04 diciembre 2019

Trueque de armas en la Policía

Pero se quedan los rifles utilizados en la masacre de Ponce y en la revuelta nacionalista de 1950

La Policía de Puerto Rico adquirió 6,985 pistolas Sig Sauer modelo P320 como parte de un trueque con una armería, a la cual le entregó 21,868 armas que estaban en el depósito del Cuartel General.

El paquete de intercambio incluyó una vaqueta exterior y otra interior, dos cargadores adicionales, 51 balas calibre 9mm. y una mira nocturna por cada arma.

La transacción, en la cual no hubo desembolso en efectivo, tendría un valor cercano a los $5 millones y se hizo mediante subasta a través de la Administración de Servicios Generales y con el endoso del Negociado de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego (ATF, por sus siglas en inglés), según expresó el comisionado de la Policía, Henry Escalera Rivera.

El jefe policiaco defendió el trueque de armas al señalar que toda la Policía tendrá por primera vez un arma uniforme y de un mismo calibre. Sin embargo, no son pocos los agentes que preferían la pistola Glock calibre .40, en uso por la Uniformada desde 2012.

Datan de los años 70

El comandante Luis Kuilan, director del Negociado de Armas, explicó que las armas dadas en el intercambio eran excedentes, muchas de ellas rifes de asalto adquiridos por la Policía a principio de los años 70. Cada arma en el depósito fue examinada y tasada por los peritos contratados por la firma RL Armería, con sede en Caguas, la cual ganó la licitación. RL Armería representa la Sig Sauer en Puerto Rico.

Se informó que en el proceso participaron otros fabricantes, entre ellos la Glock.

En la primera entrega, la Policía recibió 3,500 pistolas y entregó 11,573 armas que incluyeron pistolas, revólveres, rifles, carabinas y escopetas.

En el segundo trueque, que se lleva a cabo durante esta semana, la Policía obtendrá 3,485 pistolas y dará a cambio 10,295 armas. Se planifica un tercer trueque.

No es la primera vez que la Policía utilizará las pistolas Sig Sauer, ya que hace varios años había adquirido más de 1,000 rifles de asalto tipo AR-15 fabricados por la marca. Otras armas para el equipo SWAT —como seis rifles para francotiradores— fueron adquiridas recientemente y se planifica comprar pistolas Sig Sauer calibre .45 para esa unidad especializada.

Una serie de armas que lleva décadas en el depósito, como los rifles Thompson utilizados en la masare de Ponce en 1937, en la revuelta nacionalista en 1950 y armas de delincuentes notorios y de figuras públicas, permanece en el depósito y no fue parte del trueque.

Cambios continuos

La Policía ha tenido continuos cambios en las armas, desde revólveres Colt calibre .38 a los revólveres Magnum .357 adquiridos a mediados de la década de los 70. Para la década de los 90 se adquirieron pistolas Smith and Wesson modelo 5906, calibre 9mm.

Desde 2010 en adelante llegaron las Smith and Wesson modelo MP, dos modelos con abastecedores de 15 balas y la Compact con capacidad para nueve municiones. Al llegar Héctor Pesquera como superintendente de la Policía en 2012, comenzó la adquisición de pistolas Glock, con los modelos 22 calibre .40 “full size”, con capacidad para 15 balas y modelo 23 “mid size”, con abastecedores para 13 balas calibre .40, y algunos privilegiados recibieron la modelo 27 Glock, que es el “compact size”.

Antes de Pesquera irse de su cargo como secretario de Seguridad Pública, había comenzado el proceso para la compra de las nuevas pistolas 9mm.

Agencias como el Negociado Federal de Investigaciones (FBI) y distintos cuerpos de Policía en EE.UU. —así como el Ejército— habían adoptado la Sig Sauer como arma personal para sus miembros.

Fuente: elvocero.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Deja tu comentario