Puerto Rico 27 febrero 2018

Temen en Comerío venganza tras masacre

El alcalde se reunió con el comisionado de la Policía en busca de aunar esfuerzos para evitar otros asesinatos en el pueblo.

Embed

El pueblo de Comerío vive con el temor de que la secuela de la masacre reportada durante la noche del sábado frente al negocio La Parada del Sonero Sport Bar, localizado en el casco urbano, vuelva a desatar la violencia.

Así se lo planteó el alcalde de Comerío, Josian Santiago al comisionado interino del Negociado de la Policía, Henry Escalera Rivera, durante una reunión sobre el tema de seguridad en busca de reforzar -con una asignación de más agentes- el área de prevención de delitos y de su integración al plan.

El motivo de la matanza sin precedentes se vincula con el narcotráfico por la guerra por el control de los puntos de drogas que se libra desde principios del mes de diciembre pasado en la Comunidad El Cerro de Naranjito, donde hirieron a un individuo, razón por la cual se reforzó la vigilancia en ese pueblo y en el de Bayamón.

Se investiga si una de las víctimas, identificada como Christian Javier Cruz Serrano, de 27 años, había sido amenazada de muerte.

Al momento de su crimen estaba acompañado por su esposa que resultó ilesa; por la pareja compuesta por Nahir Zoé Rolón del Toro (26) y su esposo Luis A. Torres Morales (27) y por Ángel L. Santiago Díaz, (34), alias Indio. Los tres murieron en la balacera. También fue ejecutado Raymond J. Rivera Collazo (26), a quien le ocuparon un revólver de calibre .38 cargado.

“Queremos un pueblo más seguro, queremos ayudarle a la Policía en que se genere un ambiente de mayor seguridad pública; necesito que se energice el pueblo, las comunidades que faltan porque estamos un 75% apagado. Obviamente el pueblo está muy temeroso, ya lo estaba de por sí; ahora con esta terrible y horrenda masacre la gente tiene el temor de que haya unas represalias y una secuela, un desquite, una revancha y entonces imagínate tú en medio de esa oscuridad cualquier sonido que parezca un disparo pone los nervios de punta la comunidad”, manifestó Santiago.

El negocio tenía autorización para operar en horario extendido hasta las 2:00 a.m. y a pesar de ello se encontraba preparándose para cerrar a la medianoche ya que habían surgido comentarios sobre un atentado, agregó el alcalde.

Durante la reunión se anunció el nombramiento del teniente coronel Miguel Colón March como jefe del área policíaca de Aibonito. La misma era dirigida interinamente por el comandante Rubén González tras la salida a principios de mes del teniente coronel Carlos Cruz, quien en la actualidad dirige el área de Ponce.

Además del traslado de seis agentes para reforzar el distrito de Comerío, que cuenta con 20 agentes, cuatro sargentos y dos tenientes, Santiago puso a su disposición el cuartel rodante de la Policía Municipal para ofrecer vigilancia en las zonas donde se detecte que pudiera haber un aumento en la actividad delictiva.

Sin embargo, el problema de la falta de energía eléctrica en el 75% del pueblo también ha provocado que no solo la ciudadanía tema por su seguridad, sino que mantiene inoperantes las 40 cámaras de seguridad, comentó Santiago.

De su lado, Escalera Rivera, indicó que no se habían asignado otros recursos a Comerío porque la incidencia de delitos era baja y no se habían detectado señales de conflictos que pudieran desencadenar en actos de violencia en ese momento.

“En la incidencia no había una señal de esos problemas, porque estaban en menos Delitos Tipo 1, que nos levantara la bandera porque estaba controlada la incidencia de delitos. Se le informó que es bueno que la Policía Municipal se integre a los planes de trabajo para la prevención de delitos”, observó Escalera Rivera.

Notas Relacionadas

Deja tu comentario