06 abril 2020

Wanda Vázquez endurece el toque de queda y las medidas de distanciamiento social

La gobernadora ofrece una conferencia junto a jefes de agencia e integrantes del task force médico

La gobernadora Wanda Vázquez Garced anunció esta noche mayores restricciones para el funcionamiento de establecimientos y locales comerciales durante la Semana Santa como medida para frenar los contagios con el COVID-19.

Mediante una nueva directriz, Vázquez Garced anunció que los negocios deberán permanecer cerrados entre del viernes, 10 de abril al domingo, 12 de abril. Solo se permitirá que estén abiertos las farmacias para el despacho de medicamento, así como las estaciones de gasolina, solo para la venta de combustible.

Embed

“De lunes a jueves, continuará la orden tal y como está”, sostuvo Vázquez Garced. “De viernes a domingo, solo se podrá transitar por las vías públicas para emergencias o servicios esenciales”, aclaró la mandataria, al destacar que estarán cerrados los supermercados y restaurantes, entre otros.

Sin embargo, la gobernadora hizo un llamado para imponer más controles en los lugares donde se aglomera gente, como prohibir la entrada a supermercados a personas sin mascarillas o las bocas cubiertas, y asegurar que las personas esperen en filas en distancias de seis pies o más entre ellos.

Datos del Departamento de Salud sostienen que al día de hoy se han realizado 4,591 exámenes, de los que 3,073 arrojaron negativo y 1,039 aún están pendientes de resultados.

La funcionaria sostuvo que más adelante en la semana se determinará qué sucederá con el toque de queda y cierre parcial de comercios, el cual estará vigente hasta el domingo, 12 de abril.

El epidemiólogo del Estado, David Capó, detalló que, hasta la noche del domingo, se habían confirmado 492 casos de COVID-19 en la isla, lo cual representa un aumento de 17 casos en relación con los reportados en la mañana de hoy.

Este nivel de contagios está por debajo de lo esperado si no se hubiese impuesto un toque de queda ni medidas de aislamiento social, destacó el coordinador del “task force” médico, Segundo Rodríguez Quilichini. Capó estimó que, sin medidas de distanciamiento social, se proyecta que para este momento habrían más de 10,000.

El Departamento de Salud informó que hasta el domingo se habían confirmado 20 muertes a causa de esta infección. "Estamos entre uno y dos muertes diarias", sostuvo Capó. En términos de las edades, el epidemiólogo destacó que los adultos entre 20 y 59 representan el 67% de los casos confirmados del país.

Estiman que podría haber al menos 87 muertes

Por primera vez, el gobierno ofreció esta noche una cifra precisa de la cantidad de ventiladores disponibles en Puerto Rico. "780 ventiladores, de los cuales 530 están disponibles”, dijo Capó. "Tenemos suficientes para cubrir la necesidad del país”, aseguró. Esa proyección del epidemiólogo está basada en un análisis de la posible cantidad de casos en la primera semana de mayo, cuando se proyecta el pico.

El doctor Juan Carlos Reyes, director del Departamento de Bioestadísticas y Epidemiología, dijo en relación con los casos positivos que se observa una reducción en la velocidad de contagios, aunque los casos siguen incrementado.

"Se van duplicando cada tres días. Después de la segunda orden ejecutiva (de la gobernadora) vamos teniendo como una especie de plató. Parece ser que lo que estamos haciendo está funcionando, pero siguen en aumento los casos”, explicó.

El task force médico proyecta que en una semana habrá 936 casos, y en 14 días el país podría alcanzar la cifra de 1,311 casos.

"Para mayo 4, mayo 5, podríamos entonces estar empezando a ver esa parte de arriba de la curva, que es lo que todos estamos queriendo ver”, sostuvo. Durante esa primera semana de mayo, estiman que podría 1,748 casos.

“El peor momento está por venir”, manifestó, por su parte, el secretario de Salud, Lorenzo González.

Capó indicó que el 10% de esos casos confirmados, unos 175, son los que podrían necesitar cuidado intensivo en un hospital, "personas que van a estar utilizando ventiladores. Tenemos más que eso, afortunadamente”.

"De ese por ciento de casos, lamentablemente la experiencia es que la mitad de ellos experimenta la muerte”, manifestó el epidemiólogo, al tiempo que reiteró a la ciudadanía la necesidad de mantener las medidas de aislamiento social.

Capó sostuvo que "la letalidad ahora mismo está en 4% y depende mucho del rango de edad, mientras mayor sea la persona, ese por ciento va a ser mayor".

Este diario dio a conocer en la noche del domingo que Salud estableció un acuerdo por $38 millones para adquirir un millón de las llamadas pruebas rápidas para detectar el virus a una empresa sin experiencia previa en el sector de servicios médicos. Ante la incapacidad de la empresa de entregar las pruebas en la fecha acordada, la compra fue cancelada, lo que dilata aún más la llegada de este equipo diagnóstico a la isla.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha reiterado que los países deben aumentar la cantidad de pruebas diagnósticas que realizan para poder controlar el coronavirus.

Fuente: elnuevodia.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Deja tu comentario