Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a americateve. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
3 de febrero de 2022

Reclaman un plan nacional para abordar el sinhogarismo

El último conteo de personas sin techo, que fue en 2019, estimó que esta población en Puerto Rico asciende a 2,535, pero expertos sostienen que es mucho mayor

3 de febrero de 2022 - 10:56

Las áreas circundantes al Centro Médico en Río Piedras, al igual que otros puntos del país, se han convertido “en el hogar” de muchas personas sin techo que ven en la zona un espacio “seguro” desde donde pueden suplir algunas de sus necesidades inmediatas.

“Es un safe heaven, que es un sitio seguro, donde, primero, hay un colectivo que se defiende y se cuida. Y, segundo, están cerca de una vía de transporte, del Centro Médico, del Centro de Metadona y de una fuente alternativa de recursos, porque a las personas que llegan al área le piden dinero o le hacen algún tipo de trabajo”, señaló el senador José Vargas Vidot.

Al igual que ocurrió el pasado martes con una persona sin hogar que murió en los predios del Centro Médico, una escena que conmovió a muchos debido también a la fidelidad que presentó la mascota del hombre al quedarse junto al cuerpo de su amo, Vargas Vidot ha sido testigo de otras pérdidas en la zona.

Se trató de Juan Bautista Otero Otero, de 68 años y quien ayer fue identificado en el Instituto de Ciencias Forenses (ICF) por su hermana, Sonia Margarita, quien había perdido contacto con este desde noviembre del 2021, informó la Oficina de Prensa de la Policía.

Según el último conteo de personas sin hogar, que fue en 2019, esta población se estimó en 2,535. De esa cifra, 79% eran hombres. Se contabilizaron, además, otras 2,227 personas en los proyectos de vivienda permanente del Programa Continuidad de Cuidado.

No obstante, este conteo retrata lo ocurrido en un período de 48 horas predeterminado. Para Vargas Vidot, esta cifra podría estimarse en 23,000, tomando en consideración a aquellas personas que viven debajo de un techo que no le pertenece y carece de servicios esenciales.

“Nos hemos enajenado tanto de una realidad tan triste que es que hay miles de personas sin hogar, sin techo, sin posibilidades, que han sido estigmatizadas, precisamente porque la sociedad, para evitar amarlas o compadecerse de la forma adecuada, las vincula más con el estigma de las drogas, el crimen y la violencia”, expresó.

Tanto Vargas Vidot, como Yorelis Rivera Amador, directora ejecutiva de Iniciativa Comunitaria, reclamaron la aprobación de un plan nacional para el abordaje del sinhogarismo.

“Lo triste es que lo que vemos todos los días en la calle es que las estrategias que hay para abordar las necesidades de las personas sin hogar no responden con la agilidad que se requiere”, señaló Rivera Amador.

Una de las mayores problemáticas, dijo Rivera Amador, es el trámite burocrático en el que se convierte la búsqueda de una vivienda para una persona que completa un proceso de detox (desintoxicación) por sustancias controladas, por ejemplo.

Afirmó que es necesario bajar el umbral de requisitos de admisión a los programas de vivienda para poder abordar este fenómeno social de una forma correcta y reducir el número de personas que están en situación de calle. “Son seres humanos, papás, mamás, abuelos, tíos y hermanos que llegaron allí porque la vida le puso una situación difícil violenta o traumática... todos quieren salir”, sostuvo.

Vínculo de amor

La escena de Otero Otero que siempre estaba en compañía de su mascota, según relatan quienes lo veían por el área, es también una bastante común entre la población sin hogar, coincidieron. No es extraño ver a estas personas compartir su alimento, poco o mucho, con el animal.

“Es que ese perrito se personifica como el vínculo de amor más importante que existe para esa persona sin hogar y es una interrelación de cuido amoroso”, expuso Vargas Vidot.

Rivera Amador añadió que también resultan ser bien responsables con el cuidado de sus mascotas. En ocasiones, dijo, compañeros de Iniciativa Comunitaria han asumido el cuidado del animal para que el participante pueda completar su proceso de desintoxicación.

“Son con los que ellos pueden manejar y contrarrestar el rechazo de la sociedad”, aseveró.

FUENTE: elnuevodia.com

3 de febrero de 2022 - 10:56

Deja tu comentario

¿Querés estar informada/o las 24hs?

Suscribite a nuestro Newsletter