dijo que el 90% de las escuelas receptoras están a 4 millas o menos de la escuela a cesar operaciones.

Las escuelas con más de siete millas de distancia en comparación con el plantel a cerrarse son: la Luis Muñoz Rivera, en Quebradillas, la Raúl Ybarra, en Maricao, y la José Gautier Benítez, en Mayagüez.

“Cuando logramos la eficiencia al reubicar poblaciones de un plantel pequeño a otro más grande, eso me da espacio en el presupuesto para proteger las comunidades mas aisladas”, subrayó Keleher.

Para el inicio de este semestre, en enero, la matrícula se redujo a 322,975 a causa de la emigración que se registró posterior al huracán María. Los pronósticos es que el número se siga reduciendo y alcance los 291,846 estudiantes para el año escolar 2021-2022.

Para tener una idea, en el año escolar 2007-2008, estaban operando 1,523 escuelas para una población de 526,565 alumnos.

De las 283 escuelas a cerrar, dijo, 220 tenían baja matrícula, 200 no presentaban potencial de crecimiento y en 187 el aprovechamiento académico no alcanzaba el 65%. Un total de 129 contaba con una pobre instalación física, 88 eran de pobre accesibilidad y 25 presentaban problemas de seguridad.

Al completarse el proceso anunciado por Educación, se mantendrán abiertas 828 escuelas.

Escuelas Montessori

La secretaria detalló que de las 14 escuelas Montessori a impactarse, seis de ellas operan en su totalidad bajo este modelo de enseñanza. Mientras, las restantes ocho lo hacen de forma parcial.

“Tienen la opción de que los dos (programas) coexistan o se integren a la receptora. Pueden existir dos modelos en el mismo plantel”, puntualizó.

Actualmente, 1,334 estudiantes son atendidos en estas 14 escuelas. La expectativa, señaló, es que más alumnos se puedan beneficiar del programa.

En el caso de la escuela Playa Grande de Vieques, dijo, que a partir de agosto operará completamente bajo el modelo Montessori. Actualmente, el ofrecimiento es parcial. Mientras, el plantel vecino, la Juanita Rivera, pasará a ser completamente de corriente regular.

“Este ejercicio no es tan solo para ser mas eficientes y utilizar mejor los recursos de los que disponemos, sino también para darle mejores servicios a los estudiantes”, enfatizó.

Fuente: elnuevodia.com

Notas Relacionadas

Deja tu comentario